Noticias

05-02-2018

Mejor Actriz de Reparto

Adelfa Calvo

La importancia de ser una mujer grande
 
 
PEDRO PÉREZ HINOJOS (@pedrophinojos)
Se autodefine como “una actriz que canta bien”, pero Adelfa Calvo (Málaga, 1962) es bastante más que eso. En sus años de carretera y manta con modestas compañías de teatro aprendió todos los trucos del oficio, que en años posteriores transmitió a otros actores como coach. Y ejerciendo de esto último durante un rodaje en Sevilla para el elenco de la serie Arrayán en la televisión andaluza, le llegó la oportunidad que cambió su vida: dos directoras de casting la abordaron mientras tomaba un café de máquina y la convencieron de que resultaba ideal para un personaje que le faltaba a González Iñárritu en el plantel de su Biutiful; el de una “mujer grande”, según rezaba literalmente en el guion. Pasó la prueba y unas semanas más tarde rodaba junto a Javier Bardem.
   
   Siete años después de aquello, y unas cuantas películas y series en las que ha dejado su huella, Calvo ha visto superados sus sueños con el Goya por su papel en El autor, el de la portera doña Lola, inopinada cómplice del protagonista Javier Gutiérrez. Pero con su premio también se han despertado las ilusiones y los sueños de otras actrices, maduras y naturales como ella. “Las mujeres tenemos muchas historias bonitas que contar”, proclamó la actriz malagueña al recoger su cabezón, consciente de que puede ser un referente para otras muchas compañeras. Aunque en su caso particular, además podría cantarlas. Ser la orgullosa nieta de La Niña de la Puebla y la adorada hija de Adelfa Soto deja sello y voz.
 

www.aisge.es :: 2019