twitter facebook instagram
Inicio Aisge
Noticias Entrevistas Cursos
 
Noticias
30-03-2016 Versión imprimir
Paco Algora en el Teatro de La Latina (Madrid) el 16 de diciembre de 2013, al recibir el Premio Actúa de la Fundación AISGE (foto: Enrique Cidoncha)
Paco Algora en el Teatro de La Latina (Madrid) el 16 de diciembre de 2013, al recibir el Premio Actúa de la Fundación AISGE (foto: Enrique Cidoncha)
 
 
El emblemático actor Paco Algora fallece en Cádiz a los 67 años


Intervino en más de 60 películas, entre ellas ‘Habla, mudita’ y muchos de los grandes títulos de Garci, y fue un grande del teatro en los 70


“El arte es un sacerdocio: solo se le puede servir desde el amor”, proclamaba en declaraciones a la revista ACTÚA
 
 
MARTÍN RODRIGO / FERNANDO NEIRA
El madrileño Francisco Javier Jiménez Algora, uno de los grandes actores españoles de su generación, ha fallecido en la madrugada de este 30 de marzo en el hospital de Puerto Real (Cádiz) a los 67 años al no poder superar un cáncer de pulmón contra el que llevaba más de un año luchando. Paco Algora, que sumó más de 60 largometrajes a las órdenes de directores tan relevantes como Manuel Gutiérrez Aragón, José Luis Garci, Juan Antonio Bardem o Pedro Olea, llevaba más de 25 años residiendo en el municipio gaditano de Vejer de la Frontera, donde había sido designado recientemente Vejeriego de Adopción. No tenía hijos y le sobreviven su madre, de 95 años, y su única hermana, ambas domiciliadas en Madrid capital.
 
   Algora podía presumir de haber nacido en un lugar reservado solo para las estrellas, el Observatorio Astronómico madrileño, donde su padre trabajaba como portero. Fue el 7 de diciembre de 1948. Juan Antonio Bardem despertó su pasión por el celuloide con Cómicos cuando era un niño, aunque el debut interpretativo le llegó a mediados de los sesenta sobre los escenarios. Como miembro del Teatro Estudio de Madrid, Los Goliardos y el Teatro Experimental Independiente, se puso a las órdenes de Miguel Narros,  William Layton, o Ángel Facio.
 
   En 1972 emprendió una trayectoria cinematográfica que llegó a sumar cerca de 60 títulos, algunos tan fundamentales en la historia del cine español como Habla, mudita; Bruja, más que bruja o Tiempo de silencio… El año 1998 le supo especialmente dulce, ya que aspiró al Goya por su papel secundario en Barrio (Fernando León de Aranoa) y actuó en El abuelo para José Luis Garci, con quien luego rodó otros cinco títulos: You’re the one, Historia de un beso, Tiovivo C. 1950, Luz de domingo y Sangre de mayo.
 
 
 
Algora con María Jesús Hoyos, en los V Premios Actúa de la Fundación AISGE (16 de diciembre de 2013)
Algora con María Jesús Hoyos, en los V Premios Actúa de la Fundación AISGE (16 de diciembre de 2013)
 
 
 
   Gracias a la televisión encarnó personajes tan memorables como el fraile convertido en bandolero de Curro Jiménez o el cura de Fortunata y Jacinta, conoció la dantesca España decimonónica que retrataba El mayorazgo de Labraz y retrocedió hasta la posguerra con Amar en tiempos revueltos. Llevaba, sin embargo, cerca de ocho años sin trabajar y recibía una ayuda asistencial de la Fundación AISGE.
 
   “Este trofeo es un estímulo para no tirar la toalla. Estoy muy feliz porque, después de tanto tiempo ausente, mis compañeros se han acordado de mí”, aseguró Paco Algora en diciembre de 2013, cuando fue condecorado con el Premio Actúa –máxima distinción honorífica de AISGE– en una edición que aquel año tuvo lugar en el Teatro La Latina.
 
   “Tuve la fortuna de nacer actor y descubrir a una edad temprana que mi misión era transmitir la palabra. Ahora he celebrado mis bodas de oro con un oficio que me ha hecho regalos maravillosos, como cuando Fernando Fernán Gómez dirigió y protagonizó Me llamo Jonás, la única obra teatral que he escrito. Para mí el arte es un sacerdocio: solo se le puede servir desde el amor y la libertad. Pero esta última escasea cada vez más por los imparables recortes que acometen esas ratas”, declaró entonces a la revista AISGE ACTÚA, que publica trimestralmente la Fundación AISGE.
 
   “También echo de menos la interpretación como sinónimo de desnudar el alma, aunque primero hay que tenerla, y eso resulta difícil en un mundo envilecido por el dinero. Ya se le ha negado todo respeto a esta hermosa forma de ganarse la vida”, añadió el inolvidable actor, al que sus amigos definían como “muy humano, muy religioso y muy de izquierdas”. Dos compañeros de profesión también radicados en Vejer, Fernando Huesca y Concha Gómez Conde, se convirtieron en sus máximos valedores y confidentes durante los últimos años de su vida.
 
   La actriz María Jesús Hoyos fue la encargada de entregarle en 2013 el Premio Actúa. “Paco es mi amigo del alma, un hombre atractivo, divertido y con una filosofía de vida especial, un ejemplo de talento y sentido del humor”, le glosó entonces. Algora era el socio 1.146 de AISGE, entidad en la que se había dado de alta en noviembre de 1995.
 
30-03-2016 Versión imprimir
© AISGE 2017   Webmaster   Condiciones de uso   Política de privacidad
Inicio