Noticias

27-09-2012

El Gobierno asesta un hachazo del 30 por ciento a los presupuestos de Cultura
 
Los recortes también serán drásticos en el ICAA, que se queda con apenas 50 millones frente a los 106 de 2010


NANO AMENEDO 

El mundo de la cultura será, una vez más, el gran damnificado en las cuentas de la nación. Los Presupuestos Generales del Estado contemplan para 2013 una reducción del 30 por ciento en las partidas culturales, ya de por sí muy mermadas en el ejercicio de 2012. No hay una sola rama cultural que se libre del hachazo que el Gobierno tiene preparado para el año venidero. El Instituto de Cinematografía y Artes Audiovisuales (ICAA), sin ir más lejos, perderá un 30 por ciento respecto a las cuentas de 2012 (68,8 millones), que ya habían adelgazado un 35 por ciento si las comparamos con los 106 millones disponibles para 2010.
 
El Fondo Nacional de la Cinematografía, del que dependen las ayudas a la producción, también sufrirá los efectos de la poda gubernamental. Los 49 millones actuales, incluidos en el presupuesto del ICAA, se quedarán para 2013 en apenas 30, según la información que adelantó el periódico El País. Y el panorama es igualmente desolador para artes escénicas, música, arte o bibliotecas, pese a que el sector cultural equivale al 4 por ciento del Producto Interior Bruto en España y da trabajo a cerca de 600.000 familias.
 
Nada de ello servirá como atenuante en los tijeretazos del Ejecutivo. La cultura en España no solo ha perdido el 70 por ciento de sus recursos desde 2009, sino que acaba de afrontar una subida brutal del IVA, del 8 al 21 por ciento, en la inmensa mayoría de sus formulaciones, como las entradas de cine, teatro, música y demás espectáculos. El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, aclaró recientemente que estos eventos no eran culturales, sino “productos de entretenimiento”. Nada se sabe en cambio de la Ley de Mecenazgo, anunciada como medida estrella para salvaguardar el sector y de la que no se ha vuelto a tener noticias.
 
Para este 2013, a título de ejemplo, no se ha designado ni un solo céntimo de euro en la partida de adquisición de libros para bibliotecas. Los museos no salen mucho mejor parados: un 30 por ciento de restricción para el Prado, un 25 por ciento al Reina Sofía, un 33 por ciento en el caso del Thyssen. Según la información de El País, en la sangría a las cuentas culturales también puede influir la “gélida relación” entre el ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, y su secretario de Estado para Cultura, José María Lassalle. El primero encajó muy mal que su teórico brazo derecho cultural declarase en julio: “La subida del IVA cultural es difícilmente explicable”.
 
La información completa puede consultarse en http://cultura.elpais.com/cultura/2012/09/26/actualidad/1348692120_825811.html

www.aisge.es :: 2019