twitter instagram facebook
Versión imprimir
15-10-2020


Carmen Barrantes


"El de 'Cardelinas' ha sido uno de los papeles más intensos de mi vida"


La Academia del Cine Aragonés aplaude su incursión en el registro dramático al concederle el Simón a la mejor actriz del año  





CAMINO IVARS

Carmen Barrantes nació un 9 de diciembre de 1977 en Jaén, aunque con ocho meses se trasladó junto a toda su familia a Huesca. Cursó la diplomara de Magisterio en la especialidad de Educación Musical y Arte Dramático en la Escuela Municipal de Teatro de Zaragoza, aunque luego se marcharía a Madrid y Buenos Aires para continuar con su formación interpretativa.


   Destaca Barrantes por su versatilidad, aunque se confiesa más cómoda sobre las tablas. De ahí que en 2011 fundara la compañía Nueve de Nueve junto a los también aragoneses Jorge Usón y Laura Gómez Lacueva. De su último hito escénico ha sido testigo el Teatro Español, en cuyo escenario ha representado con Usón la obra Con lo bien que estamos (Ferretería Esteban). Pero ahora la Academia del Cine Aragonés distingue su talento delante de la cámara con el Simón a la mejor interpretación femenina, un reconocimiento que obtiene gracias al cortometraje de Tomás Generelo Cardelinas.     


¿Cómo ha recibido este premio cinematográfico? 

- Me hizo muchísima ilusión. Ya era la tercera vez que estaba nominada, y la primera que no podía acudir a la entrega, pero me siento igualmente feliz por haberlo recibido en casa. Y sobre todo, por haberlo ganarlo con Cardelinas, un trabajo del cual me siento orgullosísima. Su historia revive la tragedia del matrimonio oscense formado por Ramón Acín y Conchita Monrás. Eran una pareja liberal, anarquista, que no entendía de bandos ni banderas, pero tuvieron un final terrible en un momento histórico que necesitamos recordar para no olvidar el significado de la palabra 'libertad' y evitar que aquella barbarie se repita.

 

- En el corto encarna a Concha Monrás. ¿Cómo afrontó el reto de recrear uno de los episodios más tristes de su vida? 

- Nunca había hecho un papel tan dramático. De hecho, cuando el director Tomás Generelo me lo ofreció, le dije que no podría. Pero él estaba convencido. El proceso previo fue precioso, y en todo momento contamos con el apoyo del coach Damià Serra, quien nos entregaba algunas de las cartas intercambiadas por el matrimonio durante aquellos momentos. Serra nos dijo: “Ramón y Conchita nunca se pudieron despedir, y ahora tenéis la oportunidad de que lo hagan”. Sin duda, ha sido uno de los papeles más intensos de mi vida.


- Su extensa experiencia en el cine incluye películas como El encamado (Germán Roda) o Bendita calamidad (Gaizka Urresti). Y encabezó a las órdenes de Urresti la pieza Abstenerse agencias, que se alzó con el Goya al mejor corto de ficción en 2014. 

- El mundo del cine me parece fascinante. Mientras que en teatro se trabaja con todo el cuerpo, en el cine todo el peso recae en la mirada. Es un lenguaje diferente, muy bello, me supone un auténtico reto. Lo disfruto muchísimo.


- Viene de representar en el Teatro Español Con lo bien que estábamos (Ferretería Esteban). La obra se estrenó en el Teatro Principal de Zaragoza en 2018 y acumula gran éxito. 

Estamos felices. No podía haber sido mejor. Hemos estado un mes [del 4 de septiembre al 4 de octubre] con la incertidumbre de no saber si tendríamos función al día siguiente. Con Jorge [Usón] existe una química maravillosa. Somos socios, compañeros, amigos. Además, después de la pandemia todos somos otros: el público, los intérpretes… Hemos cambiado la piel y hemos vivido momentos verdaderamente emocionantes. Durante las últimas funciones, cuando las restricciones empeoraban, la gente seguía arropándonos en el teatro. Ha sido como un acto de militancia, venían a vernos pese a todo. Un público para aplaudir.



Barrantes, caracterizada como Concha Monrás en 'Cardelinas'


- Además de actriz, se lanzó a la faceta de productora al estrenar Cabaré de caricia y puntapié con la compañía El Gato Negro. Aquel montaje fue galardonado con el Max al mejor espectáculo musical en 2010.

- Fue una maravilla. Conocí a Alberto Castrillo Ferrer porque fue profesor mío en la Escuela Municipal de Teatro de Zaragoza. Cuando conocí a Jorge Usón decidimos juntarnos los tres para hacer algo. Realmente ese cabaré nos puso en el mapa. 


- Y luego emprendería la aventura de Nueve de nueve.

- Sí. Después de aquello le cogimos el gusto a la producción y creamos obras como Al dente, La extinta poética o Ferretería Esteban. En esta última he aprendido muchísimo de nuestra productora Amelia Hernández. Nuestra compañía nace como un espacio de libertad, un sitio al que poder acudir a hacer lo que queremos, pero sin dejar de trabajar con otra gente. Es un ejercicio sanísimo que te permite tomar conciencia de muchas cosas


- Cuenta usted también con formación a nivel musical. De hecho, se autodefine como una actriz que canta…

- Mi madre es pianista y yo fui al conservatorio y he tocado el violonchelo. Siempre digo que, si no hubiera cantado, no habría trabajado ni la mitad de lo que lo he hecho. Cantar desde el personaje me ayuda y me complementa. Creo que es una herramienta muy potente.

Versión imprimir

Contenidos Relacionados