twitter facebook instagram
Inicio Aisge
Noticias Entrevistas Cursos
 
Noticias
24-07-2017 Versión imprimir
Sônia Braga
Sônia Braga
 

La brasileña Sônia Braga y el argentino Óscar Martínez, mejores actores en los IV Premios Platino
 
Pedro Almodóvar, encumbrado como director, mientras que Juan Antonio Bayona acapara las categorías técnicas
 
 
FRANCISCO PASTOR
La Caja Mágica madrileña es, por lo general, escenario de campeonatos de tenis, pero la noche de este sábado 22 dejó hueco a los vestidos de noche y trajes de gala. Uno de ellos, el del presentador y humorista Carlos Latre, que durante más de dos horas condujo la gala de entrega de los IV Premios Platino: los galardones dirigidos al cine en castellano y portugués de un lado y otro del Atlántico, ya conocidos informalmente como los Óscar iberoamericanos y con los que la Fundación AISGE volvía a colaborar. Junto a él, y también como presentadora, se encontraba la actriz Natalia Oreiro. Un día antes, esta uruguaya había recibido ya una de las menciones de la fiesta: el público la había elegido como mejor intérprete femenina. El actor Óscar Martínez también había recogido el viernes el equivalente masculino de esa mención popular. Y la noche del sábado, el argentino afianzó su triunfo al conseguir el Platino a mejor actor; en esa ocasión, el oficial y concedido por el jurado, un honor que la brasileña Sônia Braga obtuvo en la categoría femenina.
 
   Braga, nacida en Maringá hace 67 años, interpreta en Doña Clara (Aquarius) a una crítica musical retirada y en lucha contra la promotora inmobiliaria que ha comprado todos los apartamentos del edificio en el que vive, salvo el suyo. A lo largo de las casi cinco décadas que lleva haciendo cine, la actriz ha trabajado para Robert Redford o Clint Eastwood. No es el primer premio Platino que recibe: ya en 2014, cuando estos galardones se entregaron por primera vez (en Ciudad de Panamá), la intérprete obtuvo una estatuilla en honor a toda su trayectoria. Sônia alcanzaba así un premio por el que también suspiraban, entre otras, las actrices Juana Acosta o Emma Suárez, que no pudo repetir con Julieta el triunfo que sí obtuvo el pasado febrero con los Goya. En algún lugar entre el portugués de Brasil y el castellano, a Braga se la vio claramente emocionada. “Este, el mejor guion de mi vida, me llegó poco después de que recibiera mi primer Platino. Muchas gracias”, contó desde el atril. 
 
 
Óscar Martínez
Óscar Martínez
 
 
 
   De la misma edad que la actriz es Martínez, natural de Buenos Aires, que conquista los mencionados dos premios Platino gracias a su interpretación en El ciudadano ilustre, la cinta coronada a su vez como mejor película (y que, como el intérprete, hizo doblete, dado que también venía avalada por la mención del público). En ella, el actor encarna a un premio Nobel de Literatura que regresa a su pequeño pueblo natal para obtener una condecoración. Su trabajo en esta coproducción entre Argentina y España ya le valió una copa Volpi en la pasada Mostra de Venecia. No es la primera vez que el artista trabaja en una colaboración entre estos dos países: ya ocurrió en Relatos salvajes (2014). “Celebré y celebro la creación de estos galardones y su instauración, ya definitiva, como la mayor fiesta de las artes audiovisuales en Iberoamérica”, mentó el intérprete.
 
   Eduard Fernández (El hombre de las mil caras) o el chileno Alfredo Castro también optaban a esta mención. Y aunque este último no obtuvo el premio, sí pudo contar con la satisfacción de que Desde allá, el largometraje junto al que participaba, obtuvo la estatuilla a mejor ópera prima.
 
