¡Selfi!

¡SELFI!  UN CUESTIONARIO PARA NO CORTARSE UN PELO

 
 
 
Jaime Lorente 
 
 
Una improvisación sin sentido en el teatro y un golpetazo contra el cristal de una farmacia
 
 
 
 
• Al levantarme... pongo la cafetera italiana. ¡No puedo vivir sin ella!

• La primera web a la que le echo un vistazo cada mañana… La de El País.
 
 
 El objeto más preciado que tengo por casa… Sin duda, repito con la cafetera italiana.
 
 
• Las horas vuelan cuando… cocino. Es uno de mis vicios favoritos.
 
 
 Una manía imposible de evitar… No puedo salir de casa sin haberme metido entre pecho y espalda un buen zumo, un buen café, mis tostadas con tomate (si es murciano, mejor) y mi yogur. Soy un tragón...

• Es imposible que me acueste sin… ver un capítulo de la serie en la que ande enganchado. Siempre hay alguna...
 
 
 Jamás olvidaré el momento en que… me subí por primera vez a un escenario. Hice de Niño Jesús en la función de Navidad del colegio, ¡allí se decidió todo! 

 El juguete que me chiflaba de niño… Un Batman pequeño que me regaló mi hermano mayor. 
 
 
 Mi primer recuerdo televisivo… No sé cuál fue, pero me reía muchísimo viendo Manos a la obra. Me lo pasaba en grande.     
 
 La interpretación me ha cambiado… ¡la vida! Me ha regalado sentido, ilusión, compromiso, pasión.
 
 
 La última vez que un admirador me sorprendió fue cuando... me regalaron un fofucho con el aspecto de mi personaje que era absolutamente increíble. La gente tiene un talento que me asombra. Me pareció una obra de arte.
 
 
 Si necesito suerte llevo conmigo… ¡No soy nada de amuletos!
 
 
 Soy un absoluto desastre... con mi armario. No dura ni tres días organizado.
 
 
 Pasé vergüenza... en una farmacia. Abarrotada. El cristal estaba limpísimo y parecía la puerta, y me di un trompazo que casi lo parto. La gente no sabía si reírse o preocuparse.  

 La app más reciente a la que he hecho hueco en mi móvil… Idealista.
 
 
 Flipé por la casualidad de… reencontrarme con Miguel Herrán en dos proyectos seguidos.
 
 
 No tengo pelos en la lengua para hablar de… todo lo que signifique defender mis principios, mis inquietudes, mi posición ideológica.
 
 
 La gente se parte de risa si cuento... el único blancazo que he tenido en teatro. Fue cuando empecé en esto. Recuerdo un soneto maravilloso de Lope, yo solo en el escenario de rodillas pensando: "¡Ay mi madre, no tengo ni idea de lo que digo!". Improvisé algo sin sentido que provocó más risas que otra cosa.  
 
 
 A veces me miran como un bicho raro por… verme tan delgadito, cuando flipan con las enormes cantidades que como. Mientras haya comida, yo no paro.
 
 
 Menudo susto me llevé cuando... me encontré a un hombre en mi terraza al entrar en casa tras regresar de vacaciones. ¡Vivo en un quinto sin ascensor, no entendía aquello! Al final resultó que estaba de obras en la fachada.   
 
 Un personaje histórico con el que me habría tomado un café… Carlos I.   
 
 
 No me resisto cuando en la carta de un restaurante veo… tarta de queso.
 
 
 Regresaría mil veces a… ¡Brujas!
 
 
 Quien más se aproxima a mi ideal de belleza… No hay duda: mi madre.
 
 
 Me bloquea el miedo a… quedarme solo.
 
 
 Quisiera parecerme… Luis Tosar. Es un ejemplo como actor y como persona. 
 
 
 Cuando me muera... que sea en familia, con lo que de verdad importa.
 
 
 Me gustaría ser recordado por... ¡Puf! Pregunta difícil. Por haber regalado amor y haber vivido con honestidad y bondad. Que en lo profesional me recuerden por haber conseguido ser el mejor actor de mí mismo. Deseo que mi trabajo perdure en el tiempo.
 
Así se lo ha contado a Héctor M. Rodrigo


El de Jaime Lorente (Murcia, 1991) se ha convertido en un rostro mundialmente conocido de la noche a la mañana gracias a su papel de Denver en la trepidante La casa de papel, que pasó de la parrilla de Antena 3 a ser la serie más vista en lengua no inglesa en la historia de Netflix, cuya tercera temporada acaba de anunciar la plataforma de cara a 2019. En esa ficción encarna a un conflictivo chaval de extrarradio que participa en el consabido atraco a la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre junto a su padre, apodado Moscú (Paco Tous), habilidoso a la hora desenvolverse con cerraduras y cajas fuertes. En el reparto se codea junto a Úrsula Corbéro, Alba Flores o María Pedraza, con quien también coincidirá en otra serie de Netflix España: Élite. Esta aborda la insoportable tensión que se desata entre los adinerados alumnos de un colegio selecto y los nuevos compañeros de clase obrera que llegan a él tras una catástrofe natural. Por lo que se sabe sobre el argumento, un asesinato hace que ese ambiente empeore, sobre todo porque el culpable no aparece...

A la proyección mundial del actor seguramente contribuya la llegada a las salas del filme Todos lo saben, con Ashgar Farhadi en la dirección y un trío protagonista formado por Javier Bardem, Penélope Cruz y Ricardo Darín, elegida ya para inaugurar este año el Festival de Cannes. Ostenta así el honor de ser la segunda película en español que abrirá el certamen después de conseguirlo Almodóvar en 2004 con La mala educación. Y el 11 octubre se estrenará la que es su segunda incursión en el celuloide, un thriller de época realizado por Dani de la Torre bajo el título La sombra de la ley, en el que Luis Tosar lleva el peso de la trama con su personaje de policía en la convulsa Barcelona de los años veinte. Los altos vuelos que ha adquirido la andadura cinematográfica de Lorente poco tienen que ver con su debut en Historias románticas (un poco) cabronas, aquel largometraje que Alex González Ygoa rodó en 2016 pese a contar con solo 500 euros de presupuesto.

El murciano está en racha. Quién se lo iba a decir a aquel muchacho que hace apenas dos años iniciaba su idilio con las cámaras en El secreto de Puente Viejo. Dio vida entonces a un químico llamado Elías Mato, que llegaba al pueblo con espíritu justiciero. Y con el empeño de hacer hablar a una chica muda. Aunque antes de emprender su andadura televisiva, a Lorente le sobraba experiencia sobre el escenario: primero fueron los montajes de la RESAD de Murcia y luego los de la compañía Cambalache Teatro, con los que le tuvo la oportunidad de hacer giras por EEUU y México. Ha sido además miembro de la aclamada La Joven Compañía en los espectáculos Fuenteovejuna y Hey boy, hey girl. En 2015 los espectadores pudieron verle en La Abadía con las funciones de El público (junto a Irene Escolar), mientras que en 2017 logró triunfar en los Teatros del Canal con Esto no es la casa de Bernarda Alba (al lado de Eusebio Poncela, Igor Yebra).
  

www.aisge.es :: 2019