twitter instagram facebook
Versión imprimir
03-09-2021


Recientemente nos hemos encontrado con Elisabet Casanovas en la televisión gracias a la serie 'Drama'


EmerGENTES


Elisabet Casanovas, nacida para la dramedia

 

Dos series muy populares, ‘Merlí’ y ‘Drama’, han lanzado a esta actriz que se muestra igual de atractiva y talentosa en ‘Chavalas’, desde este viernes en cines


ALBERTO ÚBEDA-PORTUGUÉS

Todo le va bien a esta intérprete (Barcelona, 1994) desde que cautivó a la audiencia a partir de 2015 con su papel de Tània Illa en Merlí, capaz de emocionar prácticamente al mundo entero desde que pasó al catálogo de Netflix. Luego captó nuestro interés en la serie Benvinguts a la família; en 2017 nos alegramos de su Premio Butaca de Cataluña a la actriz de reparto por la pieza La senyora Florentina i el seu amor Homer; y ahora la elogiamos en las salas por su personaje de Bea en Chavalas (de Carol Rodríguez Colás).


   “Me siento agradecida por la posibilidad de realizarme en la profesión que he elegido. Estoy muy satisfecha con mi participación en series, obras, películas... Me encanta la preparación, los ensayos, ser parte de un equipo que rema con todas sus fuerzas hacia un mismo fin”, afirma Casanovas, que se formó en el Institut del Teatre de Barcelona. “Me he enfrentado a personajes tan diferentes como mi Tània de Merlíuna chica de maneras suaves y soñadora, o la rompedora y descarada Àfrica de Drama”, señala la actriz, cuya carrera televisiva le ha brindado ya otros papeles de relevancia en Imberbe (2014), Benvinguts a la família o el telefilme El fantasma de Canterville.


   Tiene pendientes de estreno dos series que armarán revuelo este otoño. En Doctor Portuondo, la primera serie original de Filmin, comparte elenco con Jorge Perugorría, Olivia Delcán o Nacho Sánchez. Y en la comedia L'última nit del karaoke (producción de El Terrat para TV3) la veremos junto a Àlex Maruny, Sana Yumii, Alberto Jo Lee, Roser Tapias y Artur Busquets. “Los personajes que interpretamos coinciden una noche en el karaoke de un restaurante chino. Entre copas, canciones a grito pelado y tensiones liberadas, habrá un incendio en el local y todos seremos sospechosos de haberlo provocado”, comenta Casanovas con picardía.



La actriz (a la derecha), junto a Carolina Yuste y Vicky Luengo, en 'Chavalas'


Una película revelación

Chavalas es mi primer papel importante en el cine. Antes había participado en Ardara (Raimon Fransoy, Xavier Puig, 2019) junto a Bruna Cusí y María García Vera, pero mi personaje no tenía la envergadura que tiene el de Bea”, explica. Es una de las cuatro protagonistas de la ópera prima de Carol Rodríguez Colás, la historia de unas amigas de un barrio obrero que se debaten entre los sueños de una vida mejor y la necesaria aceptación de pertenecer a ese entorno. “El rodaje comenzó en marzo de 2020 y se paralizó inmediatamente por la pandemia, pero cuando se reanudó en junio, fue aún mejor. El equipo técnico y nosotras (Vicky Luengo, Carolina Yuste, Ángela Cervantes y yo) nos entendíamos a la perfección”, recuerda. Casanovas también ha actuado en los cortos Niña de papá (Miki Esparbé), Cerdita, de Carlota Pereda (Goya al mejor corto de ficción en 2019) o Elsa (Albert Carbó).


   Es consciente de que Chavalas supone (o va a suponer) un importante jalón en su trayectoria. “La directora y su hermana, la guionista Marina Rodríguez Colás, han sabido mostrar sin ningún cliché preconcebido la vida de cuatro jóvenes en un barrio donde la vida no es fácil, pero sí está llena de momentos mágicos y alegres que estas cuatro chicas comparten como un tesoro”, resume. También tiene la actriz estrenos por delante en el cine. A las órdenes de Daniel Monzón aparecerá en Las leyes de la frontera, que se basa en la novela de Javier Cercas. Y Juana Macías la dirige en Fuimos canciones, cuyo cartel incluye a estrellas de la talla de María Valverde o Álex González.


   “Siento especial predilección por las historias que combinan comedia y drama, como es el caso de Chavalas. O de Kassandra, una obra de teatro dirigida por Sergi Belbel en la que interpretaba a una trans que ejerce la prostitución”. De Casanovas nos conquista esa singular dramedia llena de matices que se aprecia en su trabajo. Llevamos años fijándonos en la artista, y seguiremos haciéndolo en el futuro porque le sobran atractivo y talento para protagonizar las historias más hermosas.

Versión imprimir

Contenidos Relacionados