twitter facebook instagram
Inicio Aisge
Noticias Entrevistas Cursos
 
Noticias
04-10-2016 Versión imprimir
De izquierda a derecha: los intérpretes Mercè Managuerra y Frank Capdet (consejeros de AISGE y patronos de la Fundación AISGE) acompañando en el encuentro informativo a Iván Arpa (coordinador del Área Asistencial de la Fundación AISGE)
De izquierda a derecha: los intérpretes Mercè Managuerra y Frank Capdet (consejeros de AISGE y patronos de la Fundación AISGE) acompañando en el encuentro informativo a Iván Arpa (coordinador del Área Asistencial de la Fundación AISGE)
 
El 46 por ciento de los artistas catalanes no encuentran empleo en la profesión
 
 
El 13 por ciento de los que trabajan lo hacen sin contrato
  
El índice de desempleo artístico es en Cataluña 15 puntos superior entre las mujeres frente a los hombres
 
 
 
 
[Barcelona, 4 de octubre] La lacra del desempleo afecta a casi la mitad de los artistas radicados en Cataluña. El 46 por ciento de los intérpretes catalanes no encuentran empleo en su profesión, un panorama que es todavía mucho más grave (el 60 por ciento) si nos fijamos solo en los artistas del sector audiovisual. La falta de trabajo afecta al 52 por ciento de los bailarines y al 45 por ciento de los actores de teatro. La situación es menos desalentadora en el caso de los dobladores, un colectivo cuya tasa de paro en el contexto catalán se reduce hasta el 24 por ciento.
 
   Estos datos forman parte del Informe sociolaboral sobre el colectivo de actores y bailarines en España, un trabajo sociológico de más de 400 páginas que la Fundación AISGE ha venido desarrollando durante los siete primeros meses de este año 2016. El estudio, el más minucioso de sus características realizado nunca en el país, se ha nutrido de un total de 3.282 encuestas, de las que 558 tuvieron lugar en las cuatro provincias catalanas. Este volumen de respuestas se corresponde con el 36,4 por ciento de los socios en Cataluña de AISGE, la entidad que gestiona los derechos de propiedad intelectual de actores e intérpretes. La fiabilidad de los diagnósticos, por tanto, es muy elevada y supera con creces la de los dos informes semejantes que la Fundación AISGE elaboró con anterioridad, en los años 2004 y 2012.

 
   Ante una situación laboral tan incierta, en Cataluña es frecuente que los artistas busquen alguna ocupación complementaria a la de subirse a los escenarios o pisar los platós. El 14 por ciento de las personas encuestadas ha desarrollado a lo largo de los últimos años uno o varios empleos en labores más o menos cercanas a su profesión, como la producción o las enseñanzas artísticas. Otro 27 por ciento, por su parte, ha obtenido algún otro trabajo en facetas que nada tienen que ver con el mundo de la interpretación. El paro en sentido estricto (es decir, contando estos otros empleos alternativos o de subsistencia más allá de la creación artística) se queda en el 25 por ciento en el ámbito audiovisual, 21 por ciento en teatro, 15 por ciento en danza y solo un 13 por ciento en doblaje.
 
 
58 por ciento de parados sin prestación
¿Cómo se las ingenian estos desempleados para llegar a fin de mes? Uno de cada cinco (21 por ciento) está percibiendo la prestación de desempleo y el 9 por ciento recibe el subsidio de 426 euros mensuales y un 5 por ciento cuenta con un subsidio de ayuda familiar. Pero lo cierto es que el 58 por ciento de los artistas en paro en Cataluña no dispone de ningún tipo de respaldo económico. La situación es todavía más grave entre los bailarines (75 por ciento) y los artistas audiovisuales (72 por ciento).
 
