Noticias

29-04-2013

Michelle Jenner, que da vida a Isabel de Castilla, en un momento del rodaje

Michelle Jenner, que da vida a Isabel de Castilla, en un momento del rodaje

Isabel: Intrigas
palaciegas con gancho entre los espectadores
 
Nos colamos en la grabación de los 13 capítulos que conformarán la segunda temporada de una de las series triunfadoras en 2012. 4,5 millones de espectadores vieron cómo la infanta se convertía en reina
 
 
 
NURIA DUFOUR
Reportaje gráfico: Marié Renard
En unos tiempos en los que se replantea el modelo de Estado, de ese mismo Estado que surgiera hace más de cinco siglos en el corazón de la península, la teleserie Isabel indaga en las esencias de aquella alianza primigenia sobrevenida entre los estertores de una Edad Media en decadencia y un Renacimiento emergente.

   Dos patrias, la de Aragón y la de Castilla, de espíritus bien distintos pero intereses comunes, encarnadas en las figuras de sus augustos monarcas, Fernando II de Aragón e Isabel I de Castilla. Ellos supieron unir el alma comercial y emprendedora de los aragoneses, abierta a las nuevas corrientes del Mediterráneo, con el espíritu austero y guerrero de los castellanos, gracias a la habilidad política y diplomática del uno y al liderazgo firme de la otra. Ambos superaron diferencias y desconfianzas de pequeños señoríos y condados, obstinados en la defensa de privilegios feudales, residuo de otro tiempo.

   Varios han sido los intérpretes, nacionales e internacionales, que han dado vida a estos personajes históricos, cuyas alianzas y estrategias político-militares modificaron para siempre nuestro destino. Pero nunca se había llevado a cabo una producción audiovisual que hiciera foco en esta poderosa pareja de primos sanguíneos, convirtiéndola en  protagonista absoluta.
 

Michelle Jenner (Isabel) y Nuria Gallardo (Beatriz de Braganza)

Michelle Jenner (Isabel) y Nuria Gallardo (Beatriz de Braganza)

 
 
   De Isabel hemos visto a Sigourney Weaver en la versión que de Cristóbal Colón realizara Ridley Scott (1492, la conquista del paraíso), a Isabel Ordaz (La reina Isabel en persona), Amparo Rivelles (Alba de América),  Susi Sánchez (Juana la loca) o Faye Dunaway (Christopher Columbus). Mary Carrillo la interpretó por primera vez en una producción española (El doncel de la reina, 1943) y hasta existen dos películas mudas, The coming of Columbus (1912) y Columbus (1923), en las que el rol de la reina Católica cayó en las norteamericanas Kathlyn Williams y Dolores Cassinelli.

   Y de Fernando se han caracterizado actores tan diversos como José Suárez, Juan Ribó, Héctor Colomé, Tom Selleck, Luis Varela e incluso  José Luis López Vázquez, esposado con Lola Flores, en la sui géneris visión que de la corte Trastámara reflejara la cinta de 1983 Juana la loca, de vez en cuando.

   En este caso, los personajes los encarnan Michelle Jenner y Rodolfo Sancho, para quienes participar en un proyecto de las características técnico-artísticas de Isabel es un reto constante. “De los más difíciles e interesantes que he tenido que hacer”, afirma Michelle. ¿Interpretar a Fernando le está permitiendo descubrir recursos?, preguntamos a Rodolfo. “Más que descubrirlos, me está permitiendo utilizarlos. Para un actor en general es difícil hacerse a la idea de lo que es capaz de hacer hasta que lo hace”.
 

Jordi Frades, director de la serie

Jordi Frades, director de la serie

 
   El director (tres más forman su equipo) y responsable del diseño general, Jordi Frades, siempre tuvo claro el reparto. “Pensé, por ejemplo, en Pablo Derqui en cuanto leí la descripción de Enrique IV”. Frades ya había colaborado con muchos de los intérpretes que lo integran. “Cuando trabajo con actores con los que me siento a gusto y me entiendo bien, repito. Vengo del mundo del teatro y me gusta el concepto de compañía teatral”.

