twitter instagram facebook
Versión imprimir
23-02-2021

 

México y Netflix,
una relación estable y fructífera

 

La compañía eligió el país para su primer acercamiento a la audiencia hispanoparlante. Desde entonces ha transcurrido un lustro en el que ha aumentado la inversión y el número de producciones mexicanas en su catálogo, con fenómenos globales como ‘Narcos’ o ‘Luis Miguel’. Hoy parece que la alianza va a más

 

'Control Z'

 

ALOÑA FERNÁNDEZ LARRECHI (@anade)

El 7 de agosto de 2015 la plataforma de streaming más extendida por el planeta estrenaba su primera serie en español. Era la mexicana Club de Cuervos, una dramedia ambientada en el mundo del fútbol y grabada en la ciudad de Pachuca de Soto, cuyo éxito la prolongó hasta las cuatro temporadas. El comienzo de la producción de contenidos en habla no inglesa suponía emprender con México una relación económica y creativa en progresivo crecimiento desde entonces. Con casi un 80 por ciento de su mercado de contenidos bajo demanda copado por Netflix, que sumaba aproximadamente 6,8 millones de usuarios al acabar 2019, se trata del país del ámbito hispanohablante que más consume su catálogo audiovisual, seguido de lejos por los tres millones de suscriptores en España.

 

A lo largo de 2020, la compañía estadounidense desembolsó 200 millones de dólares y ha trabajado en 14 títulos mexicanos, que forman parte del medio centenar de creaciones que anunció a lo largo del pasado año. “Las historias que México puede contar son tan diversas como el país y su gente. Estamos comprometidos a seguir invirtiendo en su comunidad creativa”, reveló Francisco Ramos, vicepresidente de contenidos originales en español de Netflix Latinoamérica.

 

'Desenfrenadas'

'Historia de un crimen - La búsqueda'

 

Ese compromiso ha supuesto para el audiovisual nacional un impulso que ha repercutido en todos sus integrantes, desde los creadores a las productoras, pasando por los equipos técnicos necesarios en cualquier ficción y las empresas que trabajan de forma indirecta para el sector. Las productoras independientes han crecido al calor de las operadoras de streaming, lo cual ha propiciado una apertura temática para los creadores, cada vez más dispuestos a abordar temas que parecerían poco adecuados para la emisión en abierto.

 

La apuesta creativa en entornos audiovisuales con menor desarrollo que el norteamericano se enfrentó en sus inicios a problemas derivados de la escasez de profesionales cualificados. Sin embargo, la industria mexicana ha generado nuevas posibilidades laborales y un aumento del personal contratado, que además acumula experiencia gracias a la concatenación de proyectos. Directores tan reconocidos en el país como Manolo Caro, José Manuel Cravioto, Rigoberto Castañeda o Gary Alazraki mantienen un vínculo constante con Netflix para crear nuevos contenidos o dar continuidad a series que ya tienen recorrido previo.

 

'Oscuro deseo'

 

   Especialmente exitosa resulta la apuesta por las producciones centradas en el narcotráfico, ya que casi una tercera parte de los títulos gestados por la plataforma en México retrata ese universo, con sus capos y sus implicaciones en la sociedad. Ingobernable, Narcos: México o El Chapo son algunas de las historias que más convencen a la audiencia. Prueba de ello es que las dos últimas se colaron entre las más vistas por los abonados en 2018.

 

Otro fenómeno global que nació en la factoría azteca es la serie biográfica sobre el cantante Luis Miguel. El interés por descubrir la vida privada que con tanto celo ha guardado el protagonista sirvió de catapulta, hasta el punto de situarse entre los productos del catálogo que gozan de mayor tirón mediático. A diferencia de lo que ocurre con la mayoría de las ficciones, su carácter biográfico ha hecho que se viralicen contenidos que trascienden la propia serie, centrados en las revelaciones que surgen en cada episodio.

 

Más recientes son las incorporaciones de Desenfrenadas, Control Z, Oscuro deseo o Historia de un crimen: la búsqueda a esa lista de historias reales y ficticias que la compañía lleva desde allí a pantallas de todo el planeta. El compromiso parece inquebrantable, y este año pasado se vio reforzado con el Fondo de Apoyo Covid-19 para la Industria Cinematográfica y Audiovisual, firmado por Netflix y la Academia Mexicana de Cine y con una dotación de 1,4 millones de dólares. De esa cantidad se beneficiarán casi 1.500 trabajadores de más de 20 estados del país.

Versión imprimir

Contenidos Relacionados