twitter facebook instagram
Inicio Aisge
Noticias Entrevistas Cursos
 
Noticias
08-02-2016 Versión imprimir
 
 
Luisa Gavasa, la madurez resplandeciente
 
 
H. M. RODRIGO
Que la estatuilla recaería en la de Zaragoza era una profecía tan creíble como la que su personaje se atrevía a verbalizar sobre la inminente muerte de su hijo. Se trataba de su primera nominación y el destino jugó a su favor. Este triunfo le devuelve la sonrisa tras encarnar a una anciana permanentemente enlutada, enloquecida por el odio contra una familia enemiga, obsesionada con preservar el honor de la suya propia. Hasta el punto de que era ella quien empujaba a su vástago hacia una venganza letal cuando su esposa le plantaba en plena boda para huir con un antiguo novio.
 
   “¡Estoy más contenta que unas castañuelas!”, exclamó al comienzo. Con este poético filme regresaba a los brazos de la joven Paula Ortiz tras el aldabonazo que supuso De tu ventana a la mía, aunque su paisana ya la había dirigido en los cortos Fotos de familia y El hueco de Tristán Boj, decidida a relanzar una carrera cinematográfica que en los años ochenta acercó a la artista al incipiente universo Almodóvar con Entre tinieblas. “Hace 16 años nos cogimos muy fuerte de la mano, y de esa mano he llegado hasta aquí, te lo agradeceré mientras viva. Te quiero profundamente”, le confesó a su valedora. También tuvo presentes a los que la respaldan fuera del oficio, ya que “no resulta fácil acompañar a una actriz” en el día a día. “Somos frágiles, inseguras, vanidosas, maravillosas…”, enumeró. Aunque en un alarde de generosidad hizo extensiva su gloria a las muchas personas que la quieren, por encima de todas situó a su hijo: “Si creéis que este es el premio más importante de mi vida, os equivocáis, porque se llama Pablo. Espero que lo conserve algún día con el recuerdo de esta noche tan hermosa”.
08-02-2016 Versión imprimir
© AISGE 2017   Webmaster   Condiciones de uso   Política de privacidad
Inicio