twitter facebook instagram
Inicio Aisge
Noticias Entrevistas Cursos
 
Foto Fija
Versión imprimir

 
 
Francesc Colomer


“Sueño con hacer
un personaje similar
a James Bond”


Este barcelonés de 16 años jamás fantaseó con dedicarse a la interpretación. Sin embargo, las puertas del celuloide se le abrieron de par en par cuando aún era un niño gracias a Pa negre, el filme de Agustí Villaronga sobre la posguerra en Cataluña. Aquel debut no pudo ser mejor: la penosa infancia de su Andreu, el protagonista, llevó a España hasta los Oscar. Y dentro de nuestras fronteras fue lo más aplaudido de 2010, con nueve Goyas, entre ellos el de Mejor Actor Revelación. Dicha estatuilla, claro, cayó en sus manos. Miles de espectadores vieron cómo encontraba a dos vecinos muertos en el bosque, tras lo cual su padre se marchaba apresuradamente del pueblo, pues temía que también le asesinasen por sus ideales izquierdistas. La Guardia Civil capturaba al hombre y el rencoroso alcalde le atribuía esos dos crímenes para vengar humillaciones de antaño, así que era condenado a garrote sin motivo y luego privado de una sepultura digna. Esa versión que los parientes contaban al muchacho distaba bastante de la realidad, pero al final descubría que su admirado progenitor trabajaba al servicio de una rica familia como sicario. Era culpable y se hizo justicia.
 
 

 
 
 
   La cinta independiente Barcelona, nit d’estiu supuso su vuelta a la gran pantalla el pasado septiembre. Dirigida por Dani de la Orden, que le reservó el papel de Guillem, hilvanaba seis historias de amor muy diferentes. Él se plantaba en una fiesta disfrazado de forma ridícula y, pese a desentonar con el resto de invitados, su hermana le animaba a conquistar a la chica de sus sueños. Tras pasar bastantes nervios le arrebataba un beso, el primero de su vida, todavía más mágico por el esperado paso de un cometa. Aunque ella presagiaba que ese acontecimiento astral traería consigo el fin del mundo, realmente daba el pistoletazo de salida a los inolvidables sentimientos de la adolescencia. Ahora acaba de estrenar esa road movie titulada Vivir es fácil con los ojos cerrados, donde David Trueba relata el viaje que un moderno profesor albaceteño emprendió hacia Almería a mediados de los sesenta para conocer a su ídolo: John Lennon. En el camino recogía a dos jóvenes rebeldes con los que compartía esas ansias de libertad maniatadas por la dictadura de Franco. Él pone cara a uno de los autoestopistas, Juanjo, que se escapaba de casa cuando su padre pretendía cortarle la larga melena. Y es que no estaba dispuesto a perder su único rasgo distintivo. Las escenas junto a nombres tan consagrados como Javier Cámara, Ariadna Gil o Jorge Sanz demuestran que su carrera apunta alto.     
 
 

 
 
 
   Hace dos años llevó al Festival de Sitges el tráiler de Morlers, tres minutos de imágenes con los que el entonces debutante Dani de la Orden aspiraba a conseguir productores para levantar ese largometraje. Se rodó por completo, aunque nunca vio la luz. ¿Sobre qué versaba el argumento? Un astronauta retirado confesaba antes de morir que sus relatos sobre la existencia de alienígenas no eran falsos y su nieta se empeñaba en demostrar a todo el mundo que el anciano no estaba loco. A pesar de los continuos obstáculos, el personaje que él encarnó ayudaba a la joven en tan complicada misión. A principios de 2012 presentó el cortometraje solidario 250 km., inspirado en el libro homónimo y rodado para recaudar fondos que hicieran posible la construcción del Espacio Joven en el hospital Sant Joan de Déu de Barcelona. Puso cara al joven protagonista, Quim, aquejado de una grave enfermedad que le conducía al quirófano cuando menos lo esperaba. A través de esa historia dio a conocer las vivencias, tanto positivas como negativas, de los menores ingresados durante largo tiempo.
 
