twitter facebook instagram
Inicio Aisge
Noticias Entrevistas Cursos
 
Noticias
13-09-2016 Versión imprimir

 
 
La podadora artística


Un cura cinéfilo
para retratar la 'Experiencia prematrimonial'
 


Pedro Masó se valió en 1972 de un hábil ardid para eludir a la censura. Y hasta coló un plano de connotaciones muy eróticas en la primera escena del filme



JAVIER OCAÑA
Aún estábamos en dictadura, corría el año 1972, así que hacer una película sobre la posibilidad de que una pareja, antes de casarse, se fuera a vivir junta era meterse en un jardín. Pero Pedro Masó, siempre pendiente de lo que demandaba la sociedad en cada momento, y buscando más la comercialidad que una verdadera reflexión sobre el tema, produjo, coescribió y dirigió Experiencia prematrimonial. En la primera fase de la censura, la de guion, recibió dos advertencias muy claras por parte del comité. La primera fue que no se debía caer en el erotismo a la hora de visualizar las secuencias. La segunda, y más importante, exigía acentuar un tema clave: tenía que quedar absolutamente clara la tesis condenatoria de la práctica de la experiencia prematrimonial, que el público saliera del cine con la sensación de que aquello era una penosa idea que solo traería problemas.

 


   Masó, muy listo y con mucha mano izquierda, cumplió más o menos escrupulosamente con un gran truco de productor: invitó a trabajar en los ajustes del guion a una personalidad muy especial, la de José Luis Martín Descalzo, un sacerdote de espíritu aperturista que además era escritor y tenía el premio Nadal de novela. Una operación de imagen ante la censura, más que de verdadero contenido: ¿quién se atrevería ahora a prohibir una película medio escrita por un cura?

   La gran novedad de la historia radicaba en que era la chica la que defendía el nuevo método de seguridad en el amor ante el inminente matrimonio. Y al final el sacramento no se ponía en duda: aunque fuera bien la convivencia prematrimonial, no había posibilidad de seguir viviendo juntos sin casarse. A pesar de las restricciones y de que realmente se condenaba la experiencia, porque todo salía fatal, el primer plano del filme se le escapó a la censura. Y es que Ornella Muti, mito erótico, aparecía agitada en la cama mientras dormía la siesta. ¿Un sueño erótico?
 
13-09-2016 Versión imprimir
© AISGE 2017   Webmaster   Condiciones de uso   Política de privacidad
Inicio