twitter instagram facebook
Versión imprimir
22-03-2019

Iria Pinheiro, Miguel Borines, Marta Lado y Marcos Orsi, mejores actores en los XXIII Premios María Casares

La ausencia de la TVG, por desavenencias con el sector, marca una gala de ambientación romana en la que 'Commedia' acabó alzando el trofeo al mejor montaje del año


La temática romana sirvió como 'leit motiv' durante toda la ceremonia

 

E. TEIXO

Reportaje gráfico: La Diapo/AAAG

Los galardones de los XXIII Premios María Casares acabaron este 21 de marzo muy repartidos entre Commedia (Contraproducións), Invisibles (Redrum Teatro), Anatomía dunha serea (Iria Pinheiro), O servidor de dous amos (Talía Teatro) y Casa O Rei (Ibuprofeno Teatro). La ceremonia de entrega, ambientada en el Imperio Romano y organizada por la Asociación de Actores e Actrices de Galicia (AAAG), fue escrita y dirigida por los actores Juanillo Esteban y Carlos Sante. La Fundación AISGE volvió a respaldar una ceremonia que, por primera vez en su historia, no fue retransmitida por la TVG.

 

   La gala de los XXIII Premios María Casares guardará para siempre el sabor de la ausencia. El teatro gallego no olvidará el hueco de grandes profesionales, como los referenciales Ernesto Chao o Gustavo Pernas. No ha sido una temporada amable para el oficio. Pero, además, ni la profesión teatral ni sus aficionados olvidarán que, por primera vez, los Casares no pudieron ser vistos en la televisión pública autonómica. La TVG, como cualquier gran personaje, cobró una dimensión adicional al desaparecer de la escena.

 

 

Miguel Borines

 

 

“Jamás le perdonaré a la TVG que mi madre, que siempre ha visto esta gala, a cualquier hora que la emitiesen, no pueda seguirla este año porque no entiende de Internet”, dijo Miguel Borines al recoger su premio al mejor actor protagonista. Ciertamente, la ceremonia pudo seguirse en directo desde una plataforma online, pero muchas personas —además de la madre de Borines— se vieron privadas del más efectivo escaparate de la producción escénica gallega. 

 

   La incombustible Mabel Rivera, vicepresidenta de la AAAG, enfocó el grueso de su discurso institucional hacia este mismo asunto. La actriz, inspirada y encendida a partes iguales, asumió que la gala fuese tradicionalmente emitida en el segundo canal del ente público en horarios intempestivos. Pero lamentó no haberse podido reunir con nadie, siquiera, para tratar la retransmisión de este año. Además, el buen tratamiento que la TVG dispensa a los premios Mestre Mateo genera, a sus ojos, agravio comparativo. Rivera recordó: “nosotras somos los rostros, las voces, el talento del audiovisual gallego. Mucho antes de existir el canal autonómico, muchas de nosotras ya estábamos trabajando. Cuando la televisión pública inició su actividad, nos encontró preparadas para contribuir a la normalización de la lengua y la cultura de este país desde nuestra profesión. Pensamos que su respuesta nunca ha estado a la altura”.

 

   Así se explica la decisión de la AAAG de romper el diálogo con la TVG, que este año solo había podido producirse por vía telemática. Y, como es natural, el rechazo a que el ente público emitiese el evento. Con el peaje correspondiente.

 

 

Marta Lado

 

 

   Pese al veto televisivo, el espectáculo teatral de comedia resultó de los más ágiles y divertidos en la historia de estos galardones. Un nutrido elenco de intérpretes, liderado por Vanessa Rivas, Pablo Sánchez y los hilarantes centuriones Miguel Borines y Eduardo A. Rodríguez “Tatán”, evocó los más insospechados momentos del imperio romano. Acróbatas y gladiadoras entretuvieron al César y, entre una cosa y otra, Marta Lado subió a recoger su premio a mejor actriz secundaria por su papel en O servidor de dous amos. Embarazada o incluso embarazadísima, Lado compartió su reconocimiento con toda la tropa de Talía Teatro. “Estoy muy hormonada y voy a llorar”, advirtió. Y, en efecto, se despidió entre lágrimas.

 

 

Marcos Orsi

 

 

   Avelino González, César Goldi y Marcos Orsi, todos ellos participantes en Commedia, se disputaban el premio al mejor actor secundario, que se llevaría el último de ellos. Commedia es la reformulación del espectáculo que, con el mismo nombre, se estrenara 25 años atrás. Pero, claro, el tiempo no avanza gratis y todos cedemos cierta agilidad a cambio de seguir latiendo, así que Orsi confesó haber sufrido esta vez agujetas y, en general, “un desfase entre lo que la cabeza quiere y lo que el cuerpo puede hacer”. El actor cerró su intervención sugiriendo prudencia con el avance político de la extrema derecha y llamando al público a votar el 28 de abril. 

 

 

Iria Pinheiro

 

 

   Iria Pinheiro recibió el premio a Mejor Actriz Protagonista por su creación Anatomía dunha serea. Irrumpió en el escenario con su alegría cabaretera, pero no han sido buenos tiempos para Pinheiro: enseguida recordó que sigue inmersa en un proceso judicial después de haber denunciado acoso sexual en el trabajo. Además, Anatomía dunha serea parte de un texto (también premiado en los María Casares) que narra en primera persona el caso de violencia obstétrica sufrido por la propia actriz en su parto. Por eso, Iria Pinheiro identificó a médicas y comadronas como su nuevo público natural.

 

 

El equipo de 'Commedia', mejor montaje del año en el teatro gallego

 

 

   Y así llegó el galardón al mejor actor protagonista para Miguel Borines, que en ese momento estaba trabajando en la gala disfrazado de soldado romano. “No puedo botar de contento porque llevo 20 kilos encima”, dijo, “pero es la primera vez que un titiritero consigue el premio al actor protagonista”. La madre de Borines, como ha sido dicho, no pudo ver los aplausos que recibió su hijo, ni por su trabajo en Casa O Rei, ni por su descacharrante interpretación en el propio evento. Tampoco se enteró de que el premio al mejor espectáculo fue a parar a Commedia, de la compañía Contraproducións, que nació para festejar un cuarto de siglo dedicado al teatro y terminó celebrando, además, tres trofeos en la noche anual de las artes escénicas en Galicia. Con o sin televisión.

 

 

Pero, para compensar tanta ausencia, la casualidad dispuso para los María Casares la presencia divina de la actriz Marisa Paredes. Encontrándose en A Coruña por otros asuntos y quizá porque tampoco gustaba del streaming, quiso presenciar la gala anual del teatro gallego, que siguió con atención y aplaudió vivamente. Sobre todo, la lectura del Manifesto Galego do Día Mundial do Teatro, que este año corrió a cargo del dramaturgo Carlos Santiago. 

Versión imprimir