   Recorriendo los espectaculares decorados, obra del director artístico Marcelo Pacheco y su equipo (18 personas), se perciben las raíces teatrales de Jordi Frades y el tono shakesperiano de la historia, capaz de traducir y plasmar toda la riqueza que el teatro aporta, muy en la línea de las reconstrucciones históricas británicas (el largometraje Elizabeth y la teleserie Los Tudor fueron dos de sus referentes visuales). Aunque, eso sí, con muchos menos medios. “Ya me gustaría ver”, apunta Marta Marín, jefa de maquillaje y peluquería, “cómo trabajarían con nuestras limitaciones de tiempo y presupuesto”. Pero no se quejan.

   Y es que disponen de 45 minutos para caracterizar a los personajes femeninos y de 30 para los masculinos. Tiempos que se complican cuando toca exteriores o se trabaja con doble unidad y tienen que peinar y maquillar, además, a la figuración.
 

Equipo de vestuario capitaneado por Pepe Reyes

Equipo de vestuario capitaneado por Pepe Reyes

 
 
   A contrarreloj también funciona el departamento de vestuario (cinco salas alinean interminables percheros). Solo para la reina, llevan ya diseñados cincuenta trajes. “Se tarda mucho en vestir”, nos cuenta Pepe Reyes, el figurinista, “y no se ve ni la mitad de lo que les ponemos”. Recuerda la secuencia de la rendición de Granada, grabada pocos días atrás y para la que se inspiraron en el cuadro de Pradilla. “Aunque nos tomamos ciertas licencias, lo reinterpretamos porque es una pintura del siglo XIX”.

   Los actores coinciden en la dificultad que encierra ataviarse con los ropajes de la época. “Es lo más duro”, sostiene Rodolfo Sancho, a lo que Michelle Jenner añade :“pesan muchísimo por la cantidad de sobretodos que llevamos”. Las réplicas son tan fieles a los originales que algunas de las que ha mostrado van forradas de armiño.

   El proyecto de Isabel permaneció un tiempo en los despachos de la cadena pública hasta que en 2010 recibió fumata blanca. La productora catalana Diagonal TV, con mucho bagaje en ficciones de ambientación, ha logrado dar con un producto de factura extraordinariamente cuidada.

   “Quería una serie de miradas. Insistí mucho con David Azcano, de fotografía, en huir de la atmósfera de castillos. Buscaba que en los planos cortos se vieran bien los ojos de los actores”, argumenta el director. En cuanto a la luz, esta no podía llegar muy saturada. Por ello utilizan una iluminación muy azulada.
 

Chema de Miguel (Abraham) y Manel Sans (Moisés)

Chema de Miguel (Abraham) y Manel Sans (Moisés)

 
   El rodaje de Isabel se inició en el verano de 2011. La serie debería haberse estrenado a comienzos del año siguiente, pero la cadena lo pospuso para no computarlo como gasto del ejercicio y la presentó el 10 de septiembre. La producción ya se había probado en un cine de Madrid y en los festivales de Vitoria y San Sebastián, lugares donde recibió una clamorosa acogida.

   Esa respuesta se repitió la noche de su debut televisivo, con un 20,1 por ciento de cuota de pantalla y 3.500.000 espectadores. Y los datos fueron creciendo hasta su despedida en diciembre, con la entronización de Isabel I de Castilla, rozando el 23 por ciento de share y los cinco millones.

   “No esperábamos”, nos dice Rodolfo Sancho, “que tuviese tanta audiencia entre el público más joven. Esto sí que ha sido una sorpresa”. Y es que el dato medio alcanzado en ese sector de población (cuatro a 12 años) se ha mantenido en el 20 por ciento.

   El rodaje es intenso. En una hora de media, la secuencia está grabada, lista para iniciar la cadena de procesos de postproducción. Alrededor de nueve meses tardan en completar la temporada.

