twitter facebook instagram
Inicio Aisge
Noticias Entrevistas Cursos
 
Noticias
18-03-2015 Versión imprimir

 

Descubrir el mundo real a base de barbarie y amor en plena contienda


King Vidor dirigió en 1925 ‘El gran desfile’, hito de la ficción muda, cuyo pase cierra el ciclo ‘Cine y I Guerra Mundial’


RUBÉN DEL PALACIO
Después de 15 sesiones ofrecidas en los últimos seis meses, el ciclo ‘Cine y I Guerra Mundial’ se despide con El gran desfile, la obra cumbre del texano King Vidor. Los espectadores conocerán los entresijos de dicho largometraje por boca del prolífico realizador de televisión Juanma Pachón, y también estará presente el actor y patrono de Fundación AISGE Emilio Gutiérrez Caba, quien alumbró esta interesante iniciativa cinéfila. La proyección tendrá lugar a las 18.00 horas del próximo lunes 23 de marzo en la sede madrileña de AISGE (Ruiz de Alarcón, 11, metro Banco de España), con entrada libre hasta completar aforo.  
 
 

 
 
 
   Esta cinta muda narra durante dos horas la historia de Jim, un joven rico que nunca ha tenido necesidad de trabajar y a quien su novia convence para que se aliste en el ejército estadounidense cuando estalla la Gran Guerra, una experiencia capaz de cambiarle la vida. En Francia padece un horror y miseria a los que no está habituado, pero también empieza a tratar con hombres que proceden de inferior clase social y acaba enamorándose de una campesina francesa. Conoce cosas nuevas, en definitiva, aunque pesan más las malas. El protagonista transita desde el compromiso con una causa aparentemente justa hasta una toma de conciencia que le decepciona más de lo esperado. Y es que regresa a su hogar malherido, sin su chica gala, desprovisto de todo heroísmo y con una novia que le ha cambiado por su propio hermano. El planteamiento no mitifica la lucha como acto que conjuga valores encomiables, sino que prefiere centrarse en el sufrimiento humano. Nos encontramos ante un claro manifiesto antibelicista. 

   El gran desfile
catapultó artística y comercialmente la trayectoria de King Vidor. Su estreno causó tal impacto que muchos lo consideran, junto a El acorazado Potemkin, como el filme que inauguró el brillante final del celuloide mudo. Su posición destacada en la historia del celuloide responde tanto a su enfoque como a su estética. De hecho, influenció la realización de producciones como Sin novedad en el frente, gran triunfadora en los Óscar de 1930: fue la mejor película del año y brindó a Lewis Milestone la estatuilla de mejor director.
18-03-2015 Versión imprimir
© AISGE 2017   Webmaster   Condiciones de uso   Política de privacidad
Inicio