   Su bagaje sobre los escenarios se limita a la obra costumbrista Ànimes de Batan, que durante los veranos de 2011 y 2012 le puso en la piel de Lluís, el benjamín de una humilde familia dedicada al sector textil. Retrocedió entonces hasta la Cataluña de principios del siglo XX, una época que trajo importantes cambios económicos y sociales para la clase obrera. Al contrario que su abuelo, un sindicalista combativo, a él le interesaba más su propia formación que la defensa de las causas colectivas. El objetivo de ese montaje era difundir los conocimientos recabados por el Museo Industrial del Ter, situado en Manlleu, su localidad natal.
 
 

 
 
 
HÉCTOR MARTÍN RODRIGO
− ¿Se acuerda del momento particular en que decidió ser actor?
− No hubo un momento concreto, fue a raíz de una selección entre chavales de la Plana de Vic para actuar en Pa negre. La historia iba a desarrollarse en ese entorno y buscaban gente con el acento correspondiente.

− ¿Quién fue la primera persona a la que se lo contó?
− A mi madre. Le dije que me habían escogido para el papel principal.

− ¿Cuál ha sido el mayor golpe de suerte que ha recibido hasta ahora en su carrera?
 
− Tener la oportunidad de viajar a Japón para presentar esa cinta en el Latin Beat Film Festival.

− ¿A cuál de los personajes que ha encarnado le tiene especial cariño? ¿Por qué motivo?
− Al mítico Andreu, ya que fue el primero.

− Si el teléfono dejase de sonar, y ojalá que no, ¿a qué cree que se dedicaría?
− De momento estoy estudiando, así que no me lo he planteado.

− ¿Ha pensado alguna vez en tirar la toalla?
− Sí. ¡Es difícil compaginar estudios y trabajo!
 
 

 
 
 
− ¿En qué momento de qué rodaje pensó: “¡Madre mía, en qué lío me he metido!”?
− Mientras filmábamos una escena en Collserola: bajaba en bicicleta por la montaña y, aunque ese día había nevado, tenía que parecer verano.

− ¿Le gusta visionar las series y películas en las que ha participado?
− No. No me gusta verme en pantalla grande porque soy muy crítico conmigo mismo.

− ¿Cuál considera que es el principal problema del cine español y qué solución se le ocurre para paliarlo?
− La subida del IVA. Como ahora sale muy caro ir a las salas, casi todo el mundo opta por ver películas desde casa.

− ¿A quién le devolvería antes la llamada, a Tarantino o a Burton?
− A Tim Burton. Siempre me hace pensar con sus historias.

− ¿Cuál fue el primer actor o actriz que le conmovió?
− Clint Eastwood en Gran Torino.

− ¿Qué frase cinematográfica le gusta aplicar como leit motiv personal?
− “Vivir es fácil con los ojos cerrados”.

− ¿Qué título ha vist
o en tantas ocasiones que se sabe alguna escena completa?
Intocable.

− ¿Cuál fue el último largometraje que no fue capaz de ver hasta el final?
Insidious.
 
 

 
 
 
− ¿A qué serie de televisión está enganchado?
− A Lost. Conozco pocas tan sorprendentes como esa.

− ¿Cuál es el mejor consejo que le ha dado alguien cercano para ejercer esta profesión?
 
− Mi madre me dice que he de esforzarme en todo momento.

− ¿Qué punto fuerte destacaría de usted como intérprete?
− Mi mirada.

− ¿Y débil?
 
− La timidez.

− Adelántenos, ahora que no nos escucha nadie… ¿Cuál es el siguiente proyecto que se va a traer entre manos?
− Estoy muy centrado en el presente, es decir, en mi formación.

− ¿Qué sueño artístico le gustaría cumplir?
− Hacer un personaje similar a James Bond.

− ¿Qué tema elegiría para ponerle banda sonora al momento actual de su vida?
It’s my life, de Bon Jovi.

− ¿Qué titular le gustaría leer en el periódico de mañana?
− Que la cultura va en aumento.

− ¿Qué otra época de la historia elegiría para nacer?
− Me quedo con la actual.
Versión imprimir
© AISGE 2017   Webmaster   Condiciones de uso   Política de privacidad
Inicio