twitter facebook instagram
Inicio Aisge
Noticias Entrevistas Cursos
 
Noticias
13-06-2016 Versión imprimir

 

EL LOCALIZADOR


Redes (A Coruña)


El pueblito ‘almodovariano’ abrazado al mar
 
 
FERNANDO NEIRA
(Texto y reportaje gráfico)
“En Ares non te pares, en Caamouco para pouco, en Redes non te quedes”. La malévola cantinela popular no le hace en absoluto justicia a este coqueto rinconcito de la coruñesa ría de Ares, a un paso ya de Ferrol. Y mucho menos en el caso de Redes, pueblo marinero y diminuto como los que ya casi no quedan, abrazado a un mar calmo y parsimonioso que apenas recuerda al fiero Atlántico de unas pocas millas más hacia el oeste. Lo habrán visto en la reciente Julieta, de Pedro Almodóvar. Allí vive Xoan (Daniel Grao), el pescador que se enamora de la joven Julieta (Adriana Ugarte), a la que ha conocido en un tren. Allí sirve la tosca Marian (Rossy de Palma), que mira con recelo el emergente romance. Y allí nacerá Antía, la hija de la pareja.
 
 
 

 
 
 
   Redes son media docena de calles. Y no, no lo tomen por frase hecha. Las hemos contabilizado y disponemos de sus nombres. Se llaman Arriba, Medio, Abaixo, Nova y Ribeira, abrazadas todas ellas por la carreterita general, rebautizada como Avenida Gaspar Rodríguez en honor al que fuera primer alcalde del entonces Ayuntamiento de Caamouco. También cuenta con una plaza, la del Pedregal, que se asoma al puerto y anima a disfrutar de un refrigerio en A Pousada do Mariñeiro (Almodóvar y su equipo lo hicieron) mientras se constata la quietud de la tarde perezosa.
 
   Pero lo verdaderamente asombroso, lo que ya no se ve por el mundo adelante, es esa estrecha camaradería entre las olas y las casonas, construidas con salida al mar. Erigido en un tiempo en que no se conocían ni la Ley de Costas ni menos aún ese instinto depredador de los nuevos urbanistas, el pueblo quiso dotarse de acceso directo al que era el principal de sus aliados. Y así, los marineros pudieron durante años faenar y aparcar luego sus embarcaciones, literalmente, a las puertas de casa.
 
 

 
 
 
   Un paseo por la cuestecilla de la Rúa Nova resulta revelador. Columpios que van a dar al mar, escalinatas que se sumergen en las aguas, hórreos y barquichuelas compartiendo idéntico campo visual. Toda una rareza histórica y antropológica que el pueblo ha conservado con orgullo. Porque esas moradas no son ostentosas, ni mucho menos, pero sí diáfanas, pizpiretas y bien cuidadas. Sobre todo las balconadas, tan presumidas ellas. La caminata hasta el club de remo es breve, pero agradecida. Y luego siempre se pueden seguir los caminos rurales (sin señalizar, faltaría más) hasta la cercana playa de Sabadelle, una calita plácida y recóndita que mira ya en dirección a Ares.
 
   Redes también tiene playa propia, aunque a casi nadie sorprenderá la noticia de que, ejem, la climatología no propicia en demasía su disfrute. Bueno, en realidad la chavalería local acostumbra a chapotear en el mismo puerto, manso como es y limpio como está. Pero si queremos un poco de arena bajo los pies, la Rúa da Ribeira desemboca en la playa de Area Morta, desde la que se contempla toda la insólita hilera de casas anfibias, volcadas sobre el agua y mecidas por las mareas. Cierto es que el arenal no da para mucho, porque la crecida del mar casi lo devora por completo, pero la panorámica compensa cualquier otra carencia.
 
 

 
 
 
   Desde Area Morta, lo mejor es adentrarnos por el bosque que se extiende, espeso y frondoso, por toda la margen norte de la ría. Los caminos son angostos, más bien anárquicos y, una vez más, carentes de cualquier indicación amiga (y tranquilizadora). Los más aprehensivos podrán barruntar que por semejantes vericuetos ha tiempo que no transita la especie humana, pero no es para tanto. Y tampoco hay pérdida: dejando el mar siempre a mano derecha, y marchando con paso decidido, es posible bordear unos cinco kilómetros de costa y desembocar en la esplendorosa playa de A Magdalena, ya en el concello de Cabanas, orgullo comarcal y tradicional reclamo para el turismo mesetario. Agudice el oído un poco y ya verá qué pronto escucha a algún distinguido caballero recién llegado desde el mismísimo barrio de Salamanca.
 
   En Redes no disponen de infraestructura hostelera, por lo que pernoctar allí resulta poco factible (a menos que se le dé muy bien eso de hacer amigos). Pero tanto Ares como Cabanas están a tiro de piedra y allí tienen de todo. Lo sentimos, habrá de ir preparando alguna otra excusa.
 
 

 
 
 
 

Guía práctica

Cómo llegar. La ruta más sencilla parte de Cabanas, municipio al que se accede por la N-651 o la AP-9. Desde allí, la comarcal LC-124 conduce a Limodre y a Redes. Y desde Redes, la CP-0401 desemboca en Ares.

Más información.
www.concellodeares.com, www.caamouco.net
 
 
13-06-2016 Versión imprimir
© AISGE 2017   Webmaster   Condiciones de uso   Política de privacidad
Inicio