twitter instagram facebook
Versión imprimir
05-12-2018

       


Los estrenos del 5 de diciembre


‘El dulce sabor del limón’


El lado peligroso de la vida

ALBERTO ÚBEDA-PORTUGUÉS

El tarraconense David Aymerich, de 24 años, debuta tras las cámaras con este romántico thriller independiente que obtuvo el premio al mejor largometraje emergente en el Festival de Cerdanya. Rodada en la ciudad catalana con un reparto encabezado por jóvenes promesas del cine español, es uno de los filmes que competirá en los próximos premios Gaudí, gala que se celebrará el 29 de enero en Barcelona. 


            Los amigos de Jaume (David Solans) le dejan solo cuando son perseguidos por la policía tras una noche de fiesta. A partir de entonces, ni en casa con sus padres ni con sus amigos, Jaume se encuentra a gusto. Conoce a una misteriosa y bella mujer, Ilena (Elena Rivera) con la que quiere irse lejos de todo. Para ello necesitan dinero rápidamente, y eso pasa por hacer cosas que uno no quisiera.

            El veinteañero David Solans destacó en el filme Hijo de Caín, de Jesús Monllaó, donde compartía cartel con Jose Coronado. Posteriormente ha logrado notoriedad en las series Merlí El punto frío. “Me gusta mucho mi personaje, Jaume, un muchacho muy normal que sin embargo se descuelga hacia el lado peligroso de la vida, y se ve envuelto en tráfico de drogas, atracos y prostitución”, dice Solans, que rueda estos días la serie de TVE La caza. Monteperdido.


            Y a ese lado peligroso le arrastra la zaragozana Elena Rivera, actriz de filmes como Perdiendo el norte, de Nacho G. Velilla; y muy conocida por su papel de Karina en Cuéntame. Últimamente, hemos podido comprobar su calidad de intérprete en las series Servir y proteger La verdad

David Solans y Elena Rivera

            En otros papeles vemos a Mercè Rovira (madre de Jaume/ David Solans), actriz de las cintas El premio, de David Blanco; Negro Buenos Aires, de Ramon Térmens; o la citada Hijo de Caín. Incorpora a uno de los amigos del protagonista Adrià Triviño, en el reparto de cortos como La perla roja, de Jordi Huguet. La exnovia del rol de Solans es Abril García, conocida por Hijo de Caín y el corto Última sesión, de Roger Bessó. 


      El personaje más inquietante de El dulce sabor del limón es el de Alberto Esparza, que incorpora a El Chacho, un violento camello que no se detiene ante nada. “Lo importante es pensar como el personaje que interpretas, incluso ser él; observar lo que pasa en la calle y quedarse con esas referencias”, nos cuenta Esparza, que ha intervenido en The Afterglow, de Yolanda Torres y Joan Álvarez; Rocco tiene tu nombre. No solo se vive una vez, de Angelo Orlando; El club de los buenos infieles, de Lluis Segura; y la miniserie Matar al padre

            

Del corto al largo

El dulce sabor del limón es un drama de cine negro con algunas escenas de acción en el marco de una historia romántica de dos jóvenes atrapados en un mundo que no les ofrece oportunidades”, explica el director David Aymerich, ya pensando en su segundo filme, Nordur, un drama con algunas pinceladas musicales coproducido con Islandia. 

       

     “Después de cuatro años de trabajo y el apoyo de muchos amigos que han creído en la película, hemos conseguido estrenar. No puedo estar más contento. Es como si despertara de un sueño hermoso y viera que se ha convertido en realidad”, confiesa el realizador, que estudió Comunicación Audiovisual en la URV de Tarragona. “Cuando acabé la carrera, tenía un dinero ahorrado para hacer un máster, pero decidí invertirlo en realizar un largometraje. Había escrito el guion de un corto sobre tres adolescentes que salen de juerga, pero cada uno de ellos tenía historias particulares. Aquello ya no era un corto, porque el guion ya alcanzaba las 90 páginas”, comenta Aymerich. 


   Sueños de libertad, de amor, de vida plena son los que aletean en la mente del protagonista de El dulce sabor del limón. Sueños rotos por la necesidad de dinero en una sociedad donde todo se consume. Aymerich y sus dos atractivos intérpretes principales, David Solans y Elena Rivera, logran captar nuestra atención en una historia fresca y romántica, con buenos diálogos y secuencias de enervante tensión. Deseamos la mejor de las suertes a esta sugerente ópera prima.

Versión imprimir