twitter instagram facebook
Versión imprimir
17-06-2019

Tres grandes cortos de junio 

Por ALBERTO ÚBEDA-PORTUGUÉS

Víctor Ortega y Miriam Ibáñez, en 'Gusanos de seda'


 

‘Gusanos de seda’

EL INICIO DE LA MADUREZ


El barcelonés Carlos Villafaina nos ha impresionado de nuevo (tras su formidable debut con Silencio por favor) con una entrañable y cálida historia familiar que ya ha obtenido galardones como el de mejor filme en La Noche del Corto Español de la Seminci de Valladolid, el de mejor director en el certamen de Piélagos en Corto (Cantabria) y el primer premio en el Sehsüchte International Film Festival de Alemania. 

 

   El adolescente Daniel (Víctor Ortega) cuida de su hermana pequeña Laia (Miriam Ibáñez) mientras Maribel (Silvia Sabaté), su madre, trata de encauzar su complicada situación laboral. Ese día tendrá también que ocuparse de su abuela (Isabel Valiente) y dejar a un lado, por todo ello, la vida despreocupada de estudiante que llevaba.


   En el certamen Cineculpable de Vila-real (Castellón), el debutante Víctor Ortega logró el galardón al mejor actor. “Víctor ha hecho un fantástico trabajo y se merece este premio. Tiene un gran futuro por delante”, afirma el director. 

 

   Entabla Ortega un gran duelo con la tortosana Silvia Sabaté, en el que la madre angustiada trata de convencer al hijo adolescente de que no puede desentenderse de las cargas familiares. Hemos visto a Sabaté en las cintas La mujer del anarquista (Marie Noelle y Peter Sehr), La vida empieza hoy (Laura Mañá) y Cruzando el límite (Xavi Giménez), así como en las series El cor de la ciutat (TV3) o U.C.O. (TVE).

 

   Gusanos de seda es el proyecto de fin de carrera de Carlos Villafaina como director en la Escuela de Cine de Cataluña (ESCAC). “Mi idea ahora es desarrollar convenientemente el guion de mi primera película”, dice el realizador, del que alabamos en esta misma sección de AISGE su primer corto, el citado Silencio por favor, que obtuvo el Roel de Oro en el Festival de Medina del Campo, entre otros galardones nacionales e internacionales. Además, Villafaina ha codirigido recientemente La filla d’algú, largometraje colectivo de la XX Promoción de la ESCAC, mejor película de la sección ZonaZine del Festival de Málaga.

 

   Villafaina sabe crear personajes vivos en secuencias que destacan por su garra, por el  criterio en la elección de los planos, por unos diálogos (coescritos por Agustín Elizalde) que nos llegan al corazón. Muy convincentes interpretaciones del joven Víctor Ortega, la experimentada Silvia Sabaté y la niña Miriam Ibáñez, una encantadora presencia con su caja de gusanos de seda.

 


Marc Joy y Patricia Monzón

 

‘Hostal Orión’

DESEOS EXTRAÑOS


El propósito del mallorquín Jaume Carrió (ganador del Goya 2018 al mejor corto de animación por Woody & Woody) en este hipnótico y sensual filme es sumergirnos en una atmósfera ambigua, extraña, inquietante. Rodado en Mallorca, Hostal Orión se ha presentado con éxito en los certámenes Evolution de Mallorca, en el de Cadaqués o en Piélagos en Corto (Cantabria). En este último festival, Marc Joy, protagonista del corto, se alzó merecidamente con el premio al mejor actor.  

 

   Palma, 1984. Marçal (Marc Joy) es un joven ciego que ayuda a su padre (Carles Molinet) en el Hostal Orión, al que llega Luz (Patricia Monzón), la nueva empleada, por la que se siente atraído. Marçal oye e imagina lo que sucede cada noche tras la puerta de las habitaciones. Luz descubre lo que hace, creándose un vínculo especial entre ellos que derivará en consecuencias imprevistas.

 

   Hostal Orión nos da la oportunidad de descubrir a Joy, intérprete mallorquín destacado en el filme En acabar (Guillem Miró y Thor Echevarría), la serie Amor de Cans (del canal balear IB3) y el corto Un instante (Adrià Guxens). “El rol de Marc es el de un joven que, puesto que no puede ver, concentra su atención en los sonidos y en el olor, el del perfume de Luz cuando camina por la recepción del hostal”, comenta el director.