 
Edward James Olmos
Edward James Olmos
 
 
 
Miedo a los latinos
Al recoger el premio Platino a toda una trayectoria, Edward James Olmos —aún recordado por su interpretación en la serie norteamericana Miami Vice, allá por los años ochenta— lograría poner en pie a todo el auditorio. “Muchas personas han dado su vida para que los iberoamericanos podamos encontrarnos juntos esta noche”, agradeció en castellano este californiano de ascendencia latina, que ha dedicado al cine buena parte de sus 70 años. Más de cuatro décadas de trabajo componen la carrera de quien persiguiera a Harrison Ford en la mítica Blade runner (1982), y a quien veremos pronto en la secuela de aquella cinta. “El futuro está en nuestras manos. Los latinos somos muchos, y por eso nos tienen miedo”, reiteró Olmos, en velada alusión a las políticas y el discurso del presidente norteamericano Donald Trump, justo antes de alabar el cine de Pedro Almodóvar.
 
 
Pedro Almodóvar
Pedro Almodóvar
 
 
 
   Para España, los premios llegaron en parte gracias al realizador manchego, coronado como mejor director de la mano de Julieta. La veterana Geraldine Chaplin le dedicó desde el escenario, poco después de que se abriera el sobre, un “¡Pedrooo!” que recordó al de Penélope Cruz en los Óscar, cuando el autor recogió la estatuilla por Todo sobre mi madre (1999). Después de mentar a buena parte de su equipo —y muy especialmente a las mujeres que lo componen—, Almodóvar dedicó el galardón a los cientos de miles de familias, víctimas de la guerra civil y el franquismo, que aún buscan los restos de sus allegados. “Yo no soy padre, ni madre, pero esa desaparición muda debe de ser de las más dolorosas de una vida. No es abrir heridas, es cerrarlas”, relató el director.
 
   Minutos antes, Alberto Iglesias, autor de la música presente en la película, recogía el galardón a la mejor banda sonora: lo hacía ya con diez premios Goya en casa y otras tres nominaciones a los Óscar. Y el ganador de los premios Platino, al menos en cantidad, fue el director barcelonés Juan Antonio Bayona, también presente en la ceremonia. Un monstruo viene a verme alcanzaba cuatro menciones: montaje, arte, fotografía y sonido.
 
 
Manuela Carmena e Imanol Arias
Manuela Carmena e Imanol Arias
 
 
 
Amores musicales
La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, acompañada de Imanol Arias, entregó el premio al cine y educación en valores. Recayó en Esteban, la historia de un niño de nueve años que descubre su talento para la música. Al entregar el galardón, recordaron que referentes iberoamericanos son Isabel Allende y Gabriela Mistral, pero también quienes quedan al este del Atlántico, como Rubén Darío. De eso tratan los Platino, que celebraron su segunda edición en Marbella y visitarán la mexicana Rivera Maya el año que viene. Aunque son unos premios jóvenes —se entregaron por primera vez en 2014—, esta ceremonia de entrega ya se emite en directo para toda Iberoamérica. En su retransmisión en la televisión pública española, fue el venezolano Boris Izaguirre quien aportó su voz a los comentarios en off de la gala.
 
   Esta fiesta despertó al son de la popular La gozadera, así como Maxi Iglesias, Miguel Ángel y Asier Etxeandia se levantaron a bailar el Morena mía junto a Miguel Bosé. Se pudo escuchar también la icónica La muralla. Y Oreiro, que además de actriz es cantante, no olvidó agradecer a los espectadores el premio del público a mejor intérprete femenina. Se la condecoró por Gilda, no me arrepiento de este amor, donde la artista interpreta a la recordada vocalista argentina. No en vano, Oreiro está galardonada, entre otros, con un premio Grammy latino y por la MTV. “Tengo todos tus discos”, tuvo que reconocer Latre, en algún momento de la noche, y poco antes de arrancarse a cantar, él también, en una parodia de Julio Iglesias. Entre las carcajadas del público, entonó: “El padre de Iberoamérica soy yo”.
24-07-2017 Versión imprimir
© AISGE 2017   Webmaster   Condiciones de uso   Política de privacidad
Inicio