twitter facebook instagram
Inicio Aisge
Noticias Entrevistas Cursos
 
Noticias
28-09-2015 Versión imprimir
Foto de familia con todos los galardonados en la cita donostiarra
Foto de familia con todos los galardonados en la cita donostiarra
 
 
Javier Cámara y Ricardo Darín conquistan Donostia
 
La cubana Yordanka Ariosa, mejor actriz de una edición del Festival de San Sebastián rendida al cine latinoamericano
 
 
FRANCISCO PASTOR
Fue Cesc Gay quien les llevó a compartir escena por primera vez y, gracias al Zinemaldia, Javier Cámara y Ricardo Darín también comparten premio. Los intérpretes se marcharon del Festival Internacional de Cine de San Sebastián con sendas Conchas de Plata, entregadas excepcionalmente a la pareja de actores que protagoniza Truman. La obra del creador catalán competía en la sección oficial del encuentro y se marcha, también, con el premio de la prensa. Por su parte, el galardón a la mejor interpretación femenina sí tuvo una sola destinataria: Yordanka Ariosa, la actriz cubana que encarna a una prostituta en El rey de la Habana, el largometraje español y dominicano dirigido por Agusti Villaronga.
 
   Quizá, quién sabe, Cámara elija lucir la Concha de Plata junto al premio Goya que hace dos años recogió gracias a Vivir es fácil con los ojos cerrados (David Trueba). Ningún género cinematográfico parece resistirse a quien, a los 48 años, ha actuado a las órdenes de los primeros espadas del cine español; entre ellos, y como ocurriera en Hable con ella (2002), para Pedro Almodóvar. La carrera del intérprete creció en la pequeña pantalla, de mano de la comedia Siete vidas, aunque en este Truman el encuentro junto a Darín trata sobre la muerte. Con 58 veranos a sus espaldas, el protagonista de Relatos salvajes (2014), nominado al Goya en tres ocasiones y reiterado triunfador del cine en castellano, encarna el buen momento que vive desde hace un tiempo el audiovisual latinoamericano.
 
 
 
Javier Cámara y Ricardo Darín
Javier Cámara y Ricardo Darín
 
 
 
   De hecho, la victoria conjunta del riojano y el bonaerense ilustró a la perfección, en la gala acogida en el Kursaal, el espíritu del encuentro: las alianzas entre España y Latinoamérica y las diferentes coproducciones que se han proyectado durante ocho días en Donostia parecen la receta perfecta para gustar al público y a la crítica. Tal es el caso de Paulina, protagonizada por Dolores Fonzi y rodada por un equipo argentino, brasileño y francés, que se marchó del festival con tres menciones, incluida la del premio Horizontes Latinos. La historia de una abogada que decide dedicarse a la enseñanza, y cuyos ideales resisten a la tremenda violencia de su entorno, ya había conquistado el palmarés del último Festival de Cannes.
 
 
 
Yordanka Ariosa, Concha de Plata a la mejor actriz
Yordanka Ariosa, Concha de Plata a la mejor actriz
 
 
 
   No menos reveladora ha sido la mención especial que ha encontrado junto a la playa de la Concha el joven Luis Alejandro Silva. Con apenas 19 años y actor por primera vez en Desde allá, coproducción entre Venezuela y México, este actor ya disfrutó dos semanas antes de que la película que protagonizaba se llevara el León de Oro en Venecia. Su meteórica historia desborda la ficción: de familia humilde, hasta tuvo que dejar sus estudios de primaria por falta de dinero. Cuando conoció al director Lorenzo Vigas, este se empeñó en que nunca le daría un guion, sino que le contaría cuáles serían sus frases antes de cada plano. Y tuvo enfrente, nada menos, al veterano chileno Alfredo Castro.
 
   Cuenta con algo más de tablas, y también a pesar de su juventud, Irene Escolar. La actuación de la madrileña en Un otoño sin Berlín, película en la que comparte reparto con Tamar Novas y Ramón Barea, le ha valido una mención en la categoría Irizar, dedicada al cine vasco. La actriz parece gustar en Euskadi, ya que el año que viene podremos disfrutar de su actuación en Gernika.
 
 
El equipo de 'Sparrows', la cinta islandesa que obtuvo la Concha de Oro
El equipo de 'Sparrows', la cinta islandesa que obtuvo la Concha de Oro
 
 
 
   Europa no se ha quedado fuera, en cualquier caso, del palmarés del festival. La ganadora de la Concha de Oro, el primer premio de la sección oficial, es Sparrows, del joven islandés Rúnar Rúnarsson, un largometraje que también contó con el respaldo de Dinamarca y Croacia. Por su parter, Les chevaliers blancs (Joachim Lafosse) se marcha del encuentro con una Concha de Plata a la mejor dirección. La mención especial del jurado es para El apóstata, del uruguayo Federico Veiroj, que contó con coproducción francesa y española.  
 
   Y también en el viejo continente se queda este año el premio Donostia, que se concede a toda una carrera; en esta ocasión, a la de la actriz londinense Emily Watson. Quien creciera actuando para la Royal Shakespeare Company y acabara brillando en largometrajes como El dragón rojo (2002), La ladrona de libros (2014) y, este mismo año, en La teoría del todo recoge así la misma y prestigiosa distinción con la que también cuentan Meryl Streep, Julia Roberts o Carmen Maura. Según pronosticaba el diario El País, esta es una mención que, en algún momento, se acabará rindiendo también ante Darín. 
28-09-2015 Versión imprimir
© AISGE 2017   Webmaster   Condiciones de uso   Política de privacidad
Inicio