twitter facebook instagram
Inicio Aisge
Noticias Entrevistas Cursos
 
Noticias
14-07-2016 Versión imprimir

 
 
‘¡Bruja, más que bruja!’, el filme maldito de Fernando Fernán-Gómez



El reestreno de esta joya casi olvidada de 1976 se convierte en un cálido homenaje a su protagonista, Emma Cohen
 
 
 
 
ALBERTO ÚBEDA-PORTUGUÉS
El reciente fallecimiento de Emma Cohen, actriz principal de esta singular obra de Fernando Fernán-Gómez, ha puesto una nota triste en el gran reestreno de ¡Bruja, más que bruja!, que conmemora el 40º aniversario de su rodaje. Llega a los espectadores en una copia restaurada digitalmente que hará posible disfrutar en toda su dimensión de una comedia musical bufa, enérgica y muy provocadora. En el reparto, además de Cohen, figuraron los nombres estelares de Paco Algora (otra reciente y lamentable desaparición), Mary Santpere y el propio Fernán-Gómez.
 
   La acción del filme  transcurre en un pueblo de la España profunda. El joven Juan (Paco Algora) se va a cumplir el servicio militar, prometiéndole su novia, Mariana (Emma Cohen), que le será fiel. Sin embargo, se casa con don Justino (Fernando Fernán-Gómez), tío de Juan y el hombre más rico del lugar. Cuando el sobrino regresa, los enamorados reanudan sus juegos a escondidas, exponiéndose a ser sorprendidos por el celoso e iracundo marido.
 
 
Paco Algora, Mary Santpere y Emma Cohen
Paco Algora, Mary Santpere y Emma Cohen
 
 
 
   Estrenada en 1977, en plena Transición, ni el público ni buena parte de la crítica de la época entendieron la radicalidad y el exceso de ¡Bruja, más que bruja! “También le perjudicó que hubiera en ese momento una huelga de acomodadores y taquilleros, la única que ha habido en España”, anota el productor Juan José Daza. La filmación transcurrió en Algete (Madrid) y contó con un presupuesto de 13 millones de pesetas. “La idea de Fernando era hacer un musical a contracorriente, dándole la vuelta como un calcetín a los películas de Hollywood de ese género”, dice Daza.
 
Siempre Emma
“El alma de la película era Emma. Fue la primera vez que Fernando la dirigió en el cine”, comenta el barcelonés José Lifante, uno de los intérpretes secundarios de la cinta. “Emma lo hacía todo bien. Sabía improvisar con genio y se mostraba cálida con los compañeros de rodaje”, señala. El productor Daza asiente a las palabras del actor y añade: “Creo que es una de sus mejores interpretaciones”.
 
   Cohen conoció a Fernán-Gómez, su pareja durante 37 años, en 1970 durante el rodaje de Pierna creciente, falda menguante, de Javier Aguirre. En televisión, la actriz participó en esos primeros años setenta en Juan Soldado y El pícaro, producciones que realizó e interpretó Fernán-Gómez. Posteriormente, el gran creador español la dirigió en las cintas Mambrú se fue a la guerra y El mar y el tiempo. “Era una persona maravillosa que te conquistaba en un abrir y cerrar de ojos”, explica el cineasta José Luis García Sánchez, íntimo amigo de Emma y Fernando.
 
 
Cohen y Fernando Fernán-Gómez, en la escena de la boda
Cohen y Fernando Fernán-Gómez, en la escena de la boda
 
 
 
Basada en hechos reales
“Me han preguntado muchas veces por qué rodé ¡Bruja, más bruja! Ya no sé qué contestar. Lo único que puedo decir es que acariciaba el proyecto de hacerla desde, por lo menos, 12 años antes”, declaró Fernando Fernán-Gómez sobre un filme que escribió con la colaboración del guionista y actor Pedro Beltrán. Se basaron en una información periodística sobre un triángulo amoroso en la España de los cincuenta. “Pese a que teníamos un presupuesto muy ajustado, hice la película que quería, con absoluta libertad”, dijo el autor de filmes tan sobresalientes como El mundo sigue (que comentamos en su reestreno en el verano de 2015) o El viaje a ninguna parte, por la que obtuvo los Goyas a la mejor película y al mejor director.
 
  El periodista e historiador Fernando Lara cree que “el problema de ¡Bruja, más que bruja! fue que nadie supo muy bien cómo encuadrarla. En los setenta, el cine español se dividía en películas comprometidas y las que incluían, aunque no viniera a cuento, escenas eróticas. La cinta de Fernando estaba muy alejada de ambos campos”.
 
   La recuperación de esta espléndida película nos descubre, una vez más, el enorme talento que atesoraba Fernando Fernán-Gómez tanto en su faceta de director como en la de genial intérprete. La mejor tradición del esperpento, de la España negra ahíta de miseria y violencia, adquiere aquí una óptica surrealista, con unos números musicales de zarzuela que expresan al modo juglaresco las desventuras de los protagonistas. Bienvenido sea el regreso a las salas de ¡Bruja, más que bruja!
 
14-07-2016 Versión imprimir
© AISGE 2017   Webmaster   Condiciones de uso   Política de privacidad
Inicio