twitter facebook instagram
Inicio Aisge
Noticias Entrevistas Cursos
 
Noticias
10-09-2015 Versión imprimir
Álvaro Cervantes, rey y emperador en la pantalla de TVE
Álvaro Cervantes, rey y emperador en la pantalla de TVE
 

La ficción histórica golpea de nuevo


‘Carlos, rey emperador’, protagonizada por Álvaro Cervantes, reclama al público como lo hicieran ‘Isabel’, ‘Amar en tiempos revueltos’ o ‘La señora’



FRANCISCO PASTOR
Minutos antes de que arrancara su primer episodio, la última ficción de TVE ya se había colado de forma documentada entre los temas de conversación más activos en las redes sociales. Carlos, rey emperador, anunciada y acogida por los espectadores como la secuela de la triunfadora Isabel, desembarcaba el pasado lunes en la pequeña pantalla para inaugurar una temporada de 17 capítulos. La obra concita a algunos de los primeros espadas de la escena española: el personaje encarnado por Álvaro Cervantes da nombre a una ficción en la que actúan Susi Sánchez, José Luis García Pérez, Alberto San Juan, Ramón Barea o Blanca Suárez.
 
   La serie no ganó en audiencia al arranque de la última edición infantil de La voz, franquicia imbatible en los marcadores, pero recibió la atención de uno de cada seis espectadores. De hecho, la apuesta de la cadena pública y sus casi tres millones de seguidores fueron los únicos, la noche del lunes, en plantar cara al coloso de Telecinco. Esta historia sobre Carlos de Habsburgo dedicó su primera entrega a plantear sus premisas dramáticas y presentar a su largo y retorcido entramado de personajes; muy pegada a los vaivenes de las monarquías europeas del siglo XVI, el gran reclamo de esta producción retoma, como en el caso de Isabel, la curiosidad por la historia de España.
 
   Son dos propuestas con las que TVE mira al pasado, aunque mucho más allá de lo que lo hiciera en otras ocasiones. Borja Terán, experto en televisión y colaborador en esta materia para diversas publicaciones, encuentra el gran anticipo en Cuéntame, la obra que ha logrado amarrar a su elenco principal durante 16 temporadas. “Pasó por los despachos de todas las cadenas y nadie creía en el proyecto, cuando probablemente es la mejor serie de la historia de nuestra televisión. Refleja con tino un país que crece y decrece, a partir de la mirada de una familia que sentimos nuestra”, argumenta. Aquella ficción nos llevó hasta los sesenta. El rey interpretado por el joven Cervantes busca la empatía de un público cinco siglos posterior a él.
 
 
 
Rodolfo Sancho y Ana Turpin, en 'Amar en tiempos revueltos'
Rodolfo Sancho y Ana Turpin, en 'Amar en tiempos revueltos'
 
 
 
Pasiones del presente, marcos del pasado
La guionista Virginia Yagüe también apunta al carácter pionero de la serie liderada por Imanol Arias, Ana Duato, Pablo Rivero y Ricardo Gómez, y que ya prepara su siguiente temporada. Después, recuerda, llegó Amar en tiempos revueltos, la ficción vespertina sobre la posguerra española que empezó sus días en TVE y cuyo formato es hoy propiedad de Atresmedia. El tercer paso le tocó darlo a la escritora: su productora, Diagonal, le encargó un drama con una mujer como protagonista y ambientada en los años veinte. “Lo complicado no es sumergirnos en la documentación, sino trascenderla. Una serie no puede ser un libro de Historia”, cuenta, sobre la célebre La señora, que despidió sus tres temporadas rozando los seis millones de espectadores y presentó a una Adriana Ugarte que pronto vivirá su estreno como chica Almodóvar.
 
 
 
Adriana Ugarte, protagonista de 'La señora'
Adriana Ugarte, protagonista de 'La señora'
 
 
 
   Involucrar a los espectadores en los giros del pasado es el principal reto de quienes escriben ficción histórica. “Hay que hacer concesiones, adaptar los diálogos, trabajar la propuesta dramática para que funcione en progresión y tensiones. Y hay que hacerlo sin perder consecuencia con el período que se propone”, anota la guionista, también firmante de la primera temporada de 14 de abril. La república. Años antes del 15M, las noches de TVE mostraban personajes muy implicados en política, a quienes los vaivenes de las leyes tocaban en lo más hondo. “Era mi propuesta y la peleé”, sentencia la escritora. La segunda parte de esta serie sobre la década de los treinta, que reunió a Álex Angulo, Verónica Sánchez, Félix Gómez y Marta Belaustegui, está grabada, montada y presentada en eventos, pero permanece guardada en los cajones de la cadena pública.
 
   Quizá por su rostro quijotesco, el intérprete Víctor Clavijo estuvo presente no solo en estas dos ficciones desarrolladas por Yagüe, sino que encarnó a Lope de Vega en El ministerio del tiempo y se dejará ver pronto, también, en Carlos, rey emperador. “Para el actor, la ficción histórica plantea muchos retos, principalmente la forma en que el personaje se expresa y se mueve. Encontrarnos cómodos en esa convención formal, entender que ese código es el único posible requiere algunos días de adaptación”, reflexiona. El artista ganó el cariño del público de La señora en la piel de un enamorado y galante militar republicano, y hoy menciona un sinfín de marcos históricos aún por llevar a la pantalla, como las guerras carlistas o el declive de la España colonial. Hasta el salto de Isabel, pocas obras se habían atrevido a ir más allá del siglo XX.
 
 
Ana Duato, 16 temporadas en 'Cuéntame'
Ana Duato, 16 temporadas en 'Cuéntame'
 
 
 
Un reto divulgativo y técnico
Como recuerda Terán, hay algo que todas estas ficciones conservan en común: “Sin amor, no hay serie que sobreviva al prime time”. Al tiempo, el redactor también preferiría que diferenciásemos las propuestas más pegadas a los acontecimientos y el rigor histórico de las meras series de época, “que narran universos más imaginarios que reales”. Más allá de la escritura o la interpretación, los retos llegan también en las localizaciones, el vestuario y el maquillaje. El tiempo entre costuras, enmarcada en el protectorado de Marruecos durante el asentamiento de la dictadura de Franco, no solo arrasó entre las audiencias, sino en los premios Iris: y a la estatuilla de Ugarte como mejor actriz se sumaban la de dirección y música, pero también las de producción y categorías técnicas. Hoy, Atresmedia invierte y triunfa con Velvet, ambientada en los 50. También es cierto que, en ella, la agitación de la política no pesa tanto como en la mencionada adaptación del libro de María Dueñas o, desde luego, como en las propuestas de TVE.
 
   Isabel dejaba pasar un año entre capítulo y capítulo, mostrando el envejecimiento de los personajes y dejando que fuera la Historia quien marcara los tiempos. En el caso de Carlos, rey emperador, la serie aparece acompañada en las redes de programas radiofónicos con los que ahondar en los acontecimientos narrados. Es un interés que no parece calar tanto en el cine y que, de momento, sigue liderando el canal más añejo del espacio radioeléctrico, también con largometrajes de producción propia y series breves. “Hacer ficciones históricas es una de las mejores formas de darle a una cadena pública ese contenido didáctico, de entretenimiento y cultural que se le exige, todo ello al mismo tiempo. Si esa labor corresponde a alguien, es ella”, sentencia Clavijo. El actor, qué duda cabe, conoce bien la materia.
10-09-2015 Versión imprimir
© AISGE 2017   Webmaster   Condiciones de uso   Política de privacidad
Inicio