twitter facebook instagram
Inicio Aisge
Noticias Entrevistas Cursos
 
Noticias
05-02-2016 Versión imprimir

 

LA PELÍCULA DE MI VIDA


Macarena Berlín / ‘Tierra’ (Julio Medem, 1996)


 
“Silke me gustó tanto que me corté el pelo como ella”
 
 
TOÑO FRAGUAS
Quizá sea una de las personas que más sabe de historias de película, porque por sus oídos pasan a diario las vidas de decenas de personas. Amores, desamores, enfermedad, pérdida, añoranza, ilusión… Todo cabe en Hablar por hablar, el programa radiofónico que Macarena Berlín (Madrid, 1974) dirige en la Cadena SER desde hace ya siete años y que en 2014 dio lugar al libro Hablar por hablar. La vida continúa (Aguilar). “A veces coincido con directores y guionistas que me dicen que algunos papeles los han construido escuchando a personas que llaman al programa. Recuerdo una señora, ya de edad madura, que se había empeñado en ser chica Almodóvar. Llamó pidiendo que Almodóvar se pusiera en contacto con ella. Es una obsesión que creo que lleva años cultivando”. Y aunque el universo de Almodóvar es uno de los predilectos de Macarena Berlín, ella escoge Tierra, de Julio Medem (1996), como la película de su vida. Es la historia de Ángel (Carmelo Gómez), quien bien pudiera llamar al programa una noche para contar que se siente atraído por dos mujeres.

   “Me impactó mucho sensorialmente, por la luz, por la lentitud… Esa iluminación un poco rojiza, como la tierra, una tierra que produce un vino raro. No sé, es tenebrosa, es opresiva y contiene microagresiones; por ejemplo: un rayo mata a una oveja. Resulta muy inquietante, pero también es una parte de nuestra España. Hay veces que, cuando viajas, te encuentras eso, así que verlo en una pantalla me impactó. Y luego está Carmelo Gómez, que me apasiona: es un actor que trabaja desde una seriedad madura. También físicamente me encanta. No sabes muy bien qué pasa con él: si es un hombre muy sexy, que lo es; si es un hombre muy serio, que lo es; si es un hombre muy divertido, que también lo es… Y no me olvido de Silke, me encantó. ¡Si hasta me corté el pelo como ella!”. 

 


   Berlín tiene experiencia en la pantalla. No ya por su faceta televisiva, medio en el que ha trabajado sobradamente, sino porque prestó su voz en un cameo sonoro para la serie Aída y, también, porque de niña intervino en un cortometraje de Tote Trenas titulado Historias paralelas (1983): “Participaba Cecilia Roth, a la que luego vi en Martín (Hache) [Adolfo Aristarain, 1997]. Me encanta ese largometraje”. Pero si Macarena Berlín tiene que elegir actores, se queda con Penélope Cruz y con Pepe Viyuela. “Me produce mucha curiosidad cuando Cruz interpreta algo. Creo que es de esas actrices que hace un grandísimo esfuerzo cada vez que se pone ante una cámara. Y Viyuela me encanta porque admiro mucho el mundo del clown. El suyo es un clown serio y dramático; pero luego hace el tonto en televisión y logra que te rías y te parezca que tiene un personaje bien construido. Me fascina la cantidad de recursos que despliega, aunque no siempre sea el que figura el primero en los carteles”.

   Lo de Cecilia Roth y Penélope Cruz no es casualidad: Macarena Berlín es una almodovariana tardía, pero firme. “Me gustó mucho Mujeres al borde de un ataque de nervios, claro. Recuerdo que me produjo el impacto de lo nuevo. A raíz de esa película me interesé por otros trabajos de Almodóvar. Me puso en contacto con muchas cosas que desconocía: el kitsch, los estilismos, esos discursos. Recuerdo a Carmen Maura, a Chus Lampreave… y a María Barranco hablando de su novio chiíta.  Me pasé años reproduciendo frases de esa película, como aquella de… “¡Somos fugitivas!”.
 
 
05-02-2016 Versión imprimir
© AISGE 2017   Webmaster   Condiciones de uso   Política de privacidad
Inicio