twitter facebook instagram
Inicio Aisge
Noticias Entrevistas Cursos
 
Entrevistas
03-12-2010 Versión imprimir
PEPE VIYUELA
Payaso, Actor, Poeta...

¿Qué tipo de preparación actoral consideras necesaria para dedicarse al mundo de la interpretación?
 
- Creo en una formación basada fundamentalmente en la curiosidad y en el deseo de aprender de todo lo que nos rodea. El actor recrea la propia vida con su trabajo, por eso debe tener los ojos muy abiertos y aprender de observando. Por otro lado está la formación académica, que permite compartir con otros actores y actrices un mismo camino. Existen muchos métodos y supongo que de todos ellos uno puede aprender muchísimo. Pienso también en la necesidad o al menos la conveniencia de una formación digamos “integral”, que abarque tanto los aspectos psicológicos como los puramente físicos. Tendemos a separar estos ámbitos y olvidamos que ambos nos constituyen a un tiempo. El actor no es sólo una cabeza que habla sino también un cuerpo que se mueve. Creo en un actor en permanente formación, que no pare de leer, de ir al teatro, al cine, que visite los bares y la calle, que observe y tome nota en cada instante, un actor curioso y creativo, que escape de clichés y sea capaz de arriesgar.
 
¿En qué medio te sientes más creativo: en el teatro, en el cine o en la televisión?
 
- Sin duda, alguna en el teatro. Tiene un proceso más “artesanal”, que permite una mayor elaboración y reflexión sobre el trabajo, con posibilidad de ensayar y por lo tanto probar, equivocarse y rectificar, y en el que el actor es más dueño del resultado final de su trabajo. Sin olvidar la presencia directa del público, el aquí y ahora de cada representación.
 
¿Qué es lo que más admiras en un actor o en una actriz?
 
- La capacidad para ilusionarse con cada función, el sentido del juego y la valentía a la hora de crear.
 
 
¿Un actor o actriz debe sentir lo que intenta transmitir?
 
- En la medida en que un niño cree que una caja de cartón es una nave espacial o su bicicleta un caballo con el que galopa. Lo siente y lo disfruta pero, a la vez, tiene la inteligencia suficiente para saber que está jugando y que lleva puesta una máscara. Interpretar es jugar.
 
¿Crees que es bueno ser exigente cuando se está preparando o estudiando un personaje, o hay que dejarse llevar durante los ensayos, para que el personaje fluya y vaya cogiendo forma?
 
- Lo uno no tiene por qué estar reñido con lo otro. La exigencia y sobre todo la que se lleva a cabo con uno mismo, creo que es fundamental para un actor, pero al mismo tiempo uno debe sentirse libre dejar que su imaginación vuele y luego ir eligiendo.
 
¿Qué tipo de actores o interpretaciones te pueden llegar a emocionar?
 
– Supongo que es una perogrullada, pero fundamentalmente las que me creo, las que tienen “verdad” y sobre todo las que buscan comunicar y compartir con el espectador una historia más que el lucimiento personal. Estas últimas no son más que un ejercicio de exhibicionismo y el exhibicionismo no me interesa nada.
 
¿Se les otorga demasiado poder a los intermediarios: productores, jefes de casting…?
 
- La acumulación de poder siempre ha sido un factor de desequilibrio en las relaciones humanas, sobre todo si quien lo ostenta y lo ejerce no usa de buenos modos. Quienes tienen la sartén por el mango a la hora de decidir si somos contratados o no, hay veces que exhiben una gran falta de sensibilidad y hasta de educación hacia nosotros los actores. De todos modos, no todos son así. No es tanto la figura, como el carácter o la estupidez quien determina esos comportamientos. Hay jefes de casting muy valiosos y productores con los que da gusto trabajar.
 
¿Puede la actitud de un director bloquear a un buen actor/actriz y limitarlo en el desarrollo de su personaje?
 
- Por supuesto, creo que todos tenemos experiencias de ese tipo. El director puede estimular el potencial del actor o anular por completo sus capacidades. No creo en la imposición sino en la sugerencia, es más mucho positivo dialogar y proponer que obligar o dictar. La figura del director de escena ha pasado en España de no existir a adquirir en determinadas ocasiones un carácter casi religioso, como de gurú, de gigante todopoderoso. Creo que un buen director debe huir siempre del excesivo protagonismo y de convertirse en la estrella del espectáculo. No me interesan los actores estrella ni los actores estrella, creo que el teatro es un arte colectivo en el que lo importante es establecer canales que propicien la comunicación dentro de las compañías.
 
