twitter instagram facebook
Versión imprimir
29-07-2021


 Gerard Pous, cuando la mirada de un niño se convierte en cine puro


WILLY LÓPEZ

FOTOS: CORTOMETRAJE L'ESTRANY

Los grandes silencios sobre los que Víctor Erice construyó El espíritu de la colmena evocan, en la meticulosa porción cinematográfica de L´estrany, un espejo natural donde ver reflejados destellos de una gran interpretación. Ana Torrent, engullida por la ingenuidad que destila la infancia, y Gerard Pous, que protagoniza este corto del debutante Oriol Guanyabens, atrapado por una maraña de sentimientos que se desbordan en el imaginario de un chico de nueve años. Pasamos de Frankenstein a una simple rana. De un monstruo hecho jirones a un salto emocional zurcido con un anfibio. De un recuerdo pueril a un trauma hecho guion. Es ahí cuando el cine se convierte en un hecho social. 


   La naturalidad en la interpretación de los actores y actrices que ruedan por primera vez genera una extraña sensación de alarma. Todo parece que va estallar en cada plano, que los personajes van a mirar a la cámara y pedir explicaciones al espectador. Nos convertimos en directores por minutos, deseamos trazar las secuencias donde poder hacer que la pequeña actriz, o el pequeño Pous, pisen con firmeza sin ser abatidos por el rodaje. Esbozar sobre ellos una ficción en formato cinematográfico supone un doble esfuerzo, y que sea entendida a ambas partes de la pantalla resulta un riesgo que L´estrany logra manejar desde la mirada de un niño. 


   La mirada de Pous recorrió el alma de todo el público asistente al Festival de Cinema Ibérico de Badajoz, y el Premio AISGE a la mejor interpretación masculina llevaba su nombre. Amadeu es el disfraz de Gerard y nos sitúa en un campamento donde los miedos, el aislamiento y la inocencia alargan una sombra negra, maravillosamente resuelta en L'estrany. El director Oriol Guanyabens se inspira en una vivencia personal para contar esta historia en la que el chaval acude por primera vez a un campamento donde se enfrenta a una situación muy violenta y traumática que hará que se tambalee todo lo que había aprendido antes.  


   Decía el Léolo de Jean-Claude Lauzon que quería a Fernand por la ternura de su ignorancia. En este cortometraje nos dejamos querer por la frescura de la interpretación del muchacho, por el apego de su ingenuidad. Cuando la mirada de un niño se convierte en cine puro.



– Suyo es el galardón al mejor actor en el Festival Ibérico de Cinema de Badajoz. ¿Qué se siente al recibirlo? 

– Me siento muy feliz. No me lo esperaba para nada, y por eso estoy doblemente contento.


– ¿Qué edad tenía cuando rodó L'estrany

– Aquel verano del rodaje tenía nueve años, ahora tengo 11.


– ¿Había tenido alguna experiencia anterior en el cine? 

– Nunca había hecho nada de cine. Fue mi primera experiencia. Me gusta ver películas de todo tipo: de acción, de misterio, de humor... Pero jamás pensé que iba a ser actor como en esa pelis que veo. 


– ¿En qué momento le dijeron que sería protagonista de un corto? 

– Me dijeron si quería presentarme a una prueba para hacer el corto. Yo acepté y asistí al casting. Fui superando las pruebas. Después de cinco me comunicaron que era el seleccionado.


– ¿Cuáles son las sensaciones, para un chico tan joven, que se experimentan en un rodaje? 

– Rodamos en septiembre, justo la semana antes de empezar el colegio. Durante esa semana fuimos a grabar durante algunas horas, cambiaba en función de las localizaciones. Estuvo muy bien porque además tuve que grabar con niños más o menos de mi edad y me llevaba fenomenal con ellos. 


– ¿Es más sencillo rodar con familiares en el equipo? 

– Se me hizo más fácil rodar con gente conocida. El director es mi primo, y eso me ayudó a no tener vergüenza delante de la cámara. 


– ¿Cómo fue el plan de rodaje? ¿Le explicaron el guion o desarrollaron poco a poco el proceso de interpretación de Amadeu? 

– Poco a poco me fueron explicando lo que teníamos que grabar: en cada secuencia nos contaban qué iba a suceder y sobre ello actuábamos. 


– ¿Qué piensan los suyos de tener un pequeño actor en casa? 

– Mi familia está bastante contenta y me felicita. Tengo un hermano mayor al que le parece muy bien cómo lo he hecho. Y mis primos me dieron las gracias por trabajar en su película. 


– Para finalizar, Gerard, ¿le ha picado el gusanillo de la interpretación o es algo que no se ha planteado? 

– Me gustó mucho actuar para L'estrany, pero de momento ni lo he pensado. Si alguien me lo propone, me lo pensaré.

Versión imprimir

Contenidos Relacionados