   Hoy las acciones transcurren en uno de los platós (1.800 metros cuadrados). En el otro (1.200 metros), el equipo de arte ultima el montaje de la Alhambra de Granada, una reproducción rigurosa para la que han empleado cuatro meses, aunque también rodarán en sus dependencias. “Patrimonio nos permite grabar en los momentos en que esté cerrada para hacerlo así compatible con las visitas”, resalta Laura García, directora de producción. La tecnología digital –alrededor de 40 planos se retocan por capítulo– permitirá eliminar del complejo arquitectónico el palacio de Carlos V, nieto de los monarcas, cuya construcción es posterior.
 

Atrezista ambientando el decorado antes de rodar

Atrezista ambientando el decorado antes de rodar

 
   Preguntado por el número de decorados y localizaciones que aparecerán en los nuevos capítulos, la cifra que Marcelo Pacheco revela se nos antoja reseñable: “91 espacios capitulares y unas 52 localizaciones para ambientar”.

   Michelle Jenner y Rodolfo Sancho nos atienden en sus respectivos camerinos mientras los técnicos preparan el tercer set de la jornada (cinco figuran en la orden del día, siete alcanzan en otras sesiones y cuatro cuando salen a exteriores). En este momento, Isabel, postrada en la cama para evitar perder el hijo que espera, se reconcilia con Beatriz de Bobadilla, dama que fue del séquito de su madre, Isabel de Portugal (Clara Sanchís), convertida en confidente y protectora.

   El personaje de Beatriz está dando a Ainhoa Santamaría, la actriz alavesa que lo interpreta, la oportunidad de conocer a “grandes” actores y actrices de este país y aprender de su trabajo. “Me alegro de que la industria de ficción en televisión siga teniendo su hueco. No la dejemos morir”.
 
 

Michelle Jenner

Michelle Jenner


ISABEL I DE CASTILLA - MICHELLE JENNER 
“Me asustaba interpretar a una reina”
 
Actriz desde niña, a los seis ya hacía doblaje, un trabajo que le ha permitido ver mucho cine y entrenar la dicción. “Cuando doblas una película ves una secuencia una vez tras otra, inconscientemente te quedas con la interpretación y aprendes mucho”, explica Michelle Jenner, que aborda su primer protagonista en televisión.
El personaje de Isabel, coronada reina a los 23 años, le ha otorgado un reconocimiento que no esperaba. “Podía intuir que la serie gustaría por la calidad, pero lo cierto es que ha sido increíble”.

– Está realizando un personaje de los que marcan. ¿Cómo se lo preparó?
– Al principio me asustaba mucho tener que interpretar a una reina. Era algo muy abstracto. Busqué desde el lado de la mujer y, aunque nos separen siglos de diferencia, quise hacerlo de manera que el espectador pudiera sentirse identificado con ella. Hablé con el director [Jordi Frades], que tenía las cosas muy claras.

– ¿Qué ha descubierto de usted como actriz interpretándola?
– Me gusta su valentía. Hasta ahora mis papeles habían sido de más niña (Los hombres de Paco, No tengas miedo). Nunca había sacado tanto carácter. Ayer [adopta tono de autoridad en la voz] mandé que arrojaran a unos desde las torres más altas del Alcázar.

– Ha confesado que de estudiante la asignatura de Historia no se le daba muy allá.
– Si de pequeña hubiese visto una serie como Isabel, habría aprendido muchísimo. Cuando empecé a prepararme el papel, me di cuenta de que apenas sabía cuatro cosas de los Reyes Católicos. Profundizas y es apasionante la vida que tenía esa gente.

– ¿Quién manda más, Isabel o Fernando?
– Diría que Isabel, aunque tengan sus rifirrafes. Los dos llegan al acuerdo de poner por delante la política y dejar lo personal en segundo plano… aunque se quieran.

Rodolfo Sancho

Rodolfo Sancho

FERNANDO II DE ARAGÓN - RODOLFO SANCHO
“Fernando era un gran manipulador” 
 
Curtido en teleseries, empezó con la década dorada de la ficción televisiva. Muchos le recordarán por su papel en Al salir de clase. De aquello hace más de quince años y desde entonces Rodolfo Sancho ha ligado un trabajo con otro.

   No es la primera vez que viste de época –protagonizó la temporada inicial de Amar en tiempos revueltos y fue el padre Ángel en La señora–, pero sí la que retrocede tantos siglos en la historia. Cinco, para ser exactos. “Lo complicado no es hacer época, sino la profundidad del personaje”.

