twitter instagram facebook
Versión imprimir
18-09-2018

Los estrenos del 21 de septiembre

‘Matar a Dios’

EL FIN DE NUESTROS DÍAS


ALBERTO ÚBEDA-PORTUGUÉS

Excesivos, graciosos e irreverentes debutan en el largometraje [Albert] Pintó & Caye [Casas] con esta comedia negra que nos mantendrá tensos y divertidos en la butaca. Obtuvo tras su presentación en el Festival de Sitges el premio del público, idéntico galardón que consiguió en agosto pasado en el Festival de Cine y Comedia de Tarazona y el Moncayo.

   Una familia se dispone a pasar la Nochevieja en una casa apartada en el monte. La mujer (Itziar Castro) no se lleva bien con su perezoso y machista marido (Eduardo Antuña), y el hermano (David Pareja) tiene pensamientos suicidas después del abandono de su novia. Está además el padre (Boris Ruiz), enfermo del corazón pero con muchas ganas de vivir, de pasarlo bien. Oyen ruidos en el piso superior y un vagabundo enano (Emilio Gavira) se presenta ante ellos diciendo ser Dios y amenazando con exterminar a los humanos.


Itziar Castro


   A Itziar Castro la conocemos por los filmes Pieles (Eduardo Casanova) o Campeones (Javier Fesser) y la serie Vis a vis. “Es la primera vez que me han dado un papel donde en el guion no ponía que mi personaje era gorda”, dice Castro entre risas. Ha sido galardonada por su actuación para Matar a Dios en los certámenes de Buenos Aires Rojo Sangre, Fantaspoa (Brasil) y Calella Film Festival.

   “He trabajado tres veces con Pintó & Caye y nunca les he visto discutir ni contradecirse. Son un monstruo con dos cabezas”, afirma Emilio Gavira, actor de El milagro de P. Tinto, Mortadelo y Filemón contra Jimmy el cachondo (ambas de Fesser) y Blancanieves (Pablo Berger). 

   David Pareja opina que “trabajar con dos directores es muy guay porque, mientras uno monta el plano, el otro está siempre con los actores”. A Pareja le vimos en Esa sensación (de Juan Cavestany, Julián Génisson y Pablo Hernando) y Magical Girl (Carlos Vermut). Por su parte, Eduardo Antuña ha intervenido en Mamá es boba (Santiago Lorenzo) y La comunidad (Álex de la Iglesia), así como en el telefilme ¿Qué fue de Jorge Sanz?. “Pintó & Caye me contactaron por Facebook, al día siguiente me enviaron el guion y en menos de una semana el papel era mío”, explica Antuña. Él recibió un trofeo en el citado Calella Film Festival.

   El quinto personaje de Matar a Dios lo encarna Boris Ruiz, que ya apareció en Mil cosas que haría por ti (Dídac Cervera). “El guion era cojonudo. No había que tocar ni una coma. Los personajes y el humor negro estaban clarísimos”, reconoce Ruiz, quien engrosó el reparto de Los ojos de Julia (Guillem Morales). 


De izquierda a derecha y de arriba abajo: David Pareja, Itziar Castro, Boris Ruiz y Eduardo Antuña


La idea de una noche de copas

“Una noche de copas planteamos a nuestros amigos algo que les dejó helados: si la especie humana fuera aniquilada y pudieras salvar a dos personas, ¿a quiénes salvarías? Hubo un gran debate, y eso hizo que nos diéramos cuenta de que teníamos el germen de una buena historia”, afirman Pintó & Caye. El tándem conoce el éxito gracias a sus cortos Nada S.A. y RIP, por los que atesoran más de un centenar de premios internacionales. “RIP lo rodamos mientras preproducíamos Matar a Dios, con el mismo equipo artístico y técnico, así que a veces nadie sabía si hablábamos del corto o del largo”, ríen los cineastas. Además de los reconocimientos mencionados por su filme, también han sido distinguidos en Fanges (Santiago de Chile), Fantafestival (Roma), Mórbido (México) o Som Cinema (Lleida). 

   “Los problemas fueron acumulándose durante el rodaje, aunque no dejó de ser divertido. Un día cayó tal tormenta que el equipo casi muere electrocutado, pero teníamos un catering fantástico, con un jamón que iban cortando entre toma y toma. Parecía una boda, ¡todos engordaron! Sobre todo Antuña, que come como una lima”, cuentan Pintó & Caye. 

   La idea es pasarlo bien con Matar a Dios y estos cinco personajes a cual más estrafalario reunidos en un lugar aislado durante la Nochevieja. Los cineastas aportan buenos diálogos de humor negrísimo, con una realización que busca el impacto, la sorpresa y un fondo de ternura. Nos revolvemos en esta cinta entre la comedia y el terror, con eficaces intérpretes encantados de participar en el juego del fin de nuestros días.

Versión imprimir