twitter facebook instagram
Inicio Aisge
Noticias Entrevistas Cursos
 
Noticias
19-09-2016 Versión imprimir

 

La película de mi vida


 
Jacobo Serra
 ‘Amanece, que no es poco’ (José Luis Cuerda, 1989)



“Las expresiones que usan en el filme son las mías. Es surrealismo rural”




TOÑO FRAGUAS
Reportaje gráfico: Marina Ene
Los tópicos están para romperse, y Jacobo Serra demuestra saber mucho de eso. La abogacía era la profesión familiar, pero se decidió por la música. Y aunque vino al mundo en Albacete allá por 1983, canta en perfecto inglés y con influencias de los sesenta en adelante. Si las ventas de música digital crecen año tras año, a él poco le importa: tras un primer EP (The Word I Never Say, 2012) y un primer LP (Don’t Give Up, 2014), pensó que era hora de lanzar otro EP, en vinilo y con copias limitadas. Así nació Icebergs en 2016. La calidad de su música logra que las acciones supuestamente anticomerciales le salgan bien. Algo así pasó con la película de José Luis Cuerda que elige este músico: Amanece, que no es poco (1989). No cosechó en su estreno un gran éxito de público, pero una lluvia fina de admiradores la convirtió con el tiempo en uno de los grandes títulos de culto. Quizá la estrategia sea cosa de origen: Serra y Cuerda nacieron en el mismo sembrao.
 
   “Es humor muy manchego. La primera vez que la vi debía tener ocho o nueve años y no era consciente de que lo que salían eran pueblos de allí. Pensaba que todo el mundo era así. Me acuerdo de verla y de no entender nada… No entender nada, pero encantarme. El argot de la película, todas esas expresiones, son las mías”, cuenta.
 
 
 

 
 
   Es un espectador atípico de Amanece, que no es poco. Su experiencia a la hora de enfrentarse a esta historia –ha vuelto a verla expresamente para la entrevista) es minoritaria. Por edad y por procedencia. Eso explica su curioso punto de vista. A él no le resulta inverosímil el filme de Cuerda: “La película es surreal, pero no irreal. Lo único irreal son los disparates que sueltan, pero cómo lo dicen y todo lo demás es muy real. Me hace mucha gracia que digan esas cosas y las digan serios. He leído por ahí que incluso se podría calificar de subrruralista. Porque es surrealismo rural. Me recuerda un poco al realismo italiano: Antonioni, Rosellinni, Visconti. Ese es mi cine favorito, aunque sean cintas de los años cuarenta o cincuenta”.
 
   Como buen amanecista, es difícil detenerlo cuando se le pide que rememore secuencias que le gusten. “La escena del libre albedrío, cuando dice algo así como que el libre albedrío es una gozada si se sabe llevar bien… Y luego el papel de Sazatornil como guarda civil: ‘En este pueblo lo que se siente por Faulkner es auténtica adoración’. O la escena de la misa, en la que el público aplaude como si fuera un concierto”.
 
 

 
 
 
Música e imagen: tándem indisoluble
El día a día de Serra se parece bastante a una película con banda sonora. “La música para mí es como el oxígeno. Voy con auriculares, canto en la ducha… Allá donde voy, procuro que todo me inspire, siempre con un filtro musical”, asegura. Serra ha compuesto además para televisión, cortometrajes, para sus propios videoclips… Su concepto de la música es visual y su concepto de la imagen es musical. Quizá por eso no sorprenda su elección a la hora de quedarse con una intérprete del panorama nacional: “Me encanta Leonor Watling, que además es amiga mía, pero no lo digo por eso. Me parece una actriz colosal que encima es música, así que la veo todavía más completa. Admiro cómo utiliza la música para su carrera cinematográfica y el aprovechamiento de sus dotes cinematográficas para su faceta musical”.
 
   Jacobo Serra espera lanzar nuevo disco en 2017. La lluvia fina de su música hace tiempo que empezó a calar, como en su día hizo el cine de su paisano Cuerda. Que vivan los artistas de culto. Incluido Faulkner (faltaría más).



LA FICHA
Título: Amanece, que no es poco
Director: José Luis Cuerda
Género: comedia
Sinopsis: Un ingeniero español que trabaja como profesor en EEUU regresa con ganas de un año sabático. Su padre ha matado a su madre, y para compensarle, le regala una moto con sidecar para viajar juntos. Así llegan a un pueblo remoto donde conviven disparatados personajes.
 
19-09-2016 Versión imprimir
© AISGE 2017   Webmaster   Condiciones de uso   Política de privacidad
Inicio