twitter instagram facebook
Versión imprimir
04-12-2018

Foto: Miguel García-Gallo


SELICA TORCAL


“Doblar es muy difícil. No puede hacerlo todo el mundo”



FRAN PASTOR

Recibo este premio como algo que me faltaba. Yo empecé en el teatro, donde todos los galardones llegaban del público. Aunque luego acabé metiéndome en el doblaje, creo que debí haber trabajado más sobre las tablas. Es lo que nos gusta a los actores: el vivo y el directo. Como actriz de voz, recuerdo con especial cariño darle mi voz a la maravillosa Shirley MacLaine. O trabajar en el largometraje Capitanes intrépidos. O en Dinastía, para la televisión.

   Los actores de doblaje somos anónimos. Por suerte, en la actualidad estamos más reconocidos que cuando empecé. Por entonces nos dejaban de lado: éramos los del doblaje. Pero intérpretes somos todos. De televisión, cine, teatro o lo que toque. Hace tiempo que no doblo, pero estoy haciendo muchos cortometrajes. Y un trabajo en largo, El pomo azul, que de momento es candidato a los próximos Goya. Estoy rodeada de compañeros maravillosos. Me acuerdo de Jaime Azpilicueta.

   El gremio del doblaje estuvo de huelga poco tiempo atrás, aunque a mí las últimas reivindicaciones me pillaron ya retirada. Doblar es muy difícil. No lo hace todo el mundo, por muy actores que seamos. Si nos ponemos frente al micrófono y no damos pie con bola, si no decimos el texto a tiempo, luego no hay quien lo arregle. ¡Por eso hay escuelas de doblaje! Y quienes quieran dedicarse a esto deben ir a alguna de ellas. A formarse y a obedecer en todo a los profesores.

Versión imprimir