twitter facebook instagram
Inicio Aisge
Noticias Entrevistas Cursos
 
Noticias
05-03-2015 Versión imprimir

 

Los estrenos del 6 de marzo


‘La luz con el tiempo dentro’


LA MELANCOLÍA DE UN POETA



ALBERTO ÚBEDA-PORTUGUÉS
 
 
 
 
La vida de Juan Ramón Jiménez (1881-1958), Premio Nobel de Literatura en 1956, es la entraña de esta película del riojano afincado en Sevilla Antonio Gonzalo. Durante el verano de 2014 y en distintas localizaciones de Andalucía transcurrió el rodaje del filme, con un reparto en su mayoría de intérpretes andaluces.
 
   En Moguer (Huelva) vive su infancia Juan Ramón, que pronto descubre su pasión por la pintura. Su madre, Pura (Ana Fernández), convence a Víctor (Antonio Campos), el padre, para que deje a Juan Ramón desarrollar su sensibilidad artística, con la esperanza de que un día simultanee sus aficiones con la dirección de los negocios familiares. La poesía de Rubén Darío le hace desear escribir versos, y a ello se dedica pese a sus frecuentes crisis depresivas. En Madrid, mientras publica poemarios cada vez más celebrados, conoce a artistas e intelectuales: Joaquín Sorolla, Antonio Machado, el dramaturgo Gregorio Martínez Sierra... Este le proporciona un piso vecino a una familia de cuya hija, Zenobia (Tamara Arias), se enamora locamente. Es una mujer independiente a la que no le gusta el constante galanteo de Juan Ramón, pero la admiración por su poesía le lleva a amarle sin reservas. Con ella compartirá el resto de su vida, los años de la República, la Guerra Civil y el exilio en Estados Unidos y algunos países iberoamericanos.
 
 
 
Ana Fernández y Marc Clotet, madre e hijo en la ficción
Ana Fernández y Marc Clotet, madre e hijo en la ficción
 
 
 
   La luz con el tiempo dentro está protagonizada por el asturiano Carlos Álvarez-Nóvoa, que encarna al poeta en su madurez. Todos recordamos a Álvarez-Nóvoa en Solas (Benito Zambrano, 1999), la cinta que le valió un Goya al mejor actor revelación. Desde entonces ha cosechado éxitos como La hija del caníbal (Antonio Serrano, 2003), Elsa y Fred (Antonio Mercero, 2005) o El amor no es lo que era (Gabriel Ochoa, 2013). “Ha sido muy fácil sentirme identificado con Juan Ramón”, comenta el intérprete, habitual de la pequeña pantalla en las series La que se avecina, Con el culo al aire o Chiringuito de Pepe. “Luchó denodadamente a favor de la República. Viajó a Estados Unidos en plena guerra en busca de ayuda al Gobierno legítimo, pero no encontró los apoyos esperados”, explica Álvarez-Nóvoa, que recibió el San Jorge de Plata en el Festival de Moscú por su actuación en Las olas (Alberto Morais, 2011).
 
   Marc Clotet se encarga de incorporar a Juan Ramón en su juventud. Este actor catalán ha intervenido en La voz dormida (Benito Zambrano, 2011), Mil cretinos (Ventura Pons, 2011) y La Estrella (Alberto Aranda, 2012). “Para un intérprete, es como si te tocara la lotería encarnar a un hombre tan fascinante y contradictorio como él”, confiesa Clotet, popular por su papel de Mauro en la serie Amar es para siempre.
 
 
Carlos Álvarez-Nóvoa y Tamara Arias
Carlos Álvarez-Nóvoa y Tamara Arias
 
 
 
Juan Ramón y sus mujeres
Las dos mujeres más importantes en la vida del poeta fueron su esposa, Zenobia Camprubí, y su madre, Pura Mantecón. Ha dado vida a la primera Tamara Arias, actriz residente en Los Ángeles que no dudó en volver a Sevilla, su ciudad natal, para participar en esta película. “Documentarme sobre Zenobia ha sido una experiencia inolvidable”, dice Tamara, intérprete del filme Tu vida en 65’ (María Ripoll, 2005) y la tv movie norteamericana Voy a brillar (2012). “Sus diarios, su correspondencia con intelectuales, las opiniones sobre la obra de Juan Ramón me han sumergido literalmente en el personaje”, declara. En el papel de Pura descolla Ana Fernández, que alcanzó la fama, como Álvarez-Nóvoa, en Solas, Goya a la mejor actriz revelación. Ana ha seguido demostrando su talento en Sé quién eres (Patricia Ferreira, 2000), You’re the one (una historia de entonces) (José Luis Garci, 2000), Hable con ella (Pedro Almodóvar, 2002), Los niños salvajes (Patricia Ferreira, 2012) y Casi inocentes (Papick Lozano, 2013).
 
   “Juan Ramón amó a muchas mujeres y Zenobia fue su ideal supremo. El hecho de enamorarse lo consideraba una aventura, un misterio que nunca lograba desentrañar del todo”, afirma Antonio Gonzalo, cineasta de filmes como Demasiado para Gálvez (1981) o Una pasión singular (2003), sobre el nacionalista andaluz Blas Infante. Gonzalo introduce en su cinta secuencias de Juan Ramón con las grandes figuras del tiempo, con las que tenía una estrecha relación. José Maya (en series como Crematorio) encarna a Joaquín Sorolla; Francisco Vidal (intervino en el telefilme Alfonso, el príncipe maldito) es Pau Casals; José Manuel Poga (en el reparto de El Niño, de Daniel Monzón) incorpora a Rafael Alberti; Ignacio Mateos (Blancanieves¸ de Pablo Berger) se transforma en Gregorio Martínez Sierra; y, entre otros, Juan Motilla (intérprete de ¿Quién mató a Bambi?, de Santi Amodeo) revive a Manuel Azaña. 
 
   La luz con el tiempo dentro es un biopic emocionante y melancólico sobre el creador de Platero y yo, cuya obra continúa seduciendo a las nuevas generaciones. Un hombre que sabía combinar en sus poemas la carnalidad con una espiritualidad casi mística. Gonzalo, siguiendo los pasos de Juan Ramón Jiménez, nos introduce en un tiempo apasionante y convulso que sepultó a una gran parte de los intelectuales y políticos que quisieron una España culta, democrática y sin desigualdades sociales. 
05-03-2015 Versión imprimir
© AISGE 2017   Webmaster   Condiciones de uso   Política de privacidad
Inicio