twitter instagram facebook
Versión imprimir
26-06-2018

Los estrenos del 29 de junio

‘Formentera Lady’

SUEÑOS LIBRES Y ROTOS



ALBERTO ÚBEDA-PORTUGUÉS

El conocido intérprete Pau Durà debuta en el largometraje por todo lo alto con este drama que causó sensación en el Festival de Málaga. Actores y personajes de los que dejan huella secundan al gran José Sacristán en una de esas interpretaciones crepusculares en las que es un inigualable especialista.

   Samuel (Sacristán), un viejo hippy que vive en Formentera desde los años setenta, recibe la visita de su hija Anna (Nora Navas) y su nieto Marc (Sandro Ballesteros). La mujer quiere que Samuel se haga cargo del niño mientras ella está trabajando en Francia, pero el hombre no tiene ni idea de cuidar a nadie ni quiere sentirse obligado a dejar su casa sin luz en la playa y sus actuaciones nocturnas tocando el banjo en un garito.



   “Yo nunca he sido hippy, pero he conocido gente con ese estilo de vida. Sin ir más lejos, durante el rodaje en Formentera contacté con personas que dejaron su profesión y viven de las cosas que venden en los mercadillos”, comenta el actor de Chinchón. Le hemos seguido a lo largo de su carrera en películas de José Luis Garci, Gonzalo Suárez, Luis García Berlanga... En los últimos años le avalan El muerto y ser feliz (de Javier Rebollo, por la que obtuvo el Goya al mejor intérprete), Magical girl (Carlos Vermut) y las series Velvet Velvet Colección.

   “Samuel es un hombre que se ha agarrado a una idea de paraíso que no existe. Se niega a afrontar los hechos, pero la llegada de su nieto hace que reconozca algo que está en la realidad y le puede ayudar a encontrarse a sí mismo”, sigue diciendo Sacristán. En esta etapa de oro de su filmografía ha alumbrado otros papeles interesantes gracias a Toro (Kike Maíllo) y Las furias (Miguel del Arco).

   Destaca especialmente en Formentera Lady el barcelonés Jordi Sánchez, en la piel de Toni, un gran amigo de Samuel desde hace muchos años. Todos conocemos a Sánchez por su papel de Antonio Recio en la serie La que se avecina, y en películas como Cuerpo de élite (Joaquín Mazón) y Señor, dame paciencia (Álvaro Díaz Lorenzo). Tiene también un papel de relevancia, aunque de menor recorrido, Nora Navas, quien ganó el Goya por Pa negre (Agustí Villaronga). Ha sido excepcional intérprete de los filmes La adopción (Daniela Féjerman), Felices 140 (Gracia Querejeta) y la serie La catedral del mar

   “Todos los personajes, no solo el de Samuel, se sienten extraños, decepcionados por los sueños de libertad que tuvieron y se convirtieron en humo, sin ganas de seguir dando vueltas a historias ya sabidas”, alega Sacristán. En esa situación se encuentran los roles de Ferran Rañé (Joan, el dueño del pub donde toca Sacristán) y Juli Mira (Paco, otro amigo del protagonista). Los amores del personaje principal los incorporan Nuria Mencía (Los del túnel), Pepa Juan (Los chicos del puerto) o Mireia Ros (intervino últimamente en Solo química, de Alfonso Albacete).


De izquierda a derecha: José Sacristán, Jordi Sánchez y Juli Mira.


Formentera, aquel paraíso

“El título de la película es el mismo que el de una canción de King Crimson publicada en su álbum Islands (1971). Un himno de esa época que viene a subrayar el convencimiento de que es imposible retener la plenitud, la vida hermosa de aquellos días en la isla que derivó hacia una suerte de reserva india incompatible con la libertad”, explica Pau Durà. Su trayectoria interpretativa incluye cintas como No sé decir adiós (Lino Escalera) o El jugador de ajedrez (Luis Oliveros) y las series La zona y Traición. El alicantino interviene además en su propio largometraje. “No hay paraíso sin aspectos que nos disgustan. Formentera Lady, cuya intención primordial es emocionar, nos dice que las cosas más inamovibles, más verdaderas, terminan siendo relativas. Y creo que eso es bueno”, reflexiona Durà. Tras la cámara ha filmado también los cortos El hambre y El cerdo, entre otros.

   Estamos ante un excelente filme que sorprende y complace a partes iguales. Cada personaje es un mundo que imaginamos perfectamente por la sabiduría de Durà, tanto en un guion de matices como en una dirección discreta, poco amiga de excentricidades y siempre ajustada a la situación reflejada en cada secuencia. Quedan en nuestra retina las dos magistrales interpretaciones de José Sacristán y Jordi Sánchez, que deberían estar nominados a los próximos Goya.

Versión imprimir