twitter instagram facebook
Versión imprimir
13-01-2021

BANDO SONORO 

 

 

Eduardo Vasco

El rock que late en el corazón de un hombre de teatro

Su currículo sobre las tablas es abrumador, pero la música anidó antes en sus cuadernos de notas. Ahora regresa al frente de una nueva banda: Demora

 

FERNANDO NEIRA (@fneirad)

¿Qué fue primero, el teatro o la música? En el caso de Eduardo Vasco, he aquí la típica y consabida disyuntiva irresoluble. En su faceta escénica, es dueño de un currículo mareante: doctorado en Estudios Teatrales y máster en Teatro y Artes Escénicas por la Complutense madrileña, el fundador hace justo un cuarto de siglo de Noviembre Compañía de Teatro completó su formación como director escénico en la Amsterdam Regie Opleiding Theaterschool y le hemos visto durante siete años (entre 2004 y 2011) al frente de la Compañía Nacional de Teatro Clásico, además de como vicedirector de la Resad e integrante de la junta directiva de la Academia de las Artes Escénicas.


Pues bien: dicho todo lo cual, y aquí donde le ven, este hombre-de-teatro-de-toda-la-vida también es un roquero cabal, experimentado y con pedigrí.


Su faceta como cantante, compositor y guitarrista nos remite a las décadas de los ochenta y los noventa, aquellos años en que todo era posible y nuestra relación con la música acostumbraba a ser volcánica. Luego llegaría la llamada de las tablas, de acuerdo, pero nunca orilló del todo los pentagramas: ha rubricado bandas sonoras y diseños de sonido para montajes teatrales, además de inventarse un sello discográfico propio, Noviembre Records, dispuesto a dar salida a músicos o bandas provenientes del contexto escénico. Su primera producción ya tenía título inequívoco, de hecho: Del teatro a la música. 


El músico que no ha dejado de habitar en el corazón de Vasco ha vuelto a latir con fuerza de unos meses a esta parte. “Cosas que pasas cuando frecuentas viejas amistades y encuentras gente refrescante que te anima a volver a la arena musical”, relata. De ahí que rebuscara entre cajones, cuadernos y hasta páginas de libros para rescatar algunos viejos temas que no estaban, bien se ve, del todo olvidados. De ahí que haya vuelto a componer. Con el marcador a cero. Con las ilusiones por las nubes. 


Su nueva fórmula roquera se ha bautizado como Demora y cuenta con las bazas aliadas de Dayan Abad (guitarras), Tato Icasto (teclados), Diego Illán (batería) y la producción y coros de Pedro A. Sánchez, mientras el propio Vasco asume, además de la voz cantante, el papel de bajista. El primer LP de Demora llegará durante la primera mitad de 2021, pero mientras tanto disponemos de un sencillo de adelanto, Volar, “sobre la engañosa sensación de libertad que te aporta la ciudad, la añoranza de tiempos pasados y cómo la velocidad a la que vivimos no permite mirar atrás”. 

 

JONI MITCHELL

River

(De Blue, 1971)

Un disco extraordinario en un momento de inspiración irrepetible. En muy pocas ocasiones te encuentras capturado en estudio algo tan emotivo y vital. River es una canción de esas que te desarman; un lamento poético. “Desearía tener un río para patinar, pero aquí todo es demasiado verde…”.

 

 

 

NACHA POP

Juego sucio

(De Buena disposición, 1982)

Mi adolescencia está llena de música, y este disco y su predecesor fueron una manera de entender que el pop podía ser potente, sincero y ¡en castellano! “Búscate un sitio donde un disco suene fuerte y no puedas hablar…”.  Nacha Pop han sido esenciales en la historia de nuestra música popular, pero también en la mía en particular.

 

 

MICHAEL FRANKS

Burchfield nines

(De Burchfield nines, 1978)

Un álbum que llegó a mi vida muy pronto, de manera casual, y que me lleva acompañando y dando placer desde que lo compré ¡en Discoplay! La canción describe uno de esos momentos en los que uno se encuentra de cuando en cuando, pero solo tiene un pensamiento en la cabeza… Y además, ¡qué músicos lleva!

 

 

EL ÚLTIMO DE LA FILA

Los ángeles no tienen hélices

(De Enemigos de lo ajeno, 1986)

Este tema forma parte de los años en los que comencé a hacer teatro. Pertenecía a un elepé, el segundo de El Último…, que no paraba de escuchar con mi walkman. Sorprendente y vital, poético y extraño. El nuestro no es un amor perfecto, pero… tampoco los ángeles tienen hélices. 

 

 

GINO VANELLI

Walter Withman were are you

(De Yonder tree, 1995)

Un disco de madurez de Gino, seguramente el último de sus grandes trabajos. En la canción le pregunta al poeta si puede regresar para dar un paseo con él y aliviar su existencia. Y todo esto, con un aroma jazzero y preciosista. A mí Walt tampoco me responde, y eso que se la canto bastantes veces…

 

 

SPEARHEAD

Caught without an umbrella

(De Home, 1994)

En mis años holandeses, Michael Franti se acercó con su banda a tocar a la ciudad y coincidimos en una tienda de discos. Cantó esta pieza para los que estábamos allí y después ofrecieron un concierto inolvidable. Llueven recuerdos y me sorprenden sin un paraguas…

Versión imprimir

Contenidos Relacionados