twitter facebook instagram
Inicio Aisge
Noticias Entrevistas Cursos
 
Noticias
10-03-2017 Versión imprimir
'Amar es para siempre'
'Amar es para siempre'
 
 

Sobremesas de ficción

Cuatro series en La 1 y Antena 3 suman diariamente 2,7 millones de espectadores. Y el serial de TV3, pionera en las producciones diarias, aporta otros 500.000


NURIA DUFOUR
Bien es sabido que la ficción seriada acapara protagonismo año tras año en las tardes de las cadenas, ganando en cuota de pantalla a medida que avanzan esas historias con nutridos elencos de personajes renovados a menudo. El cambio constante constituye una de sus claves, junto al alto poder de fidelización que brinda el propio formato entre la audiencia.
 
   La sobremesa parece favorable a este tipo de producciones. Las tramas de continuidad crean un hábito diario entre los seguidores por no quedar confinadas en episodios autoconclusivos, al tiempo que los personajes en tono melodramático y algo estereotipados satisfacen las necesidades emocionales de un público que busca esparcimiento con dosis de tensión. Sobre esas premisas se articula una amplia mezcla de géneros que desemboca a veces en conflictos extremos, siempre con un ritmo pausado que permite reengancharse sin grandes dificultades. En definitiva: la telenovela de toda la vida.
 
   La 1 congrega a 1,2 millones de espectadores de lunes a viernes gracias Acacias 38 y Seis hermanas, mientras que Antena 3 supera la cifra de 1,7 millones de la mano de Amar es para siempre y El secreto de Puente Viejo. Por su parte, la catalana TV3 mantiene el liderazgo de la franja con La Riera, cita obligada para medio millón de espectadores. Su cuota de pantalla asciende al 22,7 por ciento y duplica la del canal. O Faro fue relevada en la televisión gallega el pasado septiembre por la también exitosa Fontealba, la historia de una familia adinerada cuyo devenir se trastoca por el regreso de la hija desaparecida.
 
 
'Acacias 38'
'Acacias 38'
 
 
 
Los tiempos de la ‘Novela’
Desde que la pequeña pantalla comenzara sus emisiones en España hace sesenta años, la franja de sobremesa (de las 14 a las 17 horas) ha acogido seriales derivados del folletín decimonónico. Al principio se trataba de un horario con escaso atractivo en términos de audiencia, pues el único canal existente fundía a negro a las cuatro de la tarde.
 
   Ya en los sesenta, TVE estrenaba a las 15.30 horas el espacio Novela, con capítulos de entre 20 y 30 minutos donde se representaban obras clásicas de la literatura y textos originales en ese entonces. Esta práctica se prolongaría durante casi dos décadas, que dejaron títulos todavía recordados: El conde de Montecristo, El fantasma de Canterville, Crimen y castigo o la adaptación de La pequeña Dorrit por parte de Pilar Miró. Las producciones se grababan prácticamente sobre la marcha, en una única toma porque apenas había margen hasta el estreno, realizándose en ocasiones incluso emisiones en directo.
 
   La sobremesa se convirtió desde los años ochenta en un auténtico paraíso para los culebrones extranjeros, desde los brasileños a los estadounidenses pasando por producciones europeas. Malú Mujer, Falcon Crest, Poldark… ¿Quién no recuerda esos títulos? También la comedia de situación Cheers, o la más exótica Retorno a Edén, un Dallas australiano entre cocodrilos.
 
 
'Seis hermanas'
'Seis hermanas'
 
 
 
   Con la llegada de las cadenas privadas en 1990 se acabó la siesta. TVE adoptaba en la primavera de aquel año una estrategia arriesgada, trasladando de La 2 a La1 los culebrones latinoamericanos. Los datos se revelan inimaginables para una serie de periodicidad diaria. Cristal sumó adeptos cuando la historia estaba más que avanzada, despidiéndose de la parrilla con una media que superaba los 70 puntos porcentuales de cuota gracias a sus más de 10 millones de espectadores.
 
   Estas propuestas procedían mayoritariamente de Venezuela y México y ocuparon la franja durante más de una década. La última fue Las bandidas, que TVE canceló de su programación en 2013. Acostumbrado hasta ese momento a la idiosincrasia norteamericana, el público conoció así otras realidades que rápidamente integró en su imaginario televisivo. Paralelamente se fijaban los cimientos de producciones propias que luego las sustituirían en los distintos canales: La 1 (Calle Nueva, El secreto, Géminis…), Antena 3 (Ambiciones, Cafetería Manhattan, Bandolera) y Telecinco (Esencia de poder, Al salir de clase). Y lo cierto es que ese reemplazo se saldó con buenos resultados.
 
   Fue en los estertores del pasado siglo cuando la sobremesa se erigió junto al primetime en la franja más codiciada del día. Una cuarta parte de la media mensual de las cadenas se sustenta en sus ofertas. De ahí el pulso sin tregua que mantienen las dos privadas desde que la pública se apeara de la contienda en 2012 por los tijeretazos gubernamentales, limitándose a reponer grandes producciones semanales (La señora, Herederos, Gran Reserva), magazines y telefilmes que no lograron el beneplácito de la audiencia.
 
 
'El secreto de Puente Viejo'
'El secreto de Puente Viejo'
 
 
 
Tardes de época
Después de superar casi un trienio de vaivenes, La 1 resucitó en este horario con dos producciones propias que se ambientan en los primeros años del siglo XX: Acacias 38 y Seis hermanas. La primera narra la vida de un barrio capitalino a través de las relaciones entre criados y señores, y su reparto se actualiza con cada bloque de 65 capítulos. Hace tiempo que rompió la barrera del millón de espectadores.
 
   La segunda, una suerte de Mujercitas huérfanas de alta cuna en los albores de la Primera Guerra Mundial, echará el cierre esta primavera tras emitir 500 entregas desde 2015. Y es que no ha remontado los siete puntos porcentuales de cuota de pantalla con que se estrenó.
 
   La emisora ya ha adelantado el título de su sucesora, Servir y proteger, donde la acción transcurrirá en una comisaría para cumplir con un objetivo: conquistar también al público masculino sin perder al femenino, que cada tarde representa más de la mitad de la disputada audiencia.
 
   De los responsables de Acacias 38 es El secreto de Puente Viejo, que en febrero cumplirá seis años en Antena 3 con datos imbatibles para la competencia. La producción está arropada por Amar es para siempre, secuela de Amar en tiempos revueltos, la veterana apuesta que TVE retiró en septiembre de 2012 por motivos presupuestarios después de que le hubiera acompañado el éxito a lo largo de más de siete años.
 
   Sin entrar en decisiones más o menos cuestionables, este tipo de productos aporta un considerable volumen de trabajo a una industria endémicamente condenada a sobrevivir en la cuerda floja.
 
 
10-03-2017 Versión imprimir
© AISGE 2017   Webmaster   Condiciones de uso   Política de privacidad
Inicio