twitter instagram facebook
Versión imprimir
18-01-2018

¡SELFI!  UN CUESTIONARIO PARA NO CORTARSE UN PELO

 
Pol Monen
 
Debutar con un anuncio de Donuts y provocar enfados por leer revistas sin pagar
 
 
 
• Después de levantarme... me tomo un café sentado en el sofá.

• La primera web a la que le echo un vistazo por la mañana… Las de los periódicos digitales. No tengo ninguna preferencia.
 
 
 El objeto más preciado que tengo por casa… Una carta que me escribió mi madre al cumplir los 18 años, antes de que decidiera mudarme a Madrid. Entre otras cosas decía: “No pases por la vida de puntillas, pisa a fondo, pon el corazón en lo que hagas. No te engañes pensando que tienes mucho tiempo, porque los años pasan deprisa y debes hacer realidad muchos sueños. Lucha siempre por los tuyos”.
 
 
• Las horas vuelan cuando… ensayo en el Estudio Corazza para el Actor.
 
 
 Una manía imposible de evitar… Subrayar en amarillo las separatas. Siempre.

• No me acuesto sin… ver alguna serie. Hace poco descubrí Ángeles en América, escrita por Tony Kushner con Meryl Streep y Al Pacino en el reparto. Una pasada.
 
 
 Jamás podré olvidar el momento en que… mi representante me llamó para decirme que me habían dado mi papel en Amar. Me fui a acostar pidiendo que no fuera un sueño.

 El juguete que me volvía loco de niño… era una cocinita. Ironías de la vida: lo más elaborado que hoy cocino es una tortilla francesa [risas]. 
 
 
 Mi primer recuerdo de la televisión… es el de mi primer anuncio de Donuts. Con cinco o seis años. Una profesora se dejaba una caja de esos bollos en la clase y yo me comía uno ante la mirada sorprendida de los niños. Lo mejor es que el anuncio se grabó con cámara oculta. Se puede ver en www.youtube.com/watch?v=BuE9MNv2vqw   
 
 
 La interpretación me ha cambiado… porque me ha hecho más comprensivo con los demás y más curioso. También me he vuelto menos solemne. Ser solemne es un coñazo.
 
 
 La última vez que un admirador me sorprendió... fue en un concierto de Maldita Nerea unas semanas atrás.
 
 
 Cuando necesito suerte llevo conmigo… muchas horas de ensayo.  
 
 
 Soy un absoluto desastre... para hacer maletas. Siempre me dejo algo.
 
 
 Pasé vergüenza... ayer mismo. Me llamaron la atención por estar leyendo una revista sin pagarla. Vivo al límite. 

 La app más reciente a la que he hecho hueco en mi móvil… WhatsApp.
 
 
 Flipé por la casualidad de… trabajar con Claudia Traisac en Vivir sin permiso. Quería actuar con ella desde hacía años y ahí la mayor parte de mi trama trascurre a su lado.
 
 
 No tengo pelos en la lengua para hablar de… feminismo. Los hombres no debemos tenerle miedo: es una lucha hacia la igualdad y nos hará más libres a nosotros también.
 
 
 La gente se parte de risa cuando cuento... que confundí a Julio Medem con un actor que hacía de relojero en Amar. Había visto muchas de sus películas pero no acababa de ponerle cara. Le vi en los pasados Premios Forqué y me enseñó su nuevo reloj ;)
 
 
 Siguen mirándome con gesto raro por… haber estudiado hebreo durante cuatro años. Siempre he pensado que un idioma es una manera de entender el mundo.
 
 
 Menudo susto me llevé cuando... Cada vez que se me cae el móvil al suelo tengo pequeños ataques [risas].  
 
 Un personaje histórico con el que me habría tomado un café… Tal vez no sea histórico, pero me encantaría habérmelo tomado con Philip Seymour Hoffman, es mi actor favorito.   
 
 
 No me resisto cuando en la carta de un restaurante veo… sushi. ¡Mi debilidad!
 
 
 Regresaría mil veces a… mi pueblo, Pineda de Mar, donde vive mi familia.
 
 
 Quien más se aproxima a mi concepto ideal de belleza… es Àstrid Bergès-Frisbey.
 
 
 Me bloquea el miedo a… hacer el ridículo. El clown me ha ayudado mucho.
 
 
 Quisiera parecerme… a mi abuelo Francesc. Un hombre inteligente, bueno, que sabe disfrutar de la vida. 
 
 
 Cuando me haya muerto... el mundo seguirá girando.
 
 
 Me gustaría ser recordado por... haber vivido con pasión y haber tratado bien a las personas.
 
 
Así se lo ha contado a Héctor M. Rodrigo
 
 
El barcelonés Pol Monen se encuentra a sus 23 años en pista de despegue. Y eso que de pequeño se puso a las órdenes de Almodóvar para filmar un plano fugaz de La mala educación. O que se vio envuelto en ese aislamiento emocional de la adolescencia que retrataba Els nens salvatges (de Patricia Ferreira). Pero hoy es uno de los cuatro nominados al Goya a mejor actor revelación por Amar (Esteban Crespo). En esa película encarna a Carlos, un chaval que vive con demasiada intensidad su primer noviazgo, hasta el punto de cambiar de vida por Laura: deja los estudios de Derecho por un empleo en una relojería para tener dinero de cara a un futuro compartido, esa decisión empieza a generarle conflictos con su tradicional familia... Y cuando ese panorama le resulta insoportable, propone a su chica un plan: que se fugue con él. Las dudas de ella y el aumento de protagonismo de sus amigas van distanciando a la pareja, que en su lucha por seguir adelante mantiene desencuentros una y otra vez. Pase lo que pase en los premios de la Academia de Cine, ya es seguro que partipará junto a Belén Rueda en la película de terror Simiente y reja.
 
   Menos experiencia acumula en la pequeña pantalla. Después de interpretar papeles episódicos en series como Isabel (TVE) o Nit i dia (TV3), próximamente le veremos en ese reparto encabezado por José Coronado y Álex González para Vivir sin permiso. Y parece que la producción triunfará entre la audiencia, ya que se centra en el declive de un viejo narcotraficante gallego a causa del alzhéimer y la lucha entre los aspirantes a heredar su negocio.

Versión imprimir