twitter facebook instagram
Inicio Aisge
Noticias Entrevistas Cursos
 
Noticias
24-11-2015 Versión imprimir
Foto: Carlos M Picazas
Foto: Carlos M Picazas
 
 
Juan José Ontiveros, Joven Promesa en el IX Premio Paco Rabal
 
 
MARTÍN RODRIGO
Un perfil titulado ¿Quién (no) ama a Bill Murray? y publicado en la revista digital El antepenúltimo mohicano el 15 de diciembre de 2014 le ha servido a este autor para imponerse sobre los otros 20 candidatos menores de 30 años que se disputaban la categoría Joven Promesa, cuyo objetivo es fomentar la producción informativa sobre cultura y artes escénicas por parte de las nuevas hornadas de periodistas. “Quien ha escrito esta pieza es ingenioso y tiene buena pluma. Su estilo es propio de gente más mayor, así que seguro que en el futuro tomará un buen rumbo literario”, sentenció el jurado.
 
   Este trabajo empieza a arrojar luz sobre la extravagante personalidad del actor estadounidense Bill Murray a raíz de su comparecencia en un programa. En el plató relataba sin tapujos cómo en una ocasión se convirtió por casualidad en la estrella indiscutible de una despedida de soltero que unos fans suyos estaban celebrando cerca de su mesa en un restaurante. De semejante estampa sorprende no solo la naturalidad del artista; también su capacidad para pervivir en la memoria de la gente pese a sus largos períodos de ausencia frente a la cámara. Primero, porque no tiene agente que le represente. Segundo, porque únicamente acepta los proyectos que le agradan.
 
   El empeño por mantenerse fiel a su voluntad viene de lejos, quizá de los primeros los años ochenta, cuando con su descaro chantajeó a la mismísima productora Columbia: actuaría en el exitazo de ciencia ficción Los cazafantasmas a cambio de que rodasen su adaptación de la novela Al filo de la navaja. Y así fue.
 

 
 
 
   El redactor intercala en ese retrato humano una sinopsis con apreciaciones muy personales de St. Vincent, la última película capaz de reclutar a Murray en su reparto. Y como en toda reseña que se precie, por atípica que sea, alaba las virtudes artísticas (ahora sí) que a su juicio posee el protagonista. Un hombre a quien encumbra casi a mito al poner en valor incluso la discontinuidad de su carrera: “Irse no es más que una razón para volver fortalecido”.
 
   A pesar de que Ontiveros (Madrid, 1989) comenzó los estudios universitarios de Historia en 2007, ya por entonces antepuso su pasión por el periodismo, una disciplina en la que acumula distintos cursos: escritura creativa, escritura cinematográfica… Como profesional alcanza ya los cuatro años en la cabecera digital de cine El antepenúltimo mohicano. Su currículum formativo también se orienta hacia el sector audiovisual, pues es técnico superior en Imagen y técnico superior en Producción de Audiovisuales, Radio y Espectáculos.
24-11-2015 Versión imprimir
© AISGE 2017   Webmaster   Condiciones de uso   Política de privacidad
Inicio