  

   Por su parte, Patricia Monzón intervino en el corto La conversación del joven Llull (Pere Salom) y en las obras El ball de les baldufes (Llorenç Moyà) y English spoken (Laura Olmo), ambas representadas en teatros de Palma. “Presentimos que el pasado del personaje de Patricia ha sido traumático, y de ese pasado está huyendo cuando se encuentra con Marçal, que le ofrece una relación muy diferente a lo que está acostumbrada”, describe el realizador. Completa el reparto Carles Molinet, que en su currículum tiene los filmes El perfecto desconocido (Toni Bestard) y Noctem (Marcos Cabotá). E interviene también Aina Zuazaga (amante de Luz/Patricia Monzón), actriz de la cinta Verano rojo (Carles Jofre) y los cortos La melodía del mal (Miguel Ángel Durán) y Background (Bestard). 

 

   “Me gustan las tramas que tienen un componente misterioso; algo no explícito. Esto me permite convertirme en un explorador que se adentra en la historia sin falsas expectativas o respuestas concluyentes.”, explica Jaume Carrió, autor de los cortos Caragol treu banya Chat vol dir moix, además del premiado Woody & Woody.

 

   No es casual que Hostal Orión se sitúe en la década de los ochenta, esos años en los que triunfaron las propuestas eróticas y perversas de Pedro Almodóvar o David Lynch. Carrió homenajea provocadoramente a esos artistas, a esa fascinación por las situaciones angustiosas e incontrolables.

 


Alba Frechilla, en un momento del metraje

 

 

‘Cerraduras’

EL OTRO LADO DE LA PRECARIEDAD


La Semana del Cortometraje de la Comunidad de Madrid, el Festival de Medina del Campo o el Ibérico de Badajoz ya han tenido oportunidad de deleitarse con esta pieza sin diálogos pero con imágenes muy expresivas y una historia sugerente y crítica firmada por el vallisoletano Pedro del Río. Precisamente en la ciudad del Pisuerga se rodó el corto, que cuenta con una excelente protagonista: Alba Frechilla. 

 

   Durmiendo en cualquier sitio, comiendo lo que otros tiran, una marginada (Frechilla) encuentra en la rebusca las llaves de un piso. Obsesivamente, dedica los siguientes días a observar el movimiento y las luces del edificio en el que está la casa. Cuando cree que ya la ha localizado, decide entrar en el portal y subir sigilosamente por la escalera...

 

   Alba Frechilla es una talentosa actriz palentina que dirige desde 2011 la compañía Valquiria Teatro, en la que actúa junto a María Negro en piezas como De Miguel a Delibes No es otro estúpido espectáculo romántico. “El trabajo de Alba en Cerraduras es formidable. Como no hay diálogos y ella es la única protagonista, todo recae y depende de sus gestos, de sus movimientos”, dice el director, que escribió el guion junto a Pablo Sánchez Blanco, basándose en un relato de Miguel Ángel Frechilla (el padre de la actriz) premiado en 2014 en un certamen de la Universidad Pontificia de Salamanca.

 

   “A mí me gustaba mucho la historia, me parecía muy cinematográfica. Por suerte, a Pedro también le pareció que debería adaptarse al cine”, expone Frechilla, que ha actuado en otro corto de Del Río, Jueves, así como en Nueva York (Jelena Dragas). El director de Cerraduras ha filmado anteriormente, además del citado Jueves, los títulos Sobre todo amargo Mudanza, y vídeos musicales de los grupos Arizona Baby o Ángel Stanich.

 

   “El personaje de Alba es posesivo. Como le sobra el tiempo, observa todo lo que le rodea. No sabemos nada de su pasado, solo que no tiene hogar. Por eso, cuando entra en el piso, comienza a hacerlo suyo en seguida”, explica Del Río, director de publicidad y productor de documentales como Folk: una mirada a la música tradicional (Pablo García Sanz).

 

   Logra Cerraduras hacernos partícipes y solidarios del drama íntimo de la protagonista (excepcional Alba Frechilla), que dista mucho, pese a su situación, de estar desesperada. Más bien, Del Río la presenta, sin desdeñar un cierto humor, como una investigadora, como cazadora de un tesoro que en este caso es un piso vacío donde vivir sus sueños.

Versión imprimir