twitter instagram facebook
Versión imprimir
02-01-2019

Los estrenos del 4 de enero

 

‘Como la vida misma’ (Life Itself)

 

LOS DESTINOS DEL AMOR


 

ALBERTO ÚBEDA-PORTUGUÉS

Con intérpretes tan conocidos como Antonio Banderas, Laia Costa, Sergio Peris-Mencheta o Àlex Monner, nos llega este drama romántico del norteamericano Dan Fogelman, producción hispano-estadounidense que muestra una cálida y múltiple visión de las relaciones sentimentales. Como la vida misma se rodó en inglés y castellano en Nueva York y en Carmona (Sevilla) durante la primavera de 2017.  

 

            La historia de una pareja de universitarios neoyorquinos, involucrados en un mortal accidente de tráfico, está conectada inesperadamente con la vida del señor Saccione (Antonio Banderas), terrateniente andaluz; con su capataz, Javier (Sergio Peris-Mencheta), y con la familia de este, su mujer Isabel (Laia Costa) y su hijo Rodrigo (Àlex Monner). Esas sorprendentes relaciones entre personajes de dos continentes tendrán consecuencias en el destino de todos ellos.

 

 

   Siempre es un placer ver en pantalla al malagueño Antonio Banderas, una gran estrella internacional de las últimas tres décadas por cintas como Átame La piel que habito, ambas de Pedro Almodóvar; o Entrevista con el vampiro, de Neil Jordan. La película sigue el curso de la vida, y la vida siempre es sorprendente. Mi carrera lo ha sido, a caballo entre Hollywood y España. La película también camina sobre dos mundos muy diferentes, y eso me atrajo mucho para aceptar el papel”, comenta Banderas, casi en puertas de estrenar su nueva colaboración con Almodóvar: Dolor y gloria

 

   También nos agrada ver en pantalla a Sergio Peris-Mencheta, midiéndose en algunas intensas secuencias a Banderas. “Uno de los alicientes de Como la vida misma era trabajar con Antonio. Es un tipo asombroso que te conquista enseguida” dice el actor madrileño, al que hemos visto últimamente en las series La zonaLa verdad La catedral del mar. “La historia de la película es muy española, bastante parecida al mundo que retrataba en sus obras Federico García Lorca”, resalta.

 

 

   No menos importante es el cometido de Laia Costa, la actriz que saltó a la fama con el filme alemán Victoria, de Sebastian Schipper; muy aplaudida por la crítica y el público. “La película habla de cómo la vida nos puede unir a través del dolor y de las emociones. La tragedia y la belleza de la existencia se entremezclan de manera muy auténtica, con un punto épico y al mismo tiempo con sencillez y naturalidad”, afirma Costa, a la que recordamos asimismo en Nieve negra, de Martín Hodara, compartiendo cartel con Ricardo Darín y Leonardo Sbaraglia. 

 

   En una prueba de casting que hizo en Sevilla, el barcelonés Àlex Monner convenció al director Fogelman para incorporar a Rodrigo. “Tengo secuencias con Antonio en castellano, y después con otros intérpretes en Nueva York, donde hablo en inglés. Como encarno a un chico español, no necesitaba hablar muy bien inglés. En cualquier caso, todos me ayudaron mucho”, expone Monner, destacado en La próxima piel, de Isaki Lacuesta e Isa Campo.

 

   Además de los intérpretes de nuestro país, en la parte neoyorquina de Como la vida misma intervienen artistas de la talla de Annette Bening, Oscar Isaac u Olivia Wilde

 

 

Un 'casting' español

Al director Dan Fogelman le impresionó mucho trabajar con Antonio Banderas. “Es un ejemplo de elegancia y de saber estar ante la cámara. Quise que estuviera en la película porque sabía que Antonio, con ese carisma tan descomunal que tiene, podría mostrar la vertiente un poco rota y vulnerable de su personaje”, explica Fogelman, que realizó anteriormente Nunca es tarde (Danny Collins), protagonizada por Al Pacino.

 

            “Los personajes que ha creado el director tienen una calidad humana y una autenticidad poco habituales”, reconoce Sergio Peris-Mencheta, que, además de en Carmona, participó en escenas del filme en Nueva York. “Fue algo muy especial  rodar en Times Square o Central Park”, confiesa.

 

            Un vídeo de 30 minutos que le enviaron a Fogelman con todas las secuencias en las que intervenía Laia Costa fue la carta de presentación de la actriz. “No leía, miraba a cámara de manera desafiante, hipnótica. Me conmocionó tanto que estuve tentado de incluir esa grabación en la película”, señala el cineasta.

 

   Nos conmueve ese cúmulo de desgracias, encuentros, amores y alegrías que hay en Como la vida misma. Excelentes los personajes de Antonio Banderas, cada vez mejor actor, con una presencia seductora al alcance de muy pocos; y de Sergio Peris-Mencheta, perfecto en su encarnación de hombre sencillo, fatalista, íntegro. Igualmente, son reseñables los papeles de Laia Costa y Àlex Monner, dos intérpretes con mucho futuro por delante.

Versión imprimir