twitter instagram facebook
Versión imprimir
30-07-2019


Los estrenos del 1 de agosto


‘Padre no hay más que uno’


LA DISTANCIA ENTRE NIÑOS Y ADULTOS



ALBERTO ÚBEDA-PORTUGUÉS

En esta divertida y sorprendente comedia, Santiago Segura se muestra entrañable pero sin renunciar del todo a su siempre ácida visión de la realidad, esta vez en torno a una familia convencional y numerosa. Padre no hay más que uno acoge a intérpretes de la talla de Toni Acosta, Silvia Abril o Leo Harlem y a rostros infantiles bendecidos por el desparpajo y la naturalidad en una producción de Bowfinger International Pictures (la compañía de Segura) y Sony Pictures International Productions.  

   Javier (Santiago Segura) descubrirá en una semana vertiginosa el esfuerzo de ocuparse de cinco hijos de entre cuatro y 12 años. Porque Marisa (Toni Acosta), su mujer, se va al Caribe para disfrutar de unas merecidas vacaciones con Carmen (Silvia Abril), su dinámica cuñada. El desastre que se organiza en casa está a punto de acabar con Javier, pero es una oportunidad tanto para conocer de verdad a sus hijos como para reconocer el mérito de Marisa.



   “Toni Acosta es un ser encantador y una excelente actriz con una maravillosa luz para el registro cómico. Nunca pensé en otra persona para hacer ese papel”, afirma el director sobre una intérprete a la que recordamos en El mejor verano de mi vida (Dani de la Orden), Los futbolísimos (Miguel Ángel Lamata) o Yucatán (Daniel Monzón). A su lado encontramos a la catalana Silvia Abril, de Bajo el mismo techo (Juana Macías), además de presentadora d los últimos Goya junto a Andreu Buenafuente.

   Por su parte, Leo Harlem ha destacado últimamente en la citada El mejor verano de mi vida y Perdiendo el este (Paco Caballero). “Toni, Silvia y Leo eran mi chaleco salvavidas por si algo fallaba en la película. Cualquier comedia saldría a flote con ellos”, sentencia Segura. En otros papeles figuran Anabel Alonso, la directora del colegio, con un personaje reciente en la serie Amar es para siempre; Pepa Charro, como profesora de preescolar, en el plantel de Lo nunca visto (Marina Seresesky); o Goizalde Núñez, aquí en la piel de una azafata nerviosa, tras su actuación en ¿Qué te juegas? (Inés de León). Engrosan la nómina artística la peruana Wendy Ramos, el presentador Boris Izaguirre y el youtuber El Rubius.

   “El trabajo con los niños ha sido una experiencia maravillosa. Con mis hijas, Calma y Sirena, tenía claro que sería así. Y al resto los adoptaría ahora mismo, porque todos bordan su papel”, piropea Segura. Luna Fulgencio (Durante la tormenta, de Oriol Paulo) se ocupa de encarnar a otra de las hijas del protagonista, además de la youtuber Martina D’Antiochia y Carlos González, Dani en el filme, un niño que todavía no descarta volar.



Sin restricciones de edad

“Siempre he sido fan de La gran familia, de Fernando Palacios, y ese ha sido precisamente mi referente en Padre no hay más que uno”, declara Santiago Segura, conocidísimo por ser el creador y protagonista de la saga Torrente y realizador también de Sin rodeos, con Maribel Verdú a la cabeza del cartel. “Ha sido un reto hacer una película que pudiese disfrutar todo el público y que no tuviese restricciones de edad. Al final mi objetivo era encontrar algo dentro del único género en el que me siento cómodo, la comedia, y conseguir obtener la risa o sonrisa del espectador. Pues en eso estamos: ¡mi primera comedia familiar!”, comenta con euforia Segura. Escribió el guion mano a mano con Marta González de la Vega, basándose en la cinta argentina Mamá se fue de viaje (Ariel Winograd). 

   “Creo que es la película perfecta para que el público salga del cine con una sonrisa. Siempre me ha gustado el humor ácido, gamberro, bestia y un poquito escatológico, pero también ese humor entrañable, simpático, que te puede hacer reír y desprende buen rollo”, expone el polifacético creador. Por ser, es incluso colaborador habitual de programas televisivos como Tu cara me suena o MasterChef Celebrity. “Mi intención era hacer una comedia que le pudiese gustar a mis amiguetes de toda la vida pero también a mis hijas. Me parece que lo he logrado y estoy muy contento con el resultado”, declara.

   Padre no hay más que uno nos regala gags muy cómicos y diálogos afinados con un punto irónico nada complaciente. Segura saca de su chistera personajes creíbles, cercanos, a quienes dan vida con enorme acierto él mismo, Toni Acosta, Silvia Abril, Leo Harlem y los estupendos actores infantiles. Quizá se convierta en el título favorito del verano para todas esas familias que se verán reflejadas en el caos cotidiano de hijos y padres, de niños y adultos, a veces intercambiando locamente sus papeles y resolviendo los conflictos a base de amor y complicidad.

Versión imprimir

Contenidos Relacionados