– ¿Cómo era el Rey Católico?
– A diferencia de Isabel, Fernando había sido educado para ser rey. Quería y deseaba el poder. Amaba a su familia y a la vez era un tirano y un gran manipulador.

– La historiografía dice que Maquiavelo se inspiró en él para escribir ‘El príncipe’.
– Sí, en él y en César Borgia. Fernando era muy astuto. Planteaba una idea y terminaba haciendo creer a su interlocutor que era suya.

– ¿Qué claves le resultaron más útiles de las que le dio el director?
– Su dinamismo. No es un tipo de una pieza. Cuando ríe, ríe; cuando ama, ama, y cuando despacha a uno al verdugo, es un déspota.

– ¿Quién manda más, Fernando o Isabel?
– El que sabe es Fernando, pero entre los dos llegan a acuerdos de cómo hacer las cosas.

– Tanto monta, monta tanto...
-El “tanto monta, monta tanto” no existía como tal. Fernando llevaba en el emblema de su escudo la leyenda “tanto monta”, que copió de Alejandro Magno. Alguien le dijo que si lograba deshacer un nudo se convertiría en señor de Asia. Decidió no perder tiempo cortándolo a mano y utilizó la espada. Tanto monta cortar como desatar. Lo importante es el objetivo. Y eso se lo aplicó Fernando a sí mismo. El “tanto monta, monta tanto, Isabel como Fernando” se formuló siglos después. Ellos jamás escucharon esa frase.
 

Cojines realizados a mano en el departamento de dirección artística

Cojines realizados a mano en el departamento de dirección artística



EL FUTURO
¿Tercera temporada?
La situación económica que atraviesa la televisión pública viene provocando un drástico ajuste a la baja en las partidas presupuestarias destinadas a las ficciones, con grave perjuicio para actores, técnicos y proyectos. Levantar hoy uno de la envergadura de Isabel exige una inversión monetaria nada fácil de conseguir.
Originalmente, la serie fue diseñada en tres tandas de 13 capítulos cada una. Tres grandes bloques en los que se recrearía la vida de un personaje clave de nuestra historia.

El primero arrancó y finalizó con la entronización de Isabel como reina de Castilla. Entre medias, un flashback en el que se relataban su adolescencia en la conspiratoria corte de su hermanastro Enrique IV y su matrimonio con Fernando II de Aragón. “Los guionistas hicieron un trabajo excelente”, subraya el director, “logrando crear intriga en una historia de la que se conoce su desenlace, haciendo dudar en el espectador de si Isabel se casaría o no con Fernando”.

El segundo, tras varios meses de impasse, recibió la aprobación de la cadena, gracias probablemente a la calurosa aceptación del público y al reconocimiento nacional e internacional a través de nominaciones (Unión de Actores, Academia de TV) y premios (Ondas, Fotogramas a Michelle Jenner y tres galardones de la Asociación de Cronistas de Nueva York para Jenner, Pablo Derqui y la propia ficción).

Previsto su estreno el próximo otoño, esta nueva remesa abarcará dieciocho años, periodo durante el que se recrearán la guerra de Sucesión de Castilla, la reconquista de Granada y el fin del reino nazarí, la expulsión de los judíos y los primeros contactos de Cristóbal Colón con el matrimonio real hasta la partida del navegante a las Indias en 1492.

Y para la puesta en marcha del tercer acto, una incógnita a día de hoy, la productora busca financiación internacional. Jaume Benacolocha, consejero delegado de Diagonal TV, declaraba recientemente: “tenemos la idea de desarrollar en mayor medida la figura de Colón, su llegada y regreso a América. La coproducción sería una salida idónea, al permitirnos hacer una producción más potente”.

Por de pronto, cuentan ya con un patrocinador cultural (Telefónica) en los episodios que actualmente se graban. Estos mantienen su coste unitario –algo más de 600.000 euros–, pero para RTVE significará un ahorro global del 21 por ciento.
 
 

www.aisge.es :: 2019