Noticias

19-11-2018

Tres grandes cortos de noviembre


Por ALBERTO ÚBEDA-PORTUGUÉS


‘Una noche con Juan Diego Botto’

SEXO COMPROMETIDO


Nos hemos reído mucho y hemos reflexionado con los anteriores cortos de Teresa Bellón y César F. Calvillo. Y nos reímos aún más con esta pieza en la que el famoso Juan Diego Botto y Cristina Soria encarnan a una pareja insospechada. Ha sido galardonado recientemente en el Festival de Comedia de Tarazona y el Moncayo y en el de Gáldar (Gran Canaria), además de figurar entre los cortos preseleccionados para competir en los Goya.

   Aunque todavía no puede creérselo, Cristina quedado para cenar con Juan Diego Botto, del que está enamorada desde que le vio en la mítica Historias del Kronen. Además de guapo, el actor tiene esa faceta de compromiso con la sociedad que a Cristina le chifla. Ella quiere sexo, pero él le recuerda constantemente los niños que mueren de hambre, esas guerras de las que no tenemos noticias...  

   Cristina Soria era la protagonista de Cariño, me he follado a Bunbury, uno de los triunfadores cortos de Bellón y Calvillo, y ahora nos encanta de nuevo en Una noche con Juan Diego Botto, por el que ha sido distinguida en los citados certámenes de Tarazona y Gáldar. Soria ha destacado también en Fantasma (David Navarro Gómez) y en la serie Nada que celebrar

   Qué duda cabe de que Juan Diego Botto es una gran estrella. Lo es desde hace dos décadas gracias a trabajos como Plenilunio (Imanol Uribe) o la serie Pulsaciones. “A Juan Diego le gustó mucho el guion, así que no puso ningún problema para reírse de sí mismo”, afirman Bellón y Calvillo. Por eso el corto ha recibido una mención a la "creatividad por su autoparodia" en el Abycine de Albacete.

   Una noche con Juan Diego Botto supone el quinto cortometraje de Calvillo y Bellón. Además de con Cariño, me he follado a Bunbury, han triunfado con No es fácil ser... Gorka Otxoa, Preliminares y Rojo Amarillo Rojo. “Demostramos en anteriores cortos que nos gusta combinar la ficción y la realidad, siempre dentro de un humor más o menos explícito, y también hemos hecho eso mismo ahora”, comentan los directores.

   Una noche con Juan Diego Botto es una auténtica fiesta que nos sirven César Calvillo y Teresa Bellón, un dúo perfecto tras las cámaras. Resulta más que encomiable que actores consagrados como Botto reconozcan la gracia y el talento que atesoran. Por nuestra parte, tampoco nos olvidamos de esa actriz maravillosa que es Cristina Soria, nacida sin duda alguna para el humor.



 ‘Marta’

CÓMO SER UNA ASESINA EN SERIE


Mantiene el pulso narrativo y destila humor negro este thriller de Lucía Forner que ha triunfado en los certámenes de Ribadedeva, Écija o Carabanchel. Forma parte de la preselección de cortos de ficción para los Goya.

   Marta (Thais Blume) desea ser una gran asesina en serie. Elige con cuidado a su primera víctima, Carlos (Daniel Pérez Prada), a quien atrapa fácilmente. Pero la situación en la sórdida nave donde Marta quiere torturarle hasta morir no es propicia para un asesinato, y además Carlos resulta ser una excelente persona.

   “El corto tiene un tono de comedia negra que me encanta. Mi personaje está loca de atar, mientras que su víctima le da razones para que no le ejecute”, explica la barcelonesa Thais Blume, destacada en series de la talla de El Príncipe y Amar es  para siempre. Su labor en Marta le ha reportado distinciones en la Muestra de Cine de Terror de Marbella y en el Fractured Visions Film Festival (Cardiff, Gales).