   Entre quienes sí logran ser requeridos para algún trabajo artístico en el territorio catalán, hay que advertir de que el 13 por ciento trabaja habitualmente sin contrato. Esta situación de ingresos irregulares o de “dinero en B” es más sangrante aún en el caso de la danza (27 por ciento de los casos). Y la existencia de organizaciones sindicales y convenios colectivos en vigor tampoco constituye una garantía absoluta para percibir unas contraprestaciones económicas dignas. Muy al contrario, el 22 por ciento cobra habitualmente menos que el salario del convenio, situación que se incrementa hasta el 29 por ciento en el caso del teatro y la danza.
 
 
La línea de la pobreza
Si nos circunscribimos únicamente a los ingresos obtenidos por el ejercicio de la profesión artística, resulta que el 58 por ciento de los artistas se sitúan por debajo de la línea de la pobreza. Este porcentaje engloba a los que no obtuvieron ningún ingreso en absoluto o a los que, habiendo conseguido trabajar “en lo suyo”, no superaron los 6.000 euros anuales (500 euros al mes de media). El porcentaje de artistas por debajo de la línea de la pobreza crece hasta el 66 por ciento en el sector audiovisual y el 68 por ciento entre bailarinas y bailarines. Solo la situación entre los dobladores es sensiblemente más favorable.
 
   Además de ese 58 por ciento mencionado, otro 13 por ciento del total de artistas se sitúan en la franja de la “situación precaria”, con ingresos medios entre 500 y 1.000 euros al mes. Quienes superan la condición de mileuristas son el 29 por ciento restante. Los que gozan de una posición menos apurada son los profesionales del doblaje: el 47 por ciento cobra más de 1.000 euros al mes. solo el 4 por ciento de los artistas catalanes perciben unas retribuciones superiores a los 6.000 euros mensuales.
Ingresos anuales por trabajos en la profesión artística
Ingresos anuales por trabajos en la profesión artística
 
La situación femenina
En el análisis según el género, las artistas salen especialmente malparadas en el ámbito catalán, pues su tasa de desocupación es 15 puntos superior: hay un 39 por ciento de paro entre los hombres y un 54 por ciento entre las mujeres. En los datos a nivel estatal ese índice de discriminación se acorta a 6 puntos porcentuales (45 frente al 51 por ciento), por lo que las diferencias por género son más agudas en Cataluña que en el cómputo de todo el Estado.
 
   Los demás valores de referencia también son desfavorables para las féminas respecto a sus compañeros. Ellas trabajan sin contrato con más frecuencia (17 por ciento frente a 10 por ciento), trabajan menos días al año y perciben menos ingresos. Las mujeres son mayoría en el segmento que gana menos de 600 euros anuales (31 frente al 17 por ciento), pero ellos dominan en la franja de ingresos superiores a 6.000 euros anuales (48 por ciento de hombres, 30 por ciento de mujeres).
 
 
Características demográficas
El colectivo de artistas presenta en Cataluña una ligera mayoría masculina, con un 53 por ciento de hombres frente al 47 por ciento de mujeres. La preponderancia masculina es mucho más agudizada en el caso del doblaje (61 por ciento), mientras que en el sector de la danza, por el contrario, se registra una mayoría del 63 por ciento de mujeres. En audiovisual y teatro los hombres son 55 de cada 100.
 
   Por último, la vocación artística es relativamente precoz en Cataluña, aunque esta es una característica compartida con el resto del Estado. Más de un tercio de los artistas catalanes (38 por ciento) obtuvieron su primer empleo como tales antes de los 18 años. El debut tuvo lugar entre los 18 y los 25 años en el 49 por ciento de las ocasiones. Aquellos que vivieron su primera experiencia artística después de los 25 años fueron solo el 13 por ciento.
 
   El inicio profesional más temprano se registra entre los bailarines: el 56 por ciento debuta en Cataluña antes de alcanzar la mayoría de edad. Los casos de carreras más tardías abundan más entre los dobladores: el 22 por ciento dio los primeros pasos en la profesión después de su 25 cumpleaños.
04-10-2016 Versión imprimir
© AISGE 2017   Webmaster   Condiciones de uso   Política de privacidad
Inicio