twitter instagram facebook

El anecdotario de Javier Ocaña

Versión imprimir


La película de cruzada que nunca se vio



JAVIER OCAÑA

Aunque lo normal es que durante la dictadura la censura se cebara con las películas que aspiraban a criticar al régimen en ciertos sentidos, también se dieron casos de censura virulenta con producciones impulsadas por su propio ideario o desde artistas afines. Y quizá el caso más sonado sea el de El crucero Baleares, dirigida por el exmilitar mexicano y espía franquista Enrique del Campo en 1941. En principio, era una muestra más del llamado cine de cruzada, del que formaron parte, entre otras, Raza y Sin novedad en el Alcázar.


   El hecho real que narraba la producción era el de la batalla del Cabo de Palos, considerada la lucha naval más importante de la Guerra Civil, entre el 5 y el 6 de marzo de 1938 en la costa de Cartagena. Allí fue hundido por el ejército republicano el crucero pesado nacional Baleares. En principio, resulta chocante que se eligiera una derrota con 741 muertos, entre ellos su almirante, para loar el espíritu del régimen, pero no son pocas las películas de aspiraciones patrióticas en la historia del cine que abordan una pérdida

 

   Sin embargo, lo más insólito del trabajo de Del Campo, que solo había rodado otra película antes de esta, es que la censura aprobara su guion y la historia fuese filmada, montada y visionada con la colaboración del buque gemelo Canarias. Pero cuenta Romà Gubern en La censura durante el franquismo que “tras una exhibición privada en el Ministerio de la Marina se decidió su prohibición fulminante”. Y no solo eso, pues se destruyeron el negativo y todas las copias dispuestas para su estreno. Hoy en día, es una película que simplemente no existe.

 

   ¿Qué ocurrió, qué tenía aquel trabajo de peligroso para ellos mismos? El historiador J. A. Cabero escribió que las autoridades no conceptuaron que la producción estuviese “a la altura que el episodio requería”. En Los rastros del Imperio, Jesús Pérez Núñez anota que de la lectura del guion, conservado en la Filmoteca Española, no se deduce nada peligroso para el régimen. Traducción más que posible: la película era tan mala que no se podía enseñar.

Versión imprimir