twitter instagram facebook
Versión imprimir
11-10-2012

Susan Batson, pasión por actuar
La entrenadora de actores, una celebridad en Hollywood, enseña sus técnicas durante dos semanas en Madrid 
 
CARLA ROGEL
La profesora de Nicole Kidman, Juliette Binoche, Tom Cruise, Jennifer López, Chris Rock o Jaime Foxx ha llegado por primera vez a España para impartir clases a algunos destacados actores y actrices jóvenes españoles. Susan Batson repite la expresión “The joy of acting” (pasión por actuar) como el leit motiv de su trabajo. Y con ello “mueve, remueve y conmueve” a los intérpretes que siguen sus explicaciones, entre el 1 y el 11 de octubre en la Fundación AISGE. En el grupo matinal de esta segunda semana han participado Ricard Sales, Ramón Esquinas, Fátima Baeza, Miguel Ángel Silvestre (fila superior, en la imagen), Marc Clotet, Alba González, Salomé Jiménez, Rocío Gómez, María Ballesteros y Ángela Cremonte (fila inferior, siempre de izquierda a derecha).
 
Dice llevar doscientos años enseñando. Teniendo en cuenta que ha impartido ciento treinta horas de clase en las dos semanas que ha durado su primer programa formativo en España el cálculo puede parecer realista. La Fundación AISGE ha sido el escenario durante casi una quincena de dos convocatorias de sus cursos creación del personaje y entrenamiento.
 
Sus alumnos a veces se refieren a ella como “meiga”, “chamana” y otros apelativos similares. Ella insiste en que sus clases no son terapia, sino solo un cauce para descubrir al actor que hay dentro de cada uno, antes incluso de que llegue al escenario.
 
Durante estos días, Batson ha estado depositando su atención en cada alumno con un rigor implacable y una empatía extrema, que le lleva de la risa contagiosa al llanto desconsolado. “Analiza cada gesto, cada palabra, la intención, los canales, las conexiones y corrige con puntería certera, paciencia meridiana y una implicación absoluta”, relatan los alumnos.
 
A ellos les exige que se permitan ser grandes. Para ello es necesario enfrentarse a los miedos y las inseguridades, conectar con la dimensión personal y ponerla al servicio del personaje, fortalecer la cuarta pared para ser libre, comprometerse y arriesgar. “Con todo esto en su sitio, date el gusto de actuar”, repite Batson. “The joy of acting”.
 

Versión imprimir