twitter facebook instagram
Inicio Aisge
Noticias Entrevistas Cursos
 
Noticias
16-06-2016 Versión imprimir

 
 
Fallece en Madrid el bailarín Goyo Montero, Premio Actúa en 2015


El gran artista del Teatro de la Zarzuela tenía 68 años
 
 
NANO AMENEDO
El madrileño Gregorio Moreno Cortijo, uno de los grandes bailarines y coreógrafos de la historia española reciente, ha fallecido este jueves 16 de junio en la Fundación Jiménez Díaz de la capital. Goyo Moreno, uno de los nombres más relevantes en la historia del Teatro de la Zarzuela y padre de otro gran bailarín, Goyo Montero Morell, no ha podido superar una grave enfermedad que arrastraba, con enorme discreción, desde hace un año. El fallecido, socio número 10.582 de AISGE, había recibido el Premio Actúa de la Fundación AISGE el pasado 30 de noviembre de 2015, en la séptima edición de estos galardones honoríficos. Los Actúa son la máxima distinción que AISGE concede a sus socios más sobresalientes.
 
   “Algún amigo decía que nunca es tarde. Y eso es lo que pienso al verme recogiendo un premio como este”, aseguró Montero la noche de aquel lunes 30 de noviembre, en el madrileño Nuevo Apolo. Rememoró los “muchos trabajos con muchas personas” acumulados a lo largo de casi medio siglo de oficio, y resaltó: “Los recuerdos que guardo con más cariño son los de mi debut: apenas había cumplido 14 años y empecé a bailar en el Teatro de la Zarzuela con piezas como Pedro y el lobo. Sentí que estaba trabajando en lo que había soñado desde que tenía memoria… ¡y mira que era niño! También tuve la certeza que aquello ya no cambiaría nunca”.
 
   Montero estuvo radiante con su trofeo, pero no eludió el sentido crítico. “Desde entonces ha pasado de todo, aunque en muchos sentidos seguimos estando igual. Aquí los artistas siempre lo hemos sido entre comillas, de eso del entertainment. Los actores son quienes nos cuentan un chiste, los músicos están para tocarnos una cancioncita y los bailarines, para que bailemos un rato al fondo. En Inglaterra a los intérpretes se les concede la mención de lores, mientras que en España estamos arrinconados. Y de cara a la pared”.
 
 
 

 
 
 
   El también coreógrafo Willy Arroyo, patrono de la Fundación AISGE, fue el encargado de entregar a Montero una distinción que este dedicó desde el escenario a su mujer, Rosa Naranjo, y a su hijo, actual director del Ballet de Nuremberg, “por las alegrías que me da diariamente”.
 
   Goyo Montero fue primer bailarín de las compañías de Mariemma, María Rosa, Antonio Gades y el Ballet Nacional de España. Su sólida carrera sobre las tablas le llevó a Inglaterra (Arlequin Ballet Trust), Alemania (Stadische Bühner Münster) o Austria (Staatstheater Klagenfurt), y en México creó y dirigió la compañía Madrid Teatro de la Danza en 1981. A los años ochenta se remonta su colaboración con el Teatro Lírico Nacional de la Zarzuela, cuyos espectáculos pusieron a prueba su talento como coreógrafo: La del manojo de rosas, Doña Francisquita, La rosa del Azafrán... También ha firmado piezas que se han representado en el Joyce Theater de Nueva York (La raíz del grito), el Palau de les Artes de Valencia (La vida breve) o el Teatro Municipal de Lima (Luisa Fernanda).
 
   Su nombre estaba muy presente en el mundo de la ópera desde que su Carmen triunfó en Salzburgo bajo la dirección de Herbert von Karajan, pero tampoco le resulta ajeno el celuloide: han contado con él Pilar Miró (Beltenebros y Tu nombre envenena mis sueños) o Carlos Saura (Flamenco).
 
16-06-2016 Versión imprimir
© AISGE 2017   Webmaster   Condiciones de uso   Política de privacidad
Inicio