twitter facebook instagram
Inicio Aisge
Noticias Entrevistas Cursos
 
Noticias
26-07-2016 Versión imprimir
Ciro Guerra
Ciro Guerra
 
 
La colombiana ‘El abrazo de la serpiente’ acapara el palmarés en los III Premios Platino


Argentina copa la categoría interpretativa con los triunfos de Dolores Fonzi y Guillermo Francella
 
 
FERNANDO NEIRA
La incipiente cinematografía colombiana se apuntó este domingo 24 de julio uno de los mayores éxitos de su historia con el triunfo arrollador de El abrazo de la serpiente en la tercera edición de los Premios Platino. Los galardones del cine iberoamericano, que cuentan con la Fundación AISGE entre sus colaboradores, avalaron las excelencias de este precioso retrato en blanco y negro de la cultura indígena con un aluvión de siete estatuillas, sobre las ocho a las que aspiraba. Los galardones interpretativos estuvieron acaparados en esta ocasión por la inagotable cantera de talento albiceleste. Dolores Fonzi y Guillermo Francella llevaron para Argentina los correspondientes galardones de Mariscal con sus respectivos trabajos en Paulina y El clan, un éxito que se suma al que ya en 2015 se anotó su compatriota Érica Rivas por su papel en Relatos salvajes.
 
   El abrazo de la serpiente es la tercera y seguramente más fascinante cinta rubricada por Ciro Guerra, natural de César (en el noroeste del país) y con todo un universo de posibilidades futuras a sus exiguos 35 años. Y no ha sido este un título de factura sencilla, para contarlo todo: Guerra invirtió cinco años en la elaboración y estreno del largometraje, y en más de una ocasión estuvo a punto de abandonar el proyecto ante las dificultades de ejecución y financiación. Fue la propia comunidad indígena, protagonista absoluta en un metraje de belleza y plasticidad conmovedoras, la que ofreció el aliento necesario para que la aventura no encallara para siempre.
 
'El abrazo de la serpiente'
'El abrazo de la serpiente'
 
 
 
   A fe que el esfuerzo mereció la pena. Esta singular serpiente ya reportó a Colombia el premio en la Quincena de Realizadores del Festival de Cannes (2015) y permitió al país sudamericano colarse este año, por primera vez en su historia, entre los cinco finalistas en los Óscar a la mejor película de habla no inglesa. La húngara El hijo de Saúl impidió en último extremo el triunfo colombiano, pero los Platino han agrandado definitivamente la leyenda en torno al filme de Ciro Guerra. Un relato de connotaciones míticas sobre dos viajes al corazón de la Amazonia: el de Theodor Koch-Grümberg (1909) y el de Richard Evans (1940), un botánico estadounidense obsesionado por encontrar la yakruna, una plata sagrada a la que los indígenas atribuyen impactantes propiedades alucinógenas.
 
   Guerra, que también levantó el Platino al mejor realizador de la temporada, estuvo presente en la ceremonia de entrega, en Punta del Este (Uruguay), y no dejó pasar la ocasión de vincular su película con el momento histórico que vive su país tras tantas décadas de violencia guerrillera. Ahora que las FARC afrontan el proceso de entrega definitiva de las armas, el realizador se alegró de compartir el premio “con Colombia y la paz que al fin está llegando”, y vaticinó que la nueva generación de cineastas “estará para contar los nuevos tiempos” a los que se enfrente el país. Los organizadores de la cita uruguaya aprovecharon para anunciar que la cuarta edición de los Premios Platino tendrá lugar en 2017 en Madrid, con lo que España será el primer país en repetir como anfitrión: tras la primera entrega en Panamá (2014), estos nuevos reconocimientos trasatlánticos hicieron escala en la metrópoli malagueña de Marbella en la cita de 2015.
 
 
Dolores Fonzi
Dolores Fonzi
 
 
 
   La avalancha de menciones para El abrazo de la serpiente achicó el espacio de los demás triunfadores de la velada, aunque a nadie pasó inadvertido el rotundo triunfo del cine argentino en el apartado de las mejores interpretaciones, tanto la masculina como la femenina. Dolores Fonzi dedicó su reconocimiento “a las mujeres víctimas de discriminación y violencia, un tema muy presente en la película de Santiago Mitre, Paulina, con la que se impuso.
 
 
Guillermo Francella
Guillermo Francella
 
 
 
   Sobre El clan, de Pablo Trapero, Francella alabó que la cinta se erigiera en “un viaje extraordinario y un desafío muy importante”. Lo cierto es que su trabajo dejó sin posibilidades a Javier Cámara y Ricardo Darín, el tándem protagonista en Truman (Cesc Gay), que llegaban con el aval de la avalancha de premios obtenidos en España, Concha de San Sebastián y Goyas incluidos. Truman fue la única entre las favoritas que se fue de vacío, pero los aplausos acumulados por este título durante los diez últimos meses resultan casi incontables.
 
   El cine español tampoco tuvo suerte en otro apartado en el que partía con posibilidades, el de mejor película documental. Mabel Lozano había llegado hasta la selección final con Chicas nuevas 24 horas, un trabajo valiente y concienzudo sobre la explotación sexual a las mujeres, pero encalló ante la cinta chilena El botón de nácar, de Patricio Guzmán. Sí hubo galardón hispano con Atrapa la bandera, el mejor largometraje en la categoría de animación, que ya había arrasado en invierno en la temporada de premios en España. El chileno Pablo Larraín se erigió en el mejor guionista con El club, otra historia turbulenta y corajuda, en este caso sobre las redes de pederastia entre los curas católicos de aquel país.
 
 
'Ixcanul'
'Ixcanul'
 
 
 
   A modo de final circular, destaquemos por último el triunfo de Ixcanul como mejor ópera prima. Y hagámoslo por dos motivos atípicos y atractivos. La cinta de Jayro Bustamante constituye el primer gran aplauso para el cine guatemalteco, hasta ahora una de las industrias más humildes y escasas de pedigrí en el cine del continente hermano. Y su argumento entronca con la gran vencedora, El abrazo de la serpiente, por constituir también una incursión en el mundo indígena. Aunque la línea argumental es aquí mucho más actual que la escogida por el colombiano Guerra. Ixcanul denuncia sin ambages la situación de desigualdad y desamparo de las mujeres guatemaltecas y ya había llamado la atención en el reciente Festival de Berlín, donde se llevó para tierras centroamericanas el Oso de Plata Alfred Bauer.
 
26-07-2016 Versión imprimir
© AISGE 2017   Webmaster   Condiciones de uso   Política de privacidad
Inicio