twitter instagram facebook
Versión imprimir
09-10-2012

Cuna de nuestros pioneros
La Filmoteca de Zaragoza, que cumple 30 a帽os, ha rescatado gran parte de las im谩genes grabadas en Arag贸n durante el siglo XX



H脡CTOR 脕LVAREZ JIM脡NEZ

Pocos recordar谩n que las relaciones diplom谩ticas entre Espa帽a y EE UU se tambalearon aquel 4 de febrero de 1982. La filmoteca zaragozana estrenaba su programaci贸n con un ciclo sobre cine sovi茅tico de los a帽os treinta y John B. Barton, c贸nsul estadounidense en Barcelona, no tard贸 en criticar la iniciativa: 聯Es un gratuito bofet贸n a los pueblos libres porque transmite un fuerte apoyo a la supresi贸n de los derechos civiles y humanos聰. El entonces regidor de la ciudad, Ram贸n S谩inz de Varanda, contest贸 con un comunicado en el que tildaba esas palabras de 聯intervencionistas e impertinentes聰.

聽聯Aquella pol茅mica nos dio tanta publicidad que fuimos portada en El Pa铆s聰, confiesa Leandro Mart铆nez, art铆fice de la instituci贸n. Hab铆a colaborado con cineclubes desde principios de los setenta y, como secretario de la Asamblea de Cultura, propuso crear una filmoteca regional. Ante las negativas del ejecutivo auton贸mico y la diputaci贸n, solo recibi贸 el apoyo del consistorio, lo que explica su at铆pica titularidad municipal. Mart铆nez recog铆a as铆 el testigo de Bonifacio Fern谩ndez, que en 1930 fund贸 la ef铆mera Cinemateca Aragonesa, una de las primeras del mundo junto a las de Estocolmo o Berl铆n.

聽La envidiable colecci贸n que hoy alberga el archivo f铆lmico empez贸 a fraguarse gracias a Antonio Tramullas, que desde 1913 regent贸 la productora Sallumart y alumbr贸 piezas como El diablo est谩 en Zaragoza o Los grandes riegos de Arag贸n. Antes de emprender su carrera en solitario, hab铆a sido operador de cabina en la primera sala espa帽ola que a帽adi贸 sonidos a las im谩genes mudas de la pantalla, propiedad de Ignacio Coyne, que tambi茅n prob贸 suerte tras la c谩mara en 1905 con Escenas callejeras o Gigantes y cabezudos. Pero el mayor tesoro encontrado por ahora es Salida de misa de doce del Pilar de Zaragoza, de 1896, los fotogramas m谩s antiguos que se conservan en el pa铆s.
聽驴C贸mo explicar semejante aluvi贸n de reliquias? 聯Porque este es uno de los pocos sitios donde puedes buscar en el list铆n telef贸nico a los descendientes de varios pioneros del s茅ptimo arte聰, anota Mart铆nez. Menos solera tiene Culpable para un delito, acabada en 1966, que consolid贸 a Moncayo Films como la primera productora profesional de la regi贸n. Con Emilio Alfaro en el guion y Jos茅 Antonio Duce en la direcci贸n, esa cinta policiaca ambientada en la capital del Ebro despert贸 incluso el inter茅s de Paramount, que la distribuy贸 en el mercado americano.

聽Ni rastro queda, sin embargo, de la incursi贸n de Moncayo en el spaghetti western, y eso que Cinco pistolas de Texas, basada en una novela del ma帽o Miguel Mar铆a Astra铆n, cautiv贸 a un mill贸n de espectadores en 1965. Tampoco han aparecido a煤n Prohibido fumar, La huida ni Estupefacientes, mediometrajes que Lagramon Films rod贸 en Arag贸n para la televisi贸n cubana hasta que la llegada de Castro desbarat贸 su negocio. S铆 se sabe que el paso del tiempo ha sepultado a Nobleza baturra, quiz谩s el t铆tulo m谩s aplaudido de 1925 (cost贸 55.000 pesetas y obtuvo una taquilla de 1,5 millones). Seg煤n Ana Marques谩n, al frente del archivo, es un ejemplo de la paradoja del 茅xito: 聯Cuanto mejor funciona una pel铆cula, m谩s se usa y m谩s se destroza聰.

Programaci贸n en declive
El recorte presupuestario ha obligado al departamento de difusi贸n a suprimir la mitad de su cartelera semanal, que en la nueva temporada solo contar谩 con seis sesiones, de jueves a s谩bado. Y la sala cierra durante el verano. Pero Mart铆nez ya est谩 acostumbrado a las estrecheces: 聯Hace mucho que no organizamos ciclos en solitario, sino en colaboraci贸n con filmotecas peque帽as 聽y entidades como el Instituto Franc茅s o la Fundaci贸n Jap贸n. As铆 repartimos los gastos de comprar derechos, transportar las obras y subtitularlas聰.

