twitter facebook instagram
Inicio Aisge
Noticias Entrevistas Cursos
 
Noticias
19-02-2015 Versión imprimir

 

AISGE rescata ‘Mar de fondo’ de las profundidades cinematográficas


El ciclo Cine y I Guerra Mundial ofrece esta película de John Ford, estrenada en 1931, el lunes 23 de febrero a las 18 horas


RUBÉN DEL PALACIO
Habituados ya a presenciar un sinfín de combates terrestres ante la cámara, el ciclo Cine y I Guerra Mundial que programa la Fundación AISGE se adentra ahora en las aguas con Mar de fondo (1931), uno de los 50 filmes que John Ford rubricó para la Fox. Se trata de la duodécima entrega de esta iniciativa promovida por el actor Emilio Gutiérrez Caba, consejero de AISGE y patrono de su Fundación, cuya proyección tendrá lugar a las 18.00 horas del próximo lunes 23 de febrero en la sede madrileña (calle Ruiz de Alarcón, 11, metro Banco de España). El periodista cinematográfico Carlos F. Heredero, director de Caimán. Cuadernos del cine, se encargará de presentar y contextualizar la cinta en términos cinéfilos e históricos. La entrada es libre hasta completar aforo.
 
   El largometraje relata cómo en los últimos días de la contienda parte de la costa española un buque, el Mistery Ship, con el objetivo de atacar a un submarino temido por su capacidad para hundir navíos de la flota aliada. Tras la apariencia de un barco inofensivo esconde un cañón de indudable eficacia. Durante la paciente navegación reposta en Canarias, donde su personal se encuentra con enemigos alemanes, entre ellos la hermana del encargado de manejar el submarino. Desde ese momento el argumento da un giro radical: la mujer seduce al líder de la misión estadounidense.
 
 

 
 
 
   Algunos aficionados han encontrado similitudes con Tragedia submarina, otra cinta también alumbrada por Ford solo un año antes, aunque Mar de fondo presenta un tono menos sombrío gracias a sus dosis de comedia. La temática naval no le resultaba en absoluto desconocida al director de Maine, ya que para ambos títulos contó con guiones de un por entonces bisoño Dudley Nichols, dedicado antaño a servir en la Marina. Es más, el propio realizador quiso acceder de joven a la Escuela Naval de Annapolis (EEUU), pero fracasó en el intento. Al final acabaría desarrollando carrera militar en el transcurso de la II Guerra Mundial, cuando perteneció a los servicios cinematográficos de la Armada y resultó herido en una batalla, sin que ello le disuadiese de rodar después documentales en Corea y Vietnam.
 
   Este genio del celuloide nació con el nombre de John Martin Feeney en 1894 y, aunque fue actor y guionista, despuntó como realizador de unos 140 títulos mudos y sonoros a lo largo de seis décadas. Esa faceta le reportó el Óscar en cuatro ocasiones: El delator (1935), Las uvas de la ira (1940), ¡Qué verde era mi valle! (1941, premio también a la mejor película) y El hombre tranquilo (1952). A ellos hay que sumar otros dos galardones en la categoría de mejor documental por La batalla de Midway (1942) y El 7 de diciembre (1943). A lo largo de su vastísima trayectoria trabajó para todas las grandes productoras de Hollywood y cultivó géneros tan dispares como el western, el melodrama, la comedia o el drama bélico.
 
 
 

 
 
 
Una selección de Emilio Gutiérrez Caba
El ciclo se compone de pases quincenales de cintas que retratan desde uno u otro ángulo el terrible enfrentamiento. Todas las sesiones son en lunes alternos, y los títulos han sido escogidos personalmente por Emilio Gutiérrez Caba. Después de esta proyección, el calendario de la iniciativa incluye estos dos últimos títulos: 
 
La batalla de Passchandäle (Paul Gross, 2008). 09.03.2015
El gran desfile (King Vidor, 1925). 23.03.2015
 
19-02-2015 Versión imprimir
© AISGE 2017   Webmaster   Condiciones de uso   Política de privacidad
Inicio