twitter instagram facebook
Versión imprimir
28-09-2018


DIVERSIDAD RACIAL

 

Españoles, actores, negros… y alérgicos a los estereotipos

 

La plataforma The Black View vela por los intereses de los intérpretes afroespañoles y combate las trabas que aún sufren

 


 

 

PELAYO ESCANDÓN (@pelayoescandon)

Reportaje gráfico: Marina Gala

Al intérprete afroespañol Armando Buika le llamaron este año para trabajar en un programa de televisión “puntero” de una conocida cadena televisiva. Cuando valoró el material recibido se negó rotundamente. ¿El motivo? El humor rancio y anacrónico con dejes racistas que pesaba sobre el hermano de su personaje, un africano recién llegado a España, donde su familiar blanco se asombraba de su capacidad para hablar o de que los dos tuvieran los ojos y las palmas de las manos blancas. Aquello ocurrió en 2018. “¿Hacia dónde va esto?”, se pregunta Buika. Por anécdotas como esta nació en 2016 The Black View, con la palabra black tachada en señal de rechazo a la discriminación. Unos 30 artistas de toda índole integran esta plataforma que ofrece apoyo y representación a actores negros en España y normaliza su presencia en proyectos audiovisuales sin perpetuar estereotipos. 

 

   En sus oficinas de la calle Velázquez se reúnen artistas afroespañoles que cuentan sus experiencias en sus respectivas áreas de trabajo. Entre ellos se encuentran el rapero El Chojin, el cineasta Santiago A. Zannou e intérpretes que llevan años en el oficio. Las historias son chocantes y truculentas. “Si enciendes la televisión y haces un repaso a cada cadena y a cada programa, ¿a cuántos negros ves?”,  se preguntan las actrices Montse Pla y Ana Bokesa y la representante Pilar Pardo, cofundadora de la asociación junto a Armando Buika. “Cuando viene alguien de visita, al decirle la dirección, a menudo se extraña. Esperan que estemos en un local de Lavapiés cedido por el Ayuntamiento. ‘Actores negros en la calle Velázquez’, se dirán, seguramente con sorpresa”. Pardo cuenta esto a modo de preámbulo.

 

Pilar Pardo

 

     “Como no estamos visibilizados”, se quejan los intérpretes, “casi no existimos para los guionistas, productores, directores de castingSe ha apreciado cierto cambio, pero todavía no ha habido protagonistas negros. Hemos alzado la voz y nos empiezan a tener en cuenta. Hay más contratación de artistas negros”. Pero la madrileña Pla matiza esa afirmación: “Están todos en el musical El Rey León. Hay un vacío que no es normal. Cuando veo un negro en la tele me asombro”. ¿De dónde viene semejante escasez? Buika explica que “está mal enfocada la manera que tienen los representantes de trabajar con gente multicultural. Solo me llamaban si solicitaban un actor negro. Y eso ocurría una vez de cada cien. No se pensaba en mí como un actor, sino como un negro”.

 

La discriminación sutil también duele

También les han llegado a pedir que pongan “acento de negro”. Y el intérprete mallorquín se pregunta cuál será ese acento. Por su parte, Pla añade que “el actor seguramente sea español y nunca haya pisado África”. The Black View ha empezado a reunirse con todos los colectivos que forman parte del sector audiovisual. “No estamos buscando culpables. Buscamos visibilidad. La pena es que hemos tenido que demostrar mucho más para poder estar al mismo nivel de oportunidades que un actor blanco”, anota Pardo.

Armando Buika

    Bokesa, actriz madrileña de 26 años, cuenta una historia que pone los pelos de punta. “Me sale un castingen el que piden una chica joven, con perfil universitario… y cuando hablo con la persona que corresponde me dice que no represento a la población. ¡Nací y llevo toda la vida aquí!”. Buika opina que “el trasfondo de todo ello es terrible. Hemos estado en modo supervivencia durante mucho tiempo, hasta que por fin decidimos crear esto. Lo utilizamos como terapia y nos contamos nuestras vivencias. Mi color de piel es una frontera para que me den una oportunidad. Que me no se permita dedicarme a mi profesión por mi color de piel es anticonstitucional. Si somos capaces, si podemos, ¿por qué no se nos da la oportunidad? Y no es una petición, yo no tengo que pedir nada”.


