twitter facebook instagram
Inicio Aisge
Noticias Entrevistas Cursos
 
Foto Fija
Versión imprimir

 
 
Mario Marzo
 
 
“Sueño con ganar el Óscar a la mejor banda sonora”
 
 

Este madrileño de 19 años recién cumplidos tenía solo 14 cuando llamó a las puertas de la televisión, que le proporcionó una inesperada popularidad con aquel apocado Lucas de Los Protegidos, la aplaudida serie de Antena 3. Durante sus tres temporadas fue uno de los miembros de los Castillo Rey, una familia aparentemente normal de chavales con poderes sobrenaturales que huían de una oscura organización. Él era capaz de adoptar la apariencia física de cualquier persona, así que el Clan del Elefante le reclutó, pero abandonaba su misión para convivir junto a gente de su misma naturaleza. Todos luchaban por ocultarles su secreto a unos vecinos bastante fisgones y permanecer unidos frente a los ataques de mil enemigos, aunque no resultaba sencillo, pues sus extraordinarias habilidades se desmadraban cuando alguien les provocaba o surgían problemas. Los espectadores vieron cómo se metamorfoseaba para acceder a una fiesta, vengarse del matón de su clase, ayudar a un profesor novato… En los últimos episodios descubría que los poderes procedían de un fármaco para dolencias cardíacas y corría en busca del único antídoto que existía.
 
 

 
 
 
   Su salto a la gran pantalla se lo debe a un largometraje orquestado en 2012 por la Escuela Superior de Cine y Audiovisuales de Cataluña (ESCAC). Los Inocentes le llevó de excursión a la nieve con unos amigos (entre ellos, Àlex Batllori o Diana Gómez). Juntos pasaban la noche en un albergue abandonado sin saber que sobre el edificio pesaba una maldición: cada 28 de diciembre se producían allí macabras y sangrientas inocentadas de las que todos eran víctimas. Él no sabía muy bien cómo ligar con la chica que le gustaba, hasta que las sucesivas muertes de los demás les dejaban solos. Era entonces cuando surgía el amor entre ambos, pero duraba poco, pues le acribillaba a balazos uno de los incansables asesinos. El calvario de esos jóvenes carbonizados, desnucados, intoxicados con gas o atacados por avispas se estrenó en la última edición del Festival de Sitges y ha llegado a la audiencia catalana a través de TV3.
 
   Su segunda película será Al sur de Guernica, la ópera prima de Silvia G. Argente, cuyo rodaje está a la espera de financiación. Por ahora han visto la luz las secuencias promocionales de esa terrorífica historia, localizada en los refugios excavados en Almería durante la Guerra Civil, cuando la ciudad sufrió unos bombardeos casi tan terribles como los del pueblecito vasco. Los actores del reparto, encabezados por el veterano Álvaro de Luna y la joven Elena Furiase, son visitantes que se quedan encerrados mientras visitan los laberínticos pasadizos 70 años después de la contienda. La aparición del fantasma de una actriz asesinada por su marido en 1922 pone a los personajes frente a miedos que no han superado y desata su agresividad, pero a la vez son conscientes de que la solidaridad y el espíritu de equipo son claves para su supervivencia.
 
 

 
 
 
   Estos días rueda, nuevamente para alumnos de la ESCAC, el cortometraje cómico La cueva sagrada. En él encarna al protagonista, Carlos, enamorado de una compañera que no le corresponde porque pretende al guaperas del instituto. A fin de lograr mayor fama y ser tan visible como su rival, crea en su casa un atípico negocio que le hará perder el honor y cualquier oportunidad con la chica.
 
   Desde la adolescencia ha compaginado la interpretación con una trayectoria musical no menos prometedora. Primero creó el grupo de rock y rap Thinking Grey, que fue trending topic dos veces sin tener canciones en el mercado convencional. “Desafortunadamente, no encontramos sitios para grabar, pero estamos componiendo tantos temas de calidad que llegará un día en que nuestro trabajo se vea. Todo tiene su momento”, dijo sobre un proyecto que hoy está aparcado. Recientemente se ha sumado junto al también actor Nacho Aldeguer a Capman, una formación de blues, jazz y hip hop donde ejerce como pianista. Por si todo ello fuera poco, tampoco le falta sensibilidad para la poesía. “Escribir con intención de gustar a la gente es un error. Lo acertado es arrancarse un trozo de corazón, ponerlo en un verso y que el lector aprecie verdad”.        
 
 

 
 
 
HÉCTOR ÁLVAREZ JIMÉNEZ
¿Recuerda el momento particular en que decidió ser actor?
− Fue a los 13 años. Estaba en el conservatorio y, al salir de clase, vi en el tablón de anuncios un casting para una película de Javier Fesser. Nunca me había planteado la idea de ser actor, pero me entró curiosidad, llamé y me presenté. Aunque esa primera oportunidad no salió, mi actual representante vio mi prueba… ¡y se ofreció a trabajar conmigo!
 