   Su partenaire, Daniel Pérez Prada, ha intervenido en Cómo sobrevivir a una despedida (Manuela Burló), La mano invisible (David Macián), Hacerse mayor y otros problemas (Clara Martínez-Lázaro). En Cortopilar, Festival de Pilar de la Horadada (Alicante), recibió una mención honorífica por su actuación

   Lucía Forner realizó anteriormente el corto Creo que te quiero y colaboró como cámara en el filme Contratiempo (Oriol Paulo) y la serie El día de mañana (Mariano Barroso). “El éxito que cosecha Lucía con Marta es merecidísimo, y no lo digo porque yo sea la protagonista”, afirma Blume sobre los méritos de Forner, premiada como mejor directora en Cortopilar y mejor guion en Fractured Visions Film Festival.

   Nos complacen las actuaciones de Thais Blume y Daniel Pérez Prada, ese juego humorístico que la directora propone entre la aprendiz de asesina en serie y la víctima que comprende muy bien a la psicópata. Lucía Forner dota a su pieza de esa sensación de tragedia y soterrado humor sobre serial killers que nos es familiar desde Reservoir Dogs (Tarantino). Pero la realizadora no imita; afirma su personalidad en cada plano.



‘Vida  y muerte de Jennifer Rockwell’

CUERPO SOLITARIO


Galardones en Medina del Campo, Aguilar de Campoo, Arnedo, Abycine y Madrid en Corto han avalado la preselección para los Goya de este sobrecogedor drama del  vallisoletano Javier Roldán. Esta historia sobre una mujer para quien la vida no es suficiente nos inquieta.

   Jennifer Rockwell (Mónica Pastor Arenas), antes llamada Sara Menéndez, lleva tiempo entrenando en el gimnasio, perfeccionado su cuerpo, compitiendo en concursos de culturismo donde exhibe lo bello del músculo, de las formas. Escribe a su tía Emma para que sepa en qué consistirá su más definitiva hazaña.

   La alcarreña Mónica Pastor se dedica al culturismo desde hace más de una década. Se proclamó campeona de España de fitness en 2012 y posteriormente venció en competiciones de Andalucía y Baleares. “Estoy contenta de que Vida y muerte de Jennifer Rockwell esté preseleccionado a los Goya. ¡Ojalá seamos nominados!”, comenta Pastor.

   Escuchamos en el corto a la actriz gallega Nerea Barros, que en off verbaliza esa carta de la protagonista a un familiar. Barros obtuvo el Goya a la mejor actriz revelación por La isla mínima (Alberto Rodríguez), y después la vimos también el cine con A estación violenta (Anxos Fazáns) o en las series El tiempo entre costuras, El Príncipe y Apaches. Participa en Vida y muerte de Jennifer Rockwell el actor Javier Manrique, que ha colaboró en Los héroes del mal (Zoe Berriatúa) y Mi gran noche (Álex de la Iglesia).

   “La idea del corto se me ocurrió leyendo Tren nocturno, de Martin Amis, novela que me inspiró para escribir una historia de soledad y fatalismo con una protagonista tan especial como Mónica Pastor”, cuenta Javier Roldán, quien es también autor de los cortos Antonio revisitado y Hermanos, este con éxito en Medina del Campo en 2015. Ha dirigido el documental La raza sayaguesa, y para TVE la serie Olmos y Robles y el falso documental ¿Qué fue de Espinete?. Nos impresiona Vida y muerte de Jennifer Rockwell por esa profunda amargura o lucidez extrema que muestra la protagonista. Es un espectáculo, como no podría ser de otra forma, ver a Mónica Pastor encarnando a esa culturista que dedica su vida a la firmeza del músculo y la carne, convirtiéndose en una roca aunque se esté rompiendo en pedazos. La hermosa voz de Nerea Barros llena de dramatismo las sugestivas, poéticas y desoladoras imágenes de Javier Roldán sobre alguien que consigue levantando pesas su infelicidad, el encuentro con su ineludible destino personal.

Contenidos Relacionados

www.aisge.es :: 2021