twitter facebook instagram
Inicio Aisge
Noticias Entrevistas Cursos
 
Noticias
24-10-2016 Versión imprimir
José Antonio Sayagués, en la sede madrileña de AISGE (Foto: Enrique Cidoncha)
José Antonio Sayagués, en la sede madrileña de AISGE (Foto: Enrique Cidoncha)
 

Colección TALLER DE LA MEMORIA


 
La Fundación AISGE publica ‘Semblanza de un cómico’, las memorias de José Antonio Sayagués  


 
La autobiografía del popular Pelayo de ‘Amar es para siempre’ recorre los inicios en la automoción, el teatro universitario y la eclosión televisiva tras años de menor reconocimiento



ANTONIO ROJAS
Es posible que algunos telespectadores que desde hace años disfrutan cada tarde con las apariciones de Pelayo en Amar es para siempre (y antes, en Amar en tiempos revueltos) desconozcan que detrás de ese mítico personaje, tan aficionado a los refranes y dichos populares, se encuentra un consumado actor y un experimentado director de escena que ha alcanzado una merecidísima fama en la recta final de su carrera. Porque hasta llegar al lugar en el que se encuentra en la actualidad, José Antonio Sayagués (Salamanca, 1952) ha tenido que trabajar muy duro durante décadas, casi siempre sin encontrar ese reconocimiento del que ahora disfruta. Él mismo relata su trayectoria vital y su carrera profesional en la autobiografía Semblanza de un cómico, que la Fundación AISGE publicará a la vuelta de las navidades en su próxima entrega de la colección “Taller de la Memoria de la Escena Española”, en la que nuestros artistas dejan testimonio de sus vivencias.
 
   Como el propio artista confiesa en las primeras páginas, la suya es la historia de un muchacho que siempre quiso ser cómico y supo sobreponerse con firmeza y sacrificio a tropiezos y algunas tentativas fallidas. “Cada retazo de vida”, escribe, “viene a coincidir con la aparición de un momento muy especial relacionado con el mundo de las artes escénicas. Y esos instantes se fueron posando en el fondo de mi alma como sedimento que tornará en vocación”.
 
 
Junto a Nadia de Santiago y Manuel Baqueiro, en el rodaje de 'Amar es para siempre' (Foto: Enrique Cidoncha)
Junto a Nadia de Santiago y Manuel Baqueiro, en el rodaje de 'Amar es para siempre' (Foto: Enrique Cidoncha)
 
 
 
   Semblanza de un cómico es un relato detallado y palpitante de una vida entregada al arte de la interpretación. También es la plasmación de una personalidad capaz, seria, tesonera y generosa. “El camino del cómico dicen que es el viaje a ninguna parte, pero yo creo que es allí donde nace la luz que ilumina el devenir del alma”, sentencia Sayagués, quien estructura el libro en tres partes: Primavera, Verano y Otoño.
 
   En la primera ofrece destellos de su vida familiar en su Salamanca natal, de sus años escolares, los inicios en un mundo laboral vinculado a la automoción y su trayectoria en el mundo del teatro, ya en el ámbito universitario, ya al frente de su propia compañía, Garufa, que estuvo activa –muy activa- entre los años 1975 y 2011. En Verano, el autor prefiere pasar a un segundo plano y dar voz a muchos de los colaboradores, actores, gestores o autores con los que ha trabajado a lo largo de su dilatada carrera en el universo escénico, gentes que le manifiestan un profundo cariño pero, sobre todo, un unánime reconocimiento. Por esas páginas desfilan más de 20 nombres, entre ellos los de Álvaro Santos Gómez, Nuria Galache, Pilar Bayón, Javier Prado Santos, Fernando Martín Iniesta, Bernardo García-Bernalt o Carmelo Gómez.
 
   Este último relata sus comienzos en Garufa y responsabiliza cariñosamente a Sayagués de que se dedique a la interpretación y no a cualquier otra actividad. “Si en vez de tomarte esto en seriome hubieses insuflado objetividad y sensatez, ahora me dedicaría a otra cosa y sería una persona decente y de provecho —como decía mi padre— y no un actor por las carreteras, un maldito, quizás un inútil para el progreso”, anota Gómez con toda la sorna.
 
 
Junto a Itziar Miranda y, nuevamente, Manuel Baqueiro, en una imagen de febrero de 2010, cuando la serie aún se titulaba 'Amar en tiempos revueltos' (foto: Alberto Roldán)
Junto a Itziar Miranda y, nuevamente, Manuel Baqueiro, en una imagen de febrero de 2010, cuando la serie aún se titulaba 'Amar en tiempos revueltos' (foto: Alberto Roldán)
 
 
 
   La obra concluye con una narración de sus años televisivos, ya en este siglo XXI, y de su enorme éxito en el papel de ese tabernero ya tan familiar que es Pelayo.  Y, modesto como se muestra en todo momento a lo largo de estas páginas, concluye: “Hoy he aprendido a vivir sobre dos tiempos, el relativo y el inventado, y a entender el eterno presente con su universo de inmediatez. Atrás queda el largo sendero recorrido y delante se vislumbra un horizonte por descubrir”.
24-10-2016 Versión imprimir
© AISGE 2017   Webmaster   Condiciones de uso   Política de privacidad
Inicio