− ¿Quién fue la primera persona a la que se lo contó?
− Mi madre. Le pregunté si podía presentarme al casting y me contestó: “Si quieres ir, ocúpate tú mismo”.
 
− ¿Cuál ha sido el mayor golpe de suerte que ha recibido hasta ahora en su carrera?
− Soy muy afortunado por todo lo que me ha pasado: la representante que tengo, los proyectos en los que he estado y la gente con la que he trabajado.
 
 

 
 
 
− ¿A cuál de los personajes que ha encarnado le tiene especial cariño? ¿Por qué motivo?
− Al Lucas de Los Protegidos. Fue mi primer personaje, así que supuso un antes y un después en mi vida, no solo a nivel laboral. Disfruté mucho mientras le viví.
 
Si el teléfono dejase de sonar, y ojalá que no, ¿a qué cree que se dedicaría?
− Al piano. Lo toco desde los seis años y es otra faceta importante de mi vida. Tengo mucha suerte de dedicar mi tiempo y mi energía a cosas tan bonitas como la actuación y la música.
 
− ¿Ha pensado alguna vez en tirar la toalla?
− Hace una semana, sin ir más lejos. Un casting me salió bastante mal y eso me llevó a hacerme muchas preguntas.
 
 

 
 
 
− ¿Le gusta verse en las series y películas en las que ha participado?
− ¡No me gusta nada!
 
− ¿Cuál considera que es el principal problema del celuloide español y qué solución se le ocurre para paliarlo?
− El precio desorbitado de las entradas hace que no apetezca ir a las salas, cuando en realidad es una experiencia tan bonita que jamás debería dar pereza. Hay grandes talentos en este país, gente muy trabajadora y con muchas ganas de hacer proyectos de calidad, pero la cosa no cambiará si te cuesta 20 euros ver con tu pareja un largometraje de 90 minutos. La industria necesita, sin duda, apoyo económico.
 
− ¿A quién le devolvería antes la llamada, a Tarantino o a Burton?
− A Tarantino.
 
− ¿Cuál fue el primer actor o actriz que le conmovió?
− Gracia Olayo en Los Protegidos.
 
¿Qué frase cinematográfica le gusta aplicar como leit motiv personal?
− “Hakuna Matata”, de El rey león.
 
 

 
 
 
− ¿Qué filme ha visto tantas veces que se sabe los diálogos completos de alguna escena?
El libro de la selva.
 
¿Cuál fue la última cinta que no fue capaz de ver hasta el final?
− No hay ninguna. Huyo del cine de terror, pero todas las demás películas que veo, las veo hasta los créditos [Risas].
 
− ¿Recuerda alguna anécdota que haya vivido como espectador en un teatro o sala de cine?
− Me lo pasé en grande cuando vi Ocho apellidos vascos con mi familia vasca.
 
 

 
 
 
− ¿A qué serie de televisión está enganchado?
− A The Office. Sus personajes y sketches son una maravilla. ¡Muy recomendable!
 
− ¿Cuál es el mejor consejo que le ha dado alguien cercano para ejercer esta profesión?
− He tenido la fortuna de actuar con Gracia Olayo y Álvaro de Luna. Ambos me pedían que viviese tranquilo, disfrutara del trabajo e hiciese menos.
 
− ¿Qué punto fuerte destacaría de usted como intérprete?
− Me considero muy trabajador.
 
− ¿Y débil?
− Tengo poca formación, se me puede pillar por muchos sitios.
 
− Adelántenos, ahora que no nos escucha nadie… ¿Cuál es el siguiente proyecto que se va a traer entre manos?
− Hace un mes tuve la suerte de rodar el teaser de la película Al sur de Guernica. Es un proyecto de mucha calidad y cuenta con un gran elenco. Ya tengo ganas de empezar a grabar para meterme en la piel de Toni.
 
 

 
 
 
− ¿Qué sueño profesional le gustaría hacer realidad?
− Ganar el Oscar a la mejor banda sonora.
 
− ¿Qué canción simboliza el momento actual de su vida?
Keep you head up, de Ben Howard.
 
− ¿Qué titular le gustaría leer en el periódico de mañana?
− “Un 20% de parados consigue trabajo”. 
 
− ¿Qué otra época de la historia elegiría para nacer?
− El siglo XX en Nueva Orleans, solo rodeado de saxos y blues.
 
− Díganos qué le parece más reseñable de AISGE y en qué aspecto le gustaría que mejorásemos.
− La labor de AISGE en el mundo de la interpretación, el doblaje y la danza me parece tan alabable como imprescindible. Estoy muy feliz y agradecido por la existencia de entidades con esos propósitos.
Versión imprimir
© AISGE 2017   Webmaster   Condiciones de uso   Política de privacidad
Inicio