聽Aunque su preocupaci贸n no es vender entradas, el veterano cin茅filo a帽ora los tiempos en que cada pase congregaba a 200 espectadores. 聯En 1982 la gente no ten铆a v铆deo en casa y solo aqu铆 pod铆a ver cintas sin explotaci贸n comercial聰, recuerda, 聯pero hoy todos llevamos una pantalla encima y nos interesa menos la cara desconocida del universo cinematogr谩fico聰.

聽Sin embargo, por las 115 butacas del Palacio de Morlanes siguen desfilando los p煤blicos m谩s insospechados, 聯no solo ese perfil arquet铆pico del gafapasta universitario聰. Lo asegura To帽a Est茅vez, la otra responsable de difusi贸n, que se帽ala a los jubilados como los espectadores m谩s fieles. Y a ellos se unen grupos que cambian en funci贸n de la pel铆cula: 聯Hay j贸venes friquis que vienen disfrazados a los estrenos de ciencia ficci贸n, cualquier producci贸n protagonizada por Sigourney Weaver triunfa entre las mujeres y John Ford tiene seguidores eminentemente masculinos聰.



UN ANECDOTARIO DELICIOSO
Leones hambrientos y amores pirenaicos
El coleccionista Ra煤l Tartaj nunca habr铆a sospechado que aquellos 42 rollos que adquiri贸 en el Rastro madrile帽o constitu铆an un t铆tulo 煤nico del cine espa帽ol. Y es que Carne de fieras, que vendi贸 al Ayuntamiento de Zaragoza en 1991 como parte de un lote formado por m谩s de 2.000 latas, fue la primera pel铆cula con desnudos femeninos que intent贸 saltar a las pantallas comerciales.

Su rodaje comenz贸 el 16 de julio de 1936 y pronto se vio obstaculizado por la Guerra Civil. El desabastecimiento que sacud铆a la capital aviv贸 el hambre de los cuatro leones presentes en algunas secuencias, y ello puso en peligro la vida de la actriz francesa Marl猫ne Grey, que bailaba ligera de ropa en el interior de su jaula. El director, Armand Guerra, march贸 en septiembre a los distintos frentes para filmar documentales b茅licos y dej贸 en manos de su ayudante un montaje que jam谩s emprender铆a.
Arturo Carballo, que debutaba como productor, quiso capear la f茅rrea censura franquista 聳en el metraje aparec铆an tambi茅n un p煤gil divorciado y una vedette ad煤ltera聳 pintando un ba帽ador sobre la protagonista en cada fotograma. Pero el presupuesto facilitado por un laboratorio italiano era demasiado caro y el sue帽o del estreno se esfum贸 hasta 1992, cuando la cinemateca zaragozana invirti贸 casi siete millones de pesetas para dar forma a todo ese material en bruto.

A 1943 se remonta Orosia, del aclamado Flori谩n Rey, una historia de amor y muerte ambientada en el Pirineo aragon茅s que se cre铆a perdida. Tras escuchar un coloquio radiof贸nico, 脕ngel Belloc inform贸 a la entidad de que pose铆a una copia completa del filme: fue uno de sus actores y la hab铆a recibido como recompensa por su labor. 聯Rey coincidi贸 con Belloc en Madrid y le ofreci贸 el 煤nico papel de su vida porque cantaba jotas聰, cuenta Manuel Calvo, empleado del departamento de archivo. En su opini贸n, 聯fue un milagro que esa cinta de nitrato aguantase tanto tiempo junto a un radiador y no ardiera聰.

Igualmente pasmoso fue el periplo de dos cortometrajes fechados en 1904, Cascadas de fuego y Transformaci贸n de la mariposa, que aparecieron entre lo que se consideraba material de desecho de un documental cedido por una particular. El turolense Segundo de Chom贸n los colore贸 a mano para la productora gala Path茅, por entonces la m谩s grande del globo. Ana Marques谩n comenta que ambas piezas 聯incluyen t茅cnicas precursoras de los efectos especiales聰. Tal sofisticaci贸n hizo que en su 茅poca se las conociese como cazadoras, ya que se exhib铆an en la calle para arrastrar a los transe煤ntes a las salas.

Descargar'>'Transformación de la mariposa' (1904)

'Transformación de la mariposa' (1904)

Descargar'>'Carne de fieras' (1936)

'Carne de fieras' (1936)

Una de las reliquias bibliográficas que se conserva en el archivo

Una de las reliquias bibliográficas que se conserva en el archivo

Versión imprimir