Noticias

10-12-2018

Los estrenos del 14 de diciembre


‘Miamor perdido’


NI CONTIGO NI SIN TI



ALBERTO ÚBEDA-PORTUGUÉS

El madrileño Emilio Martínez Lázaro apuesta de nuevo por la comedia con la intención de seguir la estela de la saga Apellidos, y para ello ha escogido a una fantástica pareja al frente del cartel: Dani Rovira y Michelle Jenner. Miamor perdido es una producción de Sony Pictures International Productions y Discontinuo La Película que cuenta con un reparto a la altura de los protagonistas.

   El monologuista Mario (Dani Rovira) conoce en una noche de copas a la actriz de teatro Olivia (Michelle Jenner) y se enamoran a primera vista. Deciden vivir juntos con un gatito que han encontrado llamado Miamor. Aunque son felices, Mario y Olivia no creen que el amor dure, y un día deciden su ruptura. Por si fuera poco, su querida mascota se escapa... y ellos están muy tristes.



   Después de triunfar con Superlópez (Javier Ruiz Caldera), el malagueño Dani Rovira se reencuentra con Martínez Lázaro en Miamor perdido. “Es de sobra conocida la labor de Dani como monologuista, que le sirvió de trampolín para su carrera de actor. Creo que Mario, su papel en Miamor perdido, es el más personal y ambicioso de su trayectoria”, afirma el director.

   Michelle Jenner nos encandiló recientemente en La sombra de la ley (Dani de la Torre), donde daba la réplica a Luis Tosar. Antes nos convenció en Tenemos que hablar (David Serrano) o Julieta (Pedro Almodóvar). “Es una actriz joven con enormes posibilidades. Y Olivia, su rol en la película, supone una oportunidad que ha aprovechado para expresar un huracán de registros y sentimientos”, expone el cineasta.

   Los guionistas Clara Martínez-Lázaro y Miguel Esteban han ideado magníficos papeles de reparto para intérpretes tan contrastados como María Hinojosa (escenógrafa y amiga de Mario y Olivia), a quien hemos admirado en Rec 3 (Paco Plaza) y en las series Secretos de Estado y El Continental. Por su parte, Vito Sanz aparece encarnando al director de la obra de teatro que quieren protagonizar los personajes de Rovira y Jenner. Sanz destacó este año en Las leyes de la termodinámica (Mateo Gil) y Hacerse mayor y otros problemas (Clara Martínez-Lázaro).

   Siempre nos complace la vis cómica de Pablo Carbonell (el mánager de Rovira), y Miamor perdido la confirma. Hace poco estrenó Paella Today (César Sabater). También destacamos a Will Shephard (un actor y amigo de Jenner), que tiene en su prometedor currículum el largometraje La tribu (Fernando Colomo) y la serie Mar de plástico. Y a Daniel Pérez-Prada (camarero y confidente de Rovira), en las series El Caso. Crónica de sucesos y La zona. 

   Hay sitio en Miamor perdido para colaboraciones especiales. Una es la de Antonio Resines (funcionario de trámites matrimoniales), uno de los intérpretes de la reciente Ola de crímenes (Gracia Querejeta). Las otras corresponden a Maite Sandoval (serie El fin de la comedia) y Antonio Dechent, que son los padres de la arrolladora Jenner. El actor sevillano participó en la aún en cartel Jaulas (Nicolás Pacheco).



Papeles a la medida

Miamor perdido viene a hablarnos de una pareja que ha perdido la fe en las relaciones sentimentales. Temen el doloroso momento de la ruptura y desarrollan mecanismos de autodefensa para poder evitar la tragedia del desenlace de la relación”, explica Emilio Martínez-Lázaro. Es director de éxitos del cine español como El otro lado de la cama Los dos lados de la cama, pero también de las dos entregas de Ocho apellidos..., capaces de superar en recaudación a superproducciones de Hollywood.

   “Creo que la película tiene una línea argumental novedosa, un papel de protagonista masculino hecho a la medida de Dani Rovira y un papel de protagonista femenina que sitúa a Michelle Jenner como actriz brillante y de gran talento”, comenta. Su firma aparece asimismo en los filmes Carreteras secundarias, Las 13 Rosas o La montaña rusa.

   Miamor perdido contiene situaciones disparatadas, alegres, graciosas, con intérpretes que encandilan en su labor conjunta: Rovira y Jenner. Martínez-Lázaro conjuga el absurdo de una screwball comedy con una trama deliciosamente romántica que nos remite a las comedias de Woody Allen. Estamos ante una cinta ideal para estos días de Navidad en los que deseamos que las cosas vayan bien. En los que sonreír no sea tan difícil.

www.aisge.es :: 2019