twitter facebook instagram
Inicio Aisge
Noticias Entrevistas Cursos
 
Noticias
11-09-2015 Versión imprimir

 

Imprevisibles e imprescindibles:
Gutiérrez Aragón homenajea “A los actores”


 
El realizador de ‘La mitad del cielo’, ya retirado de la gran pantalla, teoriza sobre el oficio del intérprete y recopila sus mejores anécdotas en un volumen delicioso


 
SERGIO GARRIDO PIZARROSO
Son escasos los ensayos sobre el lenguaje fílmico que se detienen a hablar de los actores, estas personas de carne y hueso que construyen con su voz y su cuerpo historias ficticias. Muchas veces suele ser un personaje y el artista que lo interpreta lo que retenemos en nuestra memoria tras ver una película. Tal era lo que le pasaba también al cineasta Manuel Gutiérrez Aragón cuando acudía todas las mañanas de domingo a la esquina de la Plaza Mayor de Torrelavega en su época de estudiante. Allí contemplaba los carteles de la última película de estreno y en su retina se quedaban las imágenes de un filme de John Wayne o de Pepe Isbert, no de los directores John Ford o Berlanga. El director cántabro, que anunció su retirada del cine en 2008 tras el rodaje de Todos estamos invitados, continuó plasmando sus historias sobre el papel con novelas como La vida antes de marzo, por la que obtuvo el Premio Herralde en 2009, o Gloría mía. Ahora, tras su ingreso en la Real Academia Española el pasado mes de abril, la editorial Anagrama publica A los actores, un relato a medio camino entre la teoría del cine y las memorias donde Gutiérrez Aragón realiza un sincero homenaje a estos seres “imprevisibles e imprescindibles” con los que compartió horas y horas de filmación.
 
   Y es que, como afirma el director de La vida que te espera o Demonios en el jardín, “el primer contacto con el cine se produce al contemplar a los actores, esos cuerpos y almas en movimiento que nos ofrecen su presencia a unos cuantos metros del sitio que ocupamos en la sala oscurecida”. No en vano, A los actores se convierte en toda una dedicatoria a la profesión interpretativa: a lo largo de estas páginas se sucede anécdotas reales en las que Fernando Fernán Gómez, Ángela Molina o Alfredo Landa son los auténticos e indiscutibles protagonistas.
 
 
Manuel Gutiérrez Aragón (foto: Enrique Cidoncha)
Manuel Gutiérrez Aragón (foto: Enrique Cidoncha)
 
 
 
   Pero el cineasta también rememora el comienzo de todas aquellas teorías en torno a la profesión actoral. Como esas cenas junto a sus amigos el crítico de cine Ángel Fernández-Santos y el periodista Luis Carandell en las que saltaban a la luz reflexiones sobre la importancia de quienes se ponen delante de las cámaras. “Los actores están antes de todo lo demás, son una señal en el tiempo, una prioridad”, afirmaba en aquellas distendidas veladas.
 
   De esta forma, Gutiérrez construye de forma amena y emotiva un relato que bien podría servir de clase magistral para todo aquel futuro cineasta o intérprete. Y es que el cineasta cántabro teoriza sobre cuestiones como las diferencias entre construcción y producción del personaje, el sentido de un primer plano, el cuerpo del actor, la importancia del rostro... Un compendio ensayístico aderezado con referencias de fuentes procedentes del cine, la filosofía, la pintura o la literatura. Desfilan los nombres de Kuleshov, Eisenstein, Rubens, Balzac, Azorín... y otros referentes menos sesudos pero más tiernos. Como el de Pamela Alonso, su amor adolescente, la única muchacha que podía quitarle el primer puesto a la belleza de Ava Gardner.
 
 
 
López Vázquez, en una escena de 'Habla, mudita' (1973)
López Vázquez, en una escena de 'Habla, mudita' (1973)
 
 
 
   A los actores es todo un tratado trufado de estas personalísimas vivencias del creador de Torrelavega y los recuerdos que se agolpaban entre toma y toma. Gracias a su lectura descubriremos cómo en el rodaje de la película Habla, mudita, el actor José Luis López Vázquez apareció, el primer día de filmación, vestido cual “versión burda de Charlot” con un gorrito y un bastón. “Se iba a rodar la escena inaugural de la película en la que el personaje, perdido en la montaña, se detendría para refrescarse en las aguas salvajes de un arroyo. Primero tuve que convencerle para que dejara el bastón. Luego la emprendí contra el gorrito de montañero. Le dije que en su caso parecía un enano cubierto por una seta. Al final, tiró al suelo bastón y gorro”, narra Gutiérrez entre estas páginas repletas de sabiduría y salpimentadas con una buena dosis de ternura y humor. La historia se completa con un pliego central donde se recogen algunos fotogramas de la filmografía más conocida del director de filmes como La mitad del cielo, que, aunque ya retirado del celuloide, sigue dejando su huella en el séptimo arte. Ahora, también sobre el papel.
 
 
Título: A los actores 
Autor: Manuel Gutiérrez Aragón
Editorial: Anagrama
Páginas: 164
Precio: 16,90 €
 
11-09-2015 Versión imprimir
© AISGE 2017   Webmaster   Condiciones de uso   Política de privacidad
Inicio