¿Con qué tipo de personajes has disfrutado más?
 
- Siempre con el último que tengo entre manos.
 
¿Darías algún consejo imprescindible para alguien que quiera dedicarse a interpretar profesionalmente?
 
- Que no se rinda nunca.
 
¿Tienes alguna otra afición creativa?
 
- Me gusta escribir.
 
¿Te gusta leer? Recomiéndanos un libro.
 
- Ya que estamos en un ámbito de actores, “Comedia con fantasmas” de Marcos Ordóñez. Me parece una novela magistral que proporciona un viaje apasionante por el panorama teatral español del siglo XX. Un recorrido por nuestro pasado más reciente que no deberíamos perdernos. Yo diría que es una de esas lecturas necesarias para actores.
 
Recomiéndanos una película.
 
- “Muerte en Venecia”. Hay una novela excepcional detrás, un gran director, una banda sonora soberbia y una interpretación para quitarse el sombrero. Es una de las películas que más me apetece siempre volver a ver.
 
 
¿Te gusta la pintura? Recomiéndanos un creador o tipo de pintura.
 
- No entiendo demasiado de arte, miro cuadros y sólo sé si me gustan o no, sería incapaz de analizarlo técnicamente. Dentro de lo que me gusta, señalaría quizá las pinturas negras de Goya, también me gusta la pintura surrealista. Me quedo embobado ante los cuadros de El Bosco y recomendaría a quien no la conozca, la pintura de Remedios Varo.
 
 
¿Qué tipo de música es tu favorita?
 
- La música antigua, desde las cantigas pasando por la tradición mozárabe y judía, hasta la música de Tomás Luis de Victoria. No soy tampoco un entendido, pero este tipo de música me resulta siempre muy evocadora, muy sugerente, está cargada de ecos que siempre me llevan a la tranquilidad y al sosiego.
 
¿Consideras imprescindible que un actor esté informado de los acontecimientos políticos y sociales que ocurren en el mundo?
 
- Un actor y cualquier ciudadano debe buscar siempre esa información. No somos nada o mejor dicho, resultamos mucho más vulnerables, más manejables si no sabemos dónde estamos. Por otro lado, el poder de los medios de comunicación es enorme y están concentrados en muy pocas manos, por lo que hay que hacer verdaderos esfuerzos para estar bien informado, lamentablemente hay mucha broza y mucha manipulación.
 
¿Consideras tu profesión solidaria a nivel individual y colectivo?
 
- Como en todos los colectivos, hay sectores e individuos. No somos un bloque homogéneo. No creo que el colectivo de actores sea especialmente solidario, más bien diría que vamos muy a lo nuestro, que prima el individualismo. Me gustaría decir lo contrario, pero, salvo excepciones, creo que impera la falta de solidaridad.
 
¿Crees que AISGE es importante para defender tus intereses de propiedad intelectual?
 
- Estoy convencido de que este tipo de sociedades de gestión contribuyen a un reparto más justo de los beneficios que provoca el mercado audiovisual. Es una muestra de la fuerza que podemos tener como colectivo, porque individualmente esto no se habría conseguido. Y desde luego los últimos años de AISGE avalan el deseo de justicia y transparencia en ese reparto.
 
¿Participas en el proceso democrático de las Asambleas de AISGE?
 
- Menos de lo que quisiera. Es una de mis tareas pendientes.
 
Tienes alguna sugerencia para AISGE o Fundación AISGE
 
- Continuar abundando en la labor de humanización de los actores. Creo que por nuestro trabajo es bueno que mostremos cercanía. Estoy algo cansado de la imagen distante y de “glamour” con la que a veces se nos asocia, y que proyecta una imagen frívola de la profesión. Creo que somos trabajadores de la cultura y en esa medida un buen  objetivo podría ser hacer que la gente nos sienta cercanos y comprometidos. Creo que AISGE puede ejercer y ejerce una labor muy importante en este sentido.
03-12-2010 Versión imprimir
© AISGE 2017   Webmaster   Condiciones de uso   Política de privacidad
Inicio