twitter facebook instagram
Inicio Aisge
Noticias Entrevistas Cursos
 
Noticias
03-06-2015 Versión imprimir

 

Los estrenos del 4 de junio



‘Conducta’



NACIDOS PARA LA REBELDÍA
 
 
 
 
ALBERTO ÚBEDA-PORTUGUÉS
Uno de los filmes iberoamericanos más elogiados de los últimos meses este drama del cubano Ernesto Daranas Serrano, que obtuvo los galardones a la mejor película y dirección en el Festival de Málaga, 2014 (sección Territorio Latinoamericano) y suma ocho nominaciones en la presente edición de los Premios Platino del cine iberoamericano. La precariedad y la ausencia de libertad en la isla caribeña puntualizan un relato que aborda los problemas de la educación infantil.
 
   Chala (Armando Valdés Freire) es un chaval que cría perros de presa en la azotea del edificio donde vive en La Habana. Con el dinero que le da Ignacio (Armando Miguel Gómez) por su trabajo, consigue que su madre (Yuliet Cruz), drogadicta, y él puedan comer todos los días. En la escuela, Carmela (Alina Rodríguez), una veterana maestra, trata de que Chala no se meta en más líos de los que ya acumula por su carácter rebelde y la necesidad de ganar dinero. Tanto el chico como Carmela, que se ha enfrentado muchas veces a las autoridades, son aquello que los inspectores gubernamentales no esperan encontrar en un centro de enseñanza. Porque los que se oponen, de una manera u otra, al orden vigente deben ser apartados.
 
 
 
Armando Valdés Freire, protagonista de la cinta
Armando Valdés Freire, protagonista de la cinta
 
 
 
   Conducta está protagonizada por Armando Valdés Freire, un muchacho habanero que fue elegido para el papel en un casting al que acudieron 7.000 niños. “Aún no sé por qué lo seleccioné”, confiesa el director Daranas Serrano. “En principio, las características de Chala no coincidían con las de Armando, pero es un chico muy listo y según avanzaban los ensayos me descubrió cosas de su personaje que no sabía”. Nacido en 2000, Armando tenía 12 años cuando rodó el filme. “Soy muy diferente a Chala. Mis padres me cuidan mucho y no trabajo para sobrevivir. Pero hay algo que nos une: la fuerza interior que tenemos y el saber que hay una raya de separación entre lo bueno y lo malo”, dice el joven intérprete, admirador de Charles Chaplin.
 
   La excelencia que Armando Valdés tendrá que refrendar en sus siguientes películas ya la demostró Alina Rodríguez a lo largo de su trayectoria, de la que destacamos las cintas María Antonia (Sergio Giral, 1990) y El premio flaco (Juan Carlos Cremata, 2009). “Es una actriz con muchos recursos que se ha entregado por completo para llegar a encarnar tan perfectamente a esa vieja maestra con la que yo soñaba”, comenta Daranas sobre Alina, galardonada por su interpretación en el Havana Film Festival de Nueva York y en el mencionado certamen de Málaga.
 
   En papeles secundarios resaltan las actuaciones de Yuliet Cruz, que participó en Habana Blues (Benito Zambrano, 2004) y Se vende (Jorge Perugorría, 2012); Armando Miguel Gómez (Melaza, de Carlos D. Lechuga) o Silvia Águila (tutora del centro escolar), protagonista de Amor vertical (Arturo Sotto, 1997). “También quiero destacar el trabajo de la niña Amaly Junco, que se compenetró muy bien con Chala/Armando Valdés, y de todos los intérpretes profesionales que entendieron que sus roles dependían de la actuación de los pequeños, en los que recae el foco central de la película”, afirma el cineasta, que escogió a los compañeros de Chala entre escolares de Cerro y Centro Habana, poblaciones de la provincia de Ciudad de La Habana. “En realidad, lo que han hecho niños y adultos frente a la cámara es jugar, acercándose los últimos al comportamiento de los chavales y estos imitando en ocasiones la seriedad de los mayores”, dice Daranas.
 
 
Alina Rodríguez, con Valdés Freire
Alina Rodríguez, con Valdés Freire
 
 
 
Un cineasta comprometido
Nacido en la capital cubana en 1961, Ernesto Daranas ha dirigido, entre otras producciones, el documental Los últimos gaiteros de La Habana (2004), Premio Internacional de Periodismo Rey de España, y el largometraje Los dioses rotos (2009), candidata por Cuba al Óscar a la mejor película de habla no inglesa. “Estamos asistiendo a profundos cambios en nuestra sociedad y economía. Sin embargo, no se perciben grandes progresos en las condiciones de vida de las capas más humildes. Los niños son, especialmente, los que más sufren este estancamiento”, opina el realizador, autor del documental musical Bluechacha (2012), nominado al Grammy Latino.
 
   Conducta a veces nos recuerda por su sentido iniciático a Los cuatrocientos golpes (François Truffaut, 1959) e igualmente, por su lirismo, a La ley del silencio (Elia Kazan, 1954). Pero la personalidad del filme de Daranas es incuestionable; los entorchados que ha ido acumulando constituyen el reconocimiento a una sabia combinación de tramas juveniles y adultas que nos hace seguir la película identificados con unos personajes incapaces de esconder la cabeza debajo del ala del conformismo.
03-06-2015 Versión imprimir
© AISGE 2017   Webmaster   Condiciones de uso   Política de privacidad
Inicio