   Además de contar con un despacho de abogados que les proporciona cobertura legal, en The Black View ofrecen cursos para maquillar pieles oscuras. “A menudo” ocurre que no saben cómo maquillarles ni cómo iluminarles. “Como no solemos salir en televisión”, ahonda el intérprete, “no están acostumbrados a tratarnos. A mí me iluminaron sin que se me vieran las facciones. Yo quiero que me maquillen y tarden el mismo tiempo que tardan con mi compañero blanco. El proceso interno como actor antes de salir al escenario es duro por esa clase de detalles”.

Montse Pla

   Los cuatro coinciden en que es un problema del gremio. Pero no solo para ellos, sino para actores chinos, gais, indios, árabes o mujeres maduras. “Pones una serie española en Netflix y todos los actores son blancos. Da vergüenza. Mis familiares de Puerto Rico me cuentan que están enganchados a La casa de papel y alucinan con que no aparezca ningún negro”, señala Pardo. “Esas series se exportan, y me da vergüenza que se exporte esa imagen, pues no corresponde en absoluto a la realidad”, añade Buika. ¿Cuándo ocurrirá el cambio de mentalidad? “En dos o tres generaciones”, responde Montse. Y Pardo se manifiesta con rotundidad desde su activismo: “Ese cambio lo vamos a acelerar”.

   

   Buika cuenta lo que a veces observa cuando no le queda otra que aparcar su coche en un parking del centro de Madrid. “Hay señoras que, al ver que me voy a cruzar con ellas por el pasillo, se cambian el bolso de lado. Esa es la España en la que vivimos. Un país que se dice parte importante de Europa y que está a pocas horas de África. ¿Qué ha pasado para que vayamos hacia atrás en lugar de ir hacia adelante? Nuestra imagen está completamente distorsionada, no se nos tiene en cuenta, no existimos”. Al escucharle, Pla remacha: “Mi madre [la actriz Beatriz Carvajal] siempre lo ha dicho en todas las entrevistas: siendo mujer y negra lo tengo complicado. En EEUU otro gallo cantaría”.

 

Ana Bokesa

 

Al amparo de la publicidad

¿Qué perspectiva de futuro tienen? “Ninguna”, contesta rápidamente Pla. “Me obligan a pelearme con mis compañeros actores por un único papel cada cuatro años. Si los elegidos son blancos y rubios con ojos azules, ¿qué cabida tenemos nosotros? Casi me veo obligada a dar las gracias cuando me contratan. Bokesa compatibiliza sus oportunidades interpretativas con otro trabajo. Lo tiene claro: “Realmente veo más futuro fuera que dentro. Hay más trabajo para pieles negras que aquí. Londres, París, Portugal…”. Buika sobrevive gracias a la publicidad, especialmente para EEUU. Todos afirman que ese es el único ámbito donde no sufren discriminación. Y ponen en valor la productora española Stage Entertainment, en cuyos espectáculos encuentran la misma diversidad que en los de Londres o Nueva York”.

 

   A juicio de The Black View, una de las causas de tal panorama es que los directores de casting y productores de más de 50 o 60 años no han convivido con negros, chinos o árabes en la misma medida que las nuevas generaciones. “Como sigan mandando los de siempre, no va a cambiar nada. ¿Por qué jamás vemos a negros encarnando a profesores o médicos? Es algo que sí ocurre con naturalidad en Francia?”, lamentan, pero no ocultan que hay margen para la esperanza: “Es una situación imparable que viene de todo el mundo. No puedes parar la multiculturalidad”. 

 

   Se despiden con una petición que invita a la reflexión. “Piensa en algún negro norteamericano. Ahora piensa en algún actor negro de España… Nos apena y avergüenza tener que justificar nuestra presencia en la sociedad. No queremos que nuestro país tenga esta imagen tan anacrónica”.

Versión imprimir