twitter facebook instagram
Inicio Aisge
Noticias Entrevistas Cursos
 
Entrevistas
30-06-2009 Versión imprimir
Entrevista al actor Juan Jesús Valverde
 
 
 
 
 

Natural de Arenas de San Pedro, inició su camino de la interpretación en los Teatros Universitarios y de Cámara, en Santiago de Compostela y Madrid. Con cuarenta años de profesión, cuenta con más de 100 estrenos teatrales, 54 películas y 300 programas de televisión.

 
¿Qué tipo de preparación consideras necesaria para dedicarse al mundo de la interpretación?
Para cualquier oficio se precisa indudablemente un aprendizaje, pero en cuanto a los actores, yo creo que como todo artista, se debe nacer con una serie de cualidades que después hay que perfeccionar, ya sea en la propia práctica o en una buena escuela de interpretación.
 
¿En qué medio te sientes más creativo como actor, en el teatro, en el cine o en la televisión?
Para un actor vocacional, los escenarios, la cámara e incluso el micrófono son medios apasionantes, aunque siempre se siente debilidad por los escenarios, porque ahí somos los dueños de nuestros propios actos.
 
¿Qué es lo que mas admiras en una buena interpretación?
La sinceridad y la convicción son fundamentales en esta profesión, hay que hacer creíbles los personajes.
 
¿Un actor debe sentir lo que intenta transmitir?
Bueno eso ya no lo sé, de lo que estoy seguro es que el espectador debe sentir las emociones de los personajes a través de nuestra interpretación. Pero efectivamente hay actores que no sienten nada y sin embargo el espectador no lo percibe.  
Lo importante no es lo que el actor sienta, sino lo que el espectador recibe.
 
¿Crees que es bueno ser muy exigente con uno mismo cuando se esta preparando o estudiando un personaje, o hay que dejarse llevar durante los ensayos, para que la interpretación fluya y vaya cogiendo forma?
Hay que comprometerse con el propio espectáculo. Tanto el teatro como el cine o la radio, son trabajos colectivos y hay que ser exigente con uno mismo, pero también con los demás.
 
¿Puede la actitud de un director bloquear a un buen actor y limitarle en el desarrollo de su personaje?
Por supuesto. Un actor al que yo admiraba mucho, Agustín González decía: “que el enemigo público de un actor siempre es un director”. Tal vez esto sea exagerado, pero sí, hay directores que no tienen ni idea de lo que es un actor, ni cómo trabajar para sacar lo mejor.
 
¿Consideras imprescindible que un actor tenga una formación cultural importante?
Creo que todo ser humano debe tener una formación cultural, indudablemente. Pero a la hora de trabajar he conocido actores fabulosos que tenían lagunas culturales, pero que gozaban de una fuerza de convicción extraordinaria.
 
¿En qué tipo de interpretaciones te sientes más a gusto?
No tengo un género preferido, lo cierto es que, hay historias y personajes con los que disfruto más. Aunque la “tragedia” del actor, es no poder elegir el papel. Los demás, productores, directores, lo hacen por ti, pese a que uno mismo, es el que mejor sabe los personajes que mejor le van.
 
¿Tienes algún consejo imprescindible para alguien que quiera ser actor?
Pues más que un consejo, un deseo: que busque trabajo, que lo encuentre y que tenga suerte.
 
¿Cuál es tu lectura favorita?
Leer es conocimiento y cultura, que es importantísimo para el ser humano. La curiosidad para un actor es fundamental. Todo le debe interesar, porque de alguna forma siempre te puede tocar interpretar cualquier tipo de persona y cuanto más conocimiento se tenga, más fácil resultará visionar el personaje. Hay una frase que define esto muy bien, "el actor debe ser una persona, que sepa de todo pero sin ser especialista en nada".
Yo recomiendo autores a los que releo continuamente: Delibes o Pío Baroja.
 
¿Qué opinas del cine español?
Independientemente de los problemas financieros y de ayudas estatales a la producción, que es un tema importantísimo para que el cine pueda seguir haciéndose, creo que la mayoría de nuestro cine tiene un nivel extraordinario, y por supuesto, actores, directores y guionistas con mucho talento.

Yo soy un consumidor del cine español, me interesa todo lo que se hace en este país.
 
¿Qué música es tu favorita?
Me gusta mucho el rock, soy un buen rockero. Y me gusta Elvis, Sinatra o Ana Belén.
 
¿Consideras tu profesión solidaria a nivel individual y colectivo?
En términos generales, esta profesión va pasando por etapas, hay momentos en los que la colectividad a sido muy importante, incluso a despertado cierta curiosidad en la ciudadanía y otros que alteraron los ánimos de mucha gente. Pero es una profesión solidaria por encima de todo, tal vez sea porque el actor vive en un estado permanente de inseguridad laboral.
 
Con AISGE has estado al timón del “Taller de la memoria de la escena”. ¿Crees que ha sido importante este taller?
Sí, ha sido muy importante por varias razones. Primera porque nunca ha habido talleres para los mayores y nunca se pensaba en ellos. Segundo que a los mayores se les saca de sus casas para que realicen una actividad, algunos se les arranca del sofá y la televisión, y se les implica en una tarea divertida y creativa. Y en tercer lugar, porque con sus memorias estamos haciendo la historia de nuestro teatro, de nuestro cine, y si me apuras de nuestra propia sociedad.

Yo me siento muy orgulloso de pertenecer a una Sociedad como AISGE, que se preocupa tanto de la parte Asistencial de sus socios, y que es capaz de sacar adelante y defender proyectos como “El Taller de la memoria de la escena”
Imagino que habrás tenido momentos muy emocionantes durante el taller, y que te habrás implicado mucho con los alumnos.

La verdad que ha habido muchos momentos maravillosos, y muchos detalles, pero si tengo que nombrar alguno sería a la actriz Elisa Ramírez, que al principio se resistía a participar porque se encontraba con una depresión profunda. El taller la ayudó mucho, le dio tanta energía que le entraron ganas de volver a estar en activo, a sus sesenta y pico de años y después estar varios años retirada de los escenarios. Pero sobre todo ha quedado entre nosotros una gran amistad y mucho cariño.
 
¿Qué significó para ti escribir tu primer libro: Los pasos de un actor?.
Fue estupendo, porque nunca me lo había planteado, y lo hice a petición de la editorial que quería que escribiera algo didáctico para jóvenes actores. Pensé que mejor era contar cómo había sido para mí dar esos pasos como actor.
Ahora tengo dos proyectos, uno sobre la Historia del cine español del siglo XX, y otro titulado: El misterio del actor, con opiniones de lo que es o debe ser un actor a través de los tiempos.
 
Y así terminamos, deseando ver pronto a este gran actor...
 
 R.M.
30-06-2009 Versión imprimir
© AISGE 2017   Webmaster   Condiciones de uso   Política de privacidad
Inicio