twitter instagram facebook

El anecdotario de Javier Ocaña

Versión imprimir

El perro de Isasi-Isasmendi y Vázquez-Figueroa que dio un bocado a la taquilla

La crítica receló, pero la cinta estrenada en San Sebastián fue un exitazo a la manera de las pelis de acción de Hollywood. Y con Marisa Paredes o Juan Antonio Bardem en papeles secundarios

JAVIER OCAÑA (@ocanajavier)

Dos superventas juntos solo podían acabar obteniendo un éxito, y así fue. Las novelas de Alberto Vázquez-Figueroa reinaban en los muebles-bar de infinidad de hogares españoles de los años 70 y principios de los 80: Ébano, Tuareg, El último harén y, por supuesto, Como un perro rabioso, rebautizada más tarde, tras la versión cinematográfica, como El perro. Y las películas de Antonio Isasi-Isasmendi eran lo más parecido a una gran producción de acción de Hollywood que se hacía en Europa: Estambul 65, Las Vegas 500 millones.

La novela Como un perro rabioso se había publicado en 1975. Dos años más tarde, con guion de Isasi y de Juan Antonio Porto, la película El perro llegaba a las pantallas protagonizada nada menos que por Jason Miller, el mítico padre Karras de El exorcista, además de dramaturgo ganador del premio Pulitzer, y por la italiana Lea Massari. Entre los papeles secundarios, destacaba la presencia de Marisa Paredes, esposa de Isasi, y la curiosidad de poder ver al director Juan Antonio Bardem como actor, y de villano.


La producción, un clásico relato de fugas ambientado en una dictadura de un país latinoamericano que nunca se concreta, se rodó entre Caracas y la provincia de Madrid, en los márgenes del río Tajo y el pantano de Entrepeñas. Y, como colofón artístico, quedó la espectacular puesta en escena de Isasi, sobre todo con los planos subjetivos desde el punto de vista del perro asesino, que persigue el preso fugado durante todo el metraje.

Antonio Isasi-Isasmendi, retratado por Enrique Cidoncha para la Fundación AISGE

El perro inauguró el Festival de San Sebastián, fuera de concurso, con reacciones dispares por parte de la crítica, pero luego fue un exitazo comercial en España, con 2,5 millones de espectadores, una barbaridad, y se distribuyó en muchos países extranjeros